Lee la carta de las farmacéuticas respecto a la vacuna del COVID-19

La noticia de que AstraZeneca debió pausar los ensayos de su vacuna contra el coronavirus ha reactivado el dilema y la discusión acerca de las presiones que está recibiendo la industria farmacéutica para entregar pronto un antídoto eficaz contra el COVID-19.

Por eso, nueve de los más importantes fabricantes del mundo, la sueco-británica AstraZeneca, la británica GlaxoSmithKline, la francesa Sanofi, la alemana BioNTech, y las estadounidenses Pfizer, Moderna, Johnson and Johnson, Merck, y Novavax, escribieron una carta para oponerse a cualquier tipo de emplazamiento indebido de los gobiernos nacionales.

La misiva fue colgada en la mayoría de las páginas de inicio de estos laboratorios y acá entregamos algunos extractos:

Qué dice la carta de las farmacéuticas:

“Nosotros, las compañías biofarmacéuticas abajo firmantes, queremos dejar en claro nuestro compromiso continuo de desarrollar y probar vacunas potenciales para COVID-19 de acuerdo con altos estándares éticos y principios científicos sólidos.

Una vacuna contra el coronavirus
Getty Images/Digital Trends Graphics

La seguridad y eficacia de las vacunas, incluida cualquier vacuna potencial para COVID-19, es revisada y determinada por agencias reguladoras expertas en todo el mundo, como la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA)”.

El compromiso de las farmacéuticas es:

  • Haga siempre de la seguridad y el bienestar de las personas vacunadas nuestra máxima prioridad.
  • Continuar cumpliendo altos estándares científicos y éticos con respecto a la realización de ensayos clínicos y el rigor de los procesos de fabricación.
  • Solo envíe para aprobación o autorización de uso de emergencia después de demostrar seguridad y eficacia a través de un estudio clínico de Fase 3 que está diseñado y realizado para cumplir con los requisitos de autoridades reguladoras expertas como la FDA.
  • Trabajar para garantizar un suministro suficiente y una variedad de opciones de vacunas, incluidas las adecuadas para el acceso global.

“Creemos que este compromiso ayudará a garantizar la confianza del público en el riguroso proceso científico y normativo mediante el cual se evalúan las vacunas COVID-19 y, en última instancia, se pueden aprobar”, concluyen.

Recomendaciones del editor