DT en Español podría recibir una comisión si compras un producto desde el sitio

La enciclopedia de historia negra de una Wakanda en línea

“Queríamos convertirnos en la Wikipedia negra”, dice Ken Genderson, un tecnológo afroamericano que en 1980 logró algo entonces revolucionario: llegar al MIT para estudiar ingeniería eléctrica. El paso por la prestigiosa universidad de Estados Unidos dio a Genderson contacto con una tecnología que en los años siguientes provocaría la revolución de la información en línea. Así, en 1997 nació BlackFacts, un repositorio para la cultura estadounidense e internacional.

En una entrevista con el portal Slice of MIT, asociado a la universidad, Genderson cuenta cómo de la referencia a Wikipedia llegó a Wakanda, el país ficticio de los superhéroes de Marvel en África, donde una comunidad negra altamente tecnologizada defiende con fervor su cultura. “Invocamos deliberadamente esa imagen para afirmar que nosotros también tenemos tecnología superior y la estamos implementando en favor de nuestra comunidad”, dice Genderson.

Una imagen del portal Black Facts

Esa tecnología  sirve como una enciclopedia de efemérides cruciales para el reconocimiento de la igualdad racial en Estados Unidos. El 1 de febrero, cuando este artículo fue escrito, se destaca la elección de Jonathan Jasper Wright a la Corte Suprema de Carolina del Sur —el primer nombramiento de peso para un afroamericano en el Poder Judicial en la historia de Estados Unidos—, el movimiento de desobediencia civil sit-in de Greensboro contra la segregación racial y el debut en línea de BlackFacts.com.

Por ahora, BlackFacts oscila en los 200,000 seguidores en redes sociales y tiene como última novedad una sección de noticias llamada Wakanda News. El esfuerzo busca dar mayor visibilidad a la comunidad negra en el contexto de la violencia racial y la irrupción del movimiento Black Lives Matter.

“Quería hacer todo lo posible para que los negros vieran que esta tecnología estaba tan disponible para nosotros como para cualquier otra persona. Sé que otros antes que yo pagaron, a veces con sangre, para que yo tuviera esta oportunidad. Sé que soy solo un eslabón de una cadena que no tengo derecho a romper”, remata.

Recomendaciones del editor