Skip to main content

Un filósofo sostiene en ensayo que la IA «Nunca gobernará el mundo»

El filosofo de la Universidad de Buffalo, y fundador de Cognotekt, una compañía alemana de IA, Barry Smith, escribió el libro «Why Machines Will Never Rule the World: Artificial Intelligence without Fear. En este escrito, el autor sostiene que la IA no tiene las competencias suficientes para gobernar el mundo.

Smith sostiene como tesis que cualquier progreso incremental que se esté desarrollando en el campo de la investigación de la IA no lo acercará en términos prácticos a la posibilidad de funcionamiento completo del cerebro humano.

«No puede haber una voluntad de máquina», dice. «Cada aplicación de IA se basa en las intenciones de los seres humanos, incluidas las intenciones de producir resultados aleatorios. Esto significa que la Singularidad, un punto en el que la IA se vuelve incontrolable e irreversible (como un momento de Skynet de la franquicia de películas «Terminator») no va a ocurrir. Las afirmaciones salvajes de lo contrario solo sirven para inflar el potencial de la IA y distorsionar la comprensión pública de la naturaleza, las posibilidades y los límites de la tecnología».

El filósofo además agrega que, «la IA que coincida con la inteligencia general de los humanos es imposible debido a los límites matemáticos de lo que se puede modelar y es «computable».

«Superar estas barreras requeriría una revolución en las matemáticas que sería de mayor importancia que la invención del cálculo por Newton y Leibniz hace más de 350 años», dice Smith, uno de los filósofos contemporáneos más citados del mundo. «No estamos conteniendo la respiración».

«El generador de texto GPT-3 ha demostrado ser capaz de producir diferentes tipos de resultados convincentes en muchos campos divergentes», dice Smith. «Desafortunadamente, sus usuarios pronto reconocen que mezclados con estas salidas también hay errores vergonzosos, por lo que las salidas convincentes en sí mismas comenzaron a aparecer como nada más que trucos de salón inteligentes».

«En ciertos entornos confinados completamente determinados por reglas, el  se puede utilizar para crear algoritmos que superen a los humanos», concluye Smith. «Pero esto no significa que puedan ‘descubrir’ las reglas que rigen cualquier actividad que tenga lugar en un entorno abierto, que es lo que el cerebro humano logra todos los días».

Recomendaciones del editor