Crean aerosol nasal que bloquea el COVID-19 durante 24 horas

Un aerosol nasal con la capacidad de bloquear la absorción del virus que provoca el COVID-19 ha sido desarrollado por científicos de la Universidad de Columbia.

El tratamiento ha sido descrito como no tóxico y estable. Además de ser más económico que las vacunas convencionales, tampoco no necesita refrigeración, según publicó The New York Times.

Aunque el potencial tratamiento solo ha sido probado en hurones, si demuestra su efectividad en humanos, podría proporcionar una nueva forma para combatir la pandemia.

Los hurones suelen ser usados por científicos que estudian enfermedades respiratorias, porque pueden contraer virus por la nariz, al igual que los humanos.

El tratamiento ha sido desarrollado por científicos del Centro Médico de la Universidad de Columbia en Nueva York, el Centro Médico Erasmus en los Países Bajos y la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York.

El trabajo ha sido prepublicado en bioRxiv el 5 de noviembre y fue enviado a la revista Science para la revisión de pares.

Cómo actúa el aerosol nasal

Una mujer se aplica un aerosol nasal
Shutterstock

El aerosol protector se adhiere a las células de la nariz y los pulmones y dura aproximadamente 24 horas. De esta forma, un rocío diario actuaría como una vacuna.

Según detalla el medio, el aerosol ataca al virus directamente. Contiene un lipopéptido, una partícula de colesterol unida a una cadena de aminoácidos, componentes básicos de las proteínas.

El lipopéptido coincide exactamente con un tramo de aminoácidos en la proteína de pico del virus, que usa para adherirse a las vías respiratorias o células pulmonares humanas.

Su mecanismo acción impediría que inyecte su ARN –ácido ribonucleico– y se adhiera a las células humanas.

“Es como si estuvieras cerrando una cremallera, pero colocas otra cremallera dentro, por lo que los dos lados no se pueden unir”, ejemplificó Matteo Porotto, microbiólogo de la Universidad de Columbia.

Aunque otros laboratorios han diseñado anticuerpos y “miniproteínas” que bloquean la entrada del virus, son químicamente más complejos y probablemente necesiten almacenarse en temperaturas frías.

Recomendaciones del editor