Estas son las pautas de uso de la vacuna rusa Sputnik V para el coronavirus

El pasado 11 de agosto, Rusia inscribió oficialmente la primera vacuna que dicen puede inmunizar contra el coronavirus: la Sputnik V.

Lo cierto es que pasado los primeros días de dudas y controversias sobre su eficacia, el instituto Gamaleya publicó el manual de uso del fármaco, que incluye las contraindicaciones y los efectos secundarios.

Respecto de las precauciones por el uso de Sputnik V, se incluyen pacientes con:

  • enfermedades crónicas del hígado y del riñón;
  • trastornos graves del sistema endocrino (diabetes mellitus);
  • enfermedades graves del sistema hematopoyético;
  • epilepsia, accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades del sistema nervioso central;
  • enfermedades del sistema cardiovascular;
  • inmunodeficiencias primarias y secundarias;
  • enfermedades autoinmunes;
  • enfermedades pulmonares y asma;
  • reacciones alérgicas y eccema.

Sobre los pacientes para los que la vacuna está contraindicada:

  • en mujeres embarazadas y lactantes,
  • pacientes que presenten hipersensibilidad a cualquier componente de la fórmula del preparado
  • antecedentes de reacciones alérgicas graves
  • enfermedades agudas infecciosas y no infecciosas.
sputnik V vacuna rusa

Sobre los efectos secundarios de la Sputnik V:

  • escalofríos
  • fiebre
  • dolor de cabeza y malestar general.
  • Con menos frecuencia, se han registrado náuseas, dispepsia (indigestión), disminución del apetito y, a veces, un aumento de los ganglios linfáticos regionales.

Otras recomendaciones:

  • La vacunación debe realizarse en lugares en los que haya medios para el tratamiento del shock anafiláctico a disposición.
  • Debe ser aplicada en un máximo de seis meses tras su fabricación.
  • El riesgo de sobredosis se considera extremadamente bajo.
  • No existen antídotos específicos para el preparado.

Por ahora hay varios gobiernos que han decidido estudiar la posibilidad de utilizar la Sputnik V, sin embargo, aún existe cautela en la comunidad científica.

Recomendaciones del editor