Menores en países de bajos ingresos ven más posteos de McDonald’s

Un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública Global de la Universidad de Nueva York sugiere que McDonald’s tiende a dirigir en mayor medida su publicidad en redes sociales a menores ubicados en países de bajos ingresos.

Según los expertos, esta situación tendría impactos negativos en la salud pública de los países en vías de desarrollo.

La investigación, publicada en la revista especializada en alimentación BMJ Nutrition Prevention and Health, analizó publicaciones hechas por McDonald’s en Instagram en una muestra de 15 países de renta alta, media y baja, entre ellos Estados Unidos, Australia, Brasil, Gran Bretaña, Canadá, Egipto, India, Indonesia, Líbano, Malasia, Panamá, Portugal, Rumania, Sudáfrica y Emiratos Árabes Unidos.

Un anuncio de la cadena de comida rápida McDonald's

Según el estudio, en cuatro meses (el periodo que fue analizado) los consumidores en países de renta media como Egipto, India e Indonesia vieron un promedio de 108 publicaciones.

En cambio, en países de renta con ingresos superiores, como Estados Unidos, Canadá y Emiratos Árabes Unidos, los consumidores vieron un promedio de 43 posteos en el mismo periodo.

De acuerdo con los especialistas, estos hallazgos proporcionan evidencia sobre la posibilidad de que las publicaciones en redes sociales de cadenas de comida rápida, como McDonald’s, tienen un impacto significativo en países donde el acceso a opciones de alimentación saludables es más escaso.

Los especialistas también indicaron que solo 14 por ciento de las publicaciones registradas en países de renta alta fueron sobre promociones o descuentos, mientras que en países de renta baja este tipo de propagandas abarcó 40 por ciento del total registrado.

“El estudio ofrece información preliminar pero crucial sobre el impacto de la publicidad, un área relativamente poco estudiada en las investigaciones de nutrición”, subrayó Sumantra Ray, director ejecutivo del Centro Global para la Salud y la Nutrición NNEdPro de Reino Unido, organismo que presentó el estudio.

En un comunicado, los autores de la investigación recordaron que las redes sociales tienen una influencia poco estudiada en los hábitos alimenticios de la población.

“Conforme crece el uso de las redes sociales, los anuncios de las compañías de comida rápida podrían tener efectos sin precedentes en las opciones alimentarias, especialmente en países de bajos ingresos. Al dirigir ciertos anuncios a menores en los que se incluyen promociones, McDonald’s podría exacerbar los problemas de salud en los países más vulnerables”, señalaron los especialistas.

McDonald’s ejerció su derecho de réplica y señaló que el estudio no es representativo del contenido global que publica en redes sociales, y recordó que la empresa promueve acciones para fomentar la alimentación saludable, especialmente en menores de 12 años.

Recomendaciones del editor