COVID-19: ahora China culpa a la carne congelada importada

Hace unos días les contábamos de los claros intentos del gobierno chino de obstaculizar una investigación externa que buscaba indagar en los orígenes del SARS-CoV-2.

Aquel documento advertía de las amenazas recibidas por médicos de la ciudad de Wuhan para guardar silencio y ocultar su versión de los primeros momentos de la amenaza sanitaria en la ciudad.

Al mismo tiempo, las autoridades estatales han mantenido un constante esfuerzo por rechazar la versión de que la pandemia se originó en su territorio, específicamente en Wuhan, y han compartido una serie de teorías que pretenden alejar la aparición del SARS-CoV-2 de sus fronteras.

La versión china

Para reforzar su postura han contado con la complicidad de los medios de comunicación oficiales.

La más reciente: una editorial publicada en el Global Times, el medio estatal chino, sugiere que la pandemia habría sido causada por carne congelada importada desde el extranjero hacia Wuhan, específicamente al mercado húmedo de Huanan.

“Aunque sea demasiado pronto para sacar conclusiones, no se puede descartar la posibilidad de que el coronavirus se transmitiera de los productos de la cadena de frío a Wuhan, o más concretamente, al mercado húmedo de Huanan, donde antes prevalecía la venta de productos congelados”, señala el artículo.

Si bien los medios de aquel país han informado desde junio que se han encontrado restos del virus en carnes y mariscos congelados traídos desde otros países, la última nota publicada al menos aclara que no hay pruebas concluyentes que avalen esta teoría.

La editorial sí aporta una lista de países desde donde pudo haber salido la carne infectada, entre ellos aparece Argentina, Australia, Brasil, Alemania y Uruguay.

El artículo también hace referencia a algunos informes provenientes de Italia anteriores a la actual pandemia que podrían dar a entender que el coronavirus provino de esa nación.

Una última hipótesis propuesta por el medio de comunicación chino señala a los estadounidenses como posibles responsables de la llagada de la COVID-19 a su país.

“Es bastante común entre los entrevistados que creen que el virus fue traído por los americanos durante los Juegos Mundiales Militares celebrados en Wuhan, en octubre de 2019”, menciona el artículo.

Así, el gobierno chino parece estar decidido a quitarle a Wuhan la fama de responsable de la pandemia y apuntar a cualquier teoría, por poco creíble que resulte, con tal de restarse todo tipo de responsabilidad en la gestión de la crisis sanitaria.

Recomendaciones del editor