Turismo espacial: estas serán las primeras empresas en volar

La carrera del turismo espacial arrancó de forma oficial en 2001. Dennis Tito, un multimillonario estadounidense, pagó $20 millones de dólares para convertirse el 28 de abril de ese año en el primer turista en visitar la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). Desde entonces, la industria ha experimentado un crecimiento explosivo, que tiene a la humanidad con las ilusiones de puestas en las estrellas.

Te va a interesar:

A Tito le siguieron otros siete civiles, todos trasladados por Rusia. Durante décadas, la NASA se resistió a promover el turismo espacial. Sin embargo, este escenario está próximo a cambiar, de la mano de los proyectos que impulsados por empresas privadas como Blue Origin, SpaceX y Virgin Galactic.

La clave: vuelos suborbitales

Un cohete necesita quemar una gran cantidad de combustible para alcanzar la órbita de la Tierra, por lo que replicar viajes como el de Tito representa un alto costo para empresas privadas dedicadas al turismo espacial. Una opción más económica, que ha sido impulsada por la NASA, son los vuelos suborbitales.

Un vuelo orbital necesita alcanzar una altitud de al menos 62 millas (100 kilómetros) y una velocidad de alrededor de 4.8 mps (7.8 km/s) para complementar a menos una órbita alrededor de la Tierra. Los suborbitales también llegan el espacio, pero no alcanzan la velocidad suficiente para colocarse en órbita.

En otras palabras, están diseñados para dejar la atmósfera terrestre, pero no para dar una vuelta alrededor del planeta. Sin embargo, los pasajeros también tienen la posibilidad de experimentar ingravidez y de obtener vistas impresionantes de la Tierra y del espacio.

Los tres grandes

Aunque el número de actores en el negocio del turismo espacial ha crecido de forma exponencial en las últimas décadas, tres son los que han experimentado los mayores avances.

Blue Origin

Primer vuelo turístico programado: 20 de julio de 2021
Nave: New Shepard
Tipo de vuelo: suborbital
Duración total del vuelo: 11 minutos aproximadamente.
Registro: en subasta hasta el 12 de junio de 2021.

Jeff Bezos, el fundador de Amazon, impulsó Blue Origin en 2004, con el objetivo de transformar el turismo espacial accesible, como un primer paso para una exploración espacial mayor. La compañía se ha centrado en el diseño y desarrollo de cohetes reutilizables, como el New Shepard, que realizó su primer vuelo en abril de 2015.

El New Shepard es un cohete suborbital de 59 pies de altura (18 metros) despegue y aterrizaje vertical. En la parte superior, cuenta con una cápsula presurizada capaz de transportar hasta seis pasajeros y que puede ser controlada desde Tierra o por un piloto a bordo.

Durante los vuelos turísticos, la cápsula se desprenderá del cohete y los pasajeros podrán experimentar la ingravidez, flotar por la cabina y mirar a través de las ventanas. Un paracaídas permitirá que la cápsula descienda lentamente cuando reingrese a  la atmósfera después de unos cinco minutos.

Aunque el primer vuelo tripulado estaba previsto para 2019, ha sido reprogramado para el 20 de julio de 2021. La tripulación estará integrada por el propio Jeff Bezos y su hermano, Mark. Además, la compañía ha subastado un tercer asiento. De todos modos, la compañía inició la venta de tickets para futuros viajes.

SpaceX

Primer vuelo turístico: 15 de septiembre de 2021
Características del vuelo: Orbital
Duración total del vuelo: tres días aproximadamente.
Nave: Falcon 9 / Dragon
Precio del boleto: $55 millones de dólares (a la ISS).

La compañía SpaceX de Elon Musk ha sido pionera en la tecnología de lanzamiento reutilizable de cohetes, con el objetivo de reducir el costo de llegar al espacio. Ha tenido éxito con el cohete Falcon 9 y la nave espacial Dragon, que en 2020 se convirtió en la primera cápsula privada en acoplarse a la ISS.

Aunque su objetivo es desarrollar el primer asentamiento humano en Marte, el turismo espacial forma parte de algunos de los pasos intermedios, tanto para probar tecnología como para tener una fuente de ingresos complementaria para financiar sus proyectos.

Al igual que Blue Origin, SpaceX utiliza un cohete propulsor –Falcon 9- que lleva adosada en la parte frontal la cápsula reutilizable Crew Dragon. Tiene una capacidad para cuatro pasajeros, incluyendo el piloto.

Aunque la Crew Dragon está diseñada para acoplarse a la ISS, para vuelos turísticos será modificada y contará con una cúpula en la parte frontal que ofrecerá una vista de 360 grados del espacio.

SpaceX ya tiene confirmados dos vuelos. El primero está programado para septiembre de 2021 y fue financiado de forma íntegra por el multimillonario Jared Isaacman, director ejecutivo de Shift4 Payments. En esta misión, la nave orbitará la Tierra durante tres días.

El segundo, programado para 2022, es organizado por la empresa Axiom Space, que llevará a tres civiles a la ISS para una estadía de ocho días. Cada asiento tendrá un costo de $55 millones de dólares. Axiom Space pretende construir la primera estación espacial privada.

Virgin Galactic

Primer vuelo turístico programado: durante 2021.
Nave: SpaceShipTwo (VSS Unity).
Duración total del vuelo: 150 minutos.
Características del vuelo: suborbitales.
Registros: abiertos

El magnate británico Richard Branson está detrás de Virgin Galactic, un compañía que impulsó en 2004 tras la compra de SpaceShipOne, la empresa estadounidense que construyó el primer cohete reutilizable del mismo nombre.

Virgin Galactic comenzó a trabajar en el diseño y construcción de una nave capaz de transportar hasta seis pasajeros en un vuelo suborbital. La meta inicial era realizar el primer vuelo en 2009, pero en el camino ha encontrado múltiples obstáculos.

A diferencia de cohetes propulsores, Virgin Galactic utiliza el avión portaaviones WhiteKnightTwo para elevar la VSS Unity-una nave espacial tipo SpaceShipTwo con capacidad para seis pasajeros y dos pilotos- a una altitud de cerca de nueve millas (14 kilómetros).

Entonces, se produce el desacople y la VSS Unity enciende sus motores para elevarse otras 50 millas (80 kilómetros) y alcanzar el espacio suborbital. Aunque el viaje debería durar unas dos horas y media, los pasajeros experimentarán unos cinco minutos de ingravidez antes del regreso a la atmósfera.

Aunque diciembre de 2018 fue la primera empresa en realizar un vuelo comercial tripulado al espacio, en 2019 debió suspender sus operaciones tras múltiples fallas de sus naves. En mayo de 2021 la compañía completó su primer vuelo de prueba tripulado, después de casi dos años de suspensión.

Recomendaciones del editor