La ESA busca a su primer astronauta con discapacidad

La última vez que la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) abrió una convocatoria para buscar nuevos astronautas fue en 2008.

Sin embargo, nuevamente se encuentra en busca de profesionales para enviar al espacio, solo que en esta ocasión pretende diversificar el grupo de los seleccionados.

La ESA acaba de presentar un nuevo proceso de selección de astronautas que se amplía a personas con discapacidad, esto luego de que la agencia también introdujera un proyecto de viabilidad de parastronautas.

Las solicitudes se abrirán el 31 de marzo, día que también se darán a conocer los detalles sobre los requisitos para la selección de astronautas y el proyecto de viabilidad del parastronauta.

Este proyecto tiene como fin derribar las barreras que impiden que las personas con discapacidad realicen trabajos en una misión espacial.

La imagen muestra el frontis de un edificio de la Agencia Espacial Europea.
Shutterstock.

“Se anima a postular a las personas que estén psicológica, cognitiva, técnica y profesionalmente calificadas para convertirse en astronautas, pero que tengan una discapacidad física que normalmente les impediría ser seleccionadas debido a las restricciones del hardware espacial actual”, señala la ESA.

Los requisitos mínimos para postular incluyen ser ciudadano de un estado miembro o asociado de la ESA, tener el mínimo de una maestría en ciencias naturales, medicina, ingeniería, matemáticas o ciencias de la computación.

También resulta útil poseer un título como piloto de pruebas experimentales.

El proceso de selección de la ESA elegirá a 24 astronautas, de ellos, uno o dos puestos serán reservados para personas con algún tipo de discapacidad física o parastronautas, que formarán parte del grupo de reserva y es posible que en el futuro viajen a la Estación Espacial Internacional.

“Por el momento, contemplamos la falta de uno o dos pies, la de una o dos piernas, una diferencia de longitud entre las dos piernas o una estatura baja [menos de 130 cm]”, explica Sergi Vaquer, médico aeroespacial de la ESA.

Recomendaciones del editor