¿Las vacunas contra el COVID-19 alteran el ciclo menstrual?

Una investigadora de la Universidad de Washington en St. Louis, Estados Unidos, podría haber descubierto un desconocido efecto secundario de las vacunas contra el COVID-19: cambios en el ciclo menstrual.

Katharine Lee, que trabaja en la División de Ciencias de Salud Pública de la universidad, recibió el antídoto el mismo día que una amiga y ambas compartieron datos curiosos sobre los efectos secundarios.

Hubo uno que les llamó la atención: a ambas se les había adelantado la menstruación. “No era un síntoma que estuviera en la lista. Esperaba que me doliera el brazo o que pudiera tener fiebre o dolor de cabeza”, explicó a The Verge.

Lee compartió su hallazgo con Kate Clancy, una investigadora del ciclo menstrual de la Universidad de Illinois. Lo más sorprendente es que a Clancy también se le adelantó la menstruación tras la vacunación.

Investigación formal

Una mujer anota en una agenda su ciclo menstrual sobre un escritorio, donde además hay tampones, protectores y píldoras anticonceptivas
GettyImages

Tras constatar en Twitter que otras mujeres habían reportado lo mismo, ambas investigadoras iniciaron una investigación formal para determinar la relación entre la vacuna anti-COVID-19 y el ciclo menstrual.

De momento, la llegada de la menstruación no es un efecto secundario que haya sido reportado por los laboratorios o las agencias sanitarias.

Lee aclara que si se descubre una relación, no significa que las vacunas representen algún peligro, pero sí es importante que las mujeres estén conscientes de una posible alteración del ciclo menstrual.

“Realmente apesta que tu periodo te sorprenda. Es bueno saber que podría suceder, de la misma manera que es saber que puedes tener fiebre y dolor de cabeza”, afirmó Lee.

Si el estudio muestra que no existe un vínculo fuerte con la vacunación, también podría ayudar a las mujeres a consultar a sus médicos para descartar otro tipo de problema.

Las investigadoras, que ya han recibido más de 700 respuestas, esperan comprender mejor cómo cambian los periodos de las mujeres y las características de las personas que tienen esas experiencias: su edad, sexo, afecciones de salud subyacentes u otros factores.

Recomendaciones del editor