Skip to main content

James Webb capta una impresionante guardería estelar

Una nueva e impresionante imagen del telescopio espacial James Webb muestra una región de formación estelar en la galaxia cercana de la Gran Nube de Magallanes. Nuestra galaxia, la Vía Láctea, tiene una serie de galaxias satélite, que son galaxias más pequeñas unidas gravitacionalmente a la nuestra, la mayor de las cuales es la Gran Nube de Magallanes o LMC.

La imagen fue tomada utilizando el Instrumento de Infrarrojo Medio (MIRI, por sus siglas en inglés) de Webb, que observa longitudes de onda ligeramente más largas que sus otros tres instrumentos que operan en el infrarrojo cercano. Eso significa que MIRI es muy adecuado para estudiar cosas como el polvo y el gas cálidos que se encuentran en esta región en una nebulosa llamada N79.

Esta imagen del telescopio espacial James Webb de la NASA/ESA/CSA muestra una región H II en la Gran Nube de Magallanes (LMC), una galaxia satélite de nuestra Vía Láctea. Esta nebulosa, conocida como N79, es una región de hidrógeno atómico interestelar ionizada, captada aquí por el Instrumento de Infrarrojo Medio (MIRI) de Webb.
Esta imagen del telescopio espacial James Webb de la NASA/ESA/CSA muestra una región H II en la Gran Nube de Magallanes (LMC), una galaxia satélite de nuestra Vía Láctea. Esta nebulosa, conocida como N79, es una región de hidrógeno atómico interestelar ionizada, captada aquí por el Instrumento de Infrarrojo Medio (MIRI) de Webb. ESA/Webb, NASA Y CSA, O. Nayak, M. Meixner

Dentro de esta nebulosa hay tres nubes moleculares gigantes llenas de hidrógeno ionizado. Esta imagen se enfoca en una de estas áreas, llamada N79 Sur. Regiones como esta están llenas de formación estelar, y con su rico entorno de polvo y gas, la LMC alberga varias de estas áreas. Una de las más famosas es la Nebulosa de la Tarántula, que, al igual que N79, también es una zona llena de hidrógeno ionizado donde se están formando nuevas estrellas.

El LMC también alberga otro hermoso fenómeno previamente fotografiado por Webb, el remanente de la supernova 1987A. Cuando una estrella masiva explotó, vista en 1987, arrojó capas de material que viajaron al espacio para crear una sorprendente estructura de anillo.

En esta imagen de N79, la luz que proviene del centro de la imagen tiene una forma inusual. Esto se debe a la forma del espejo de Webb, explican los científicos:

«El patrón distintivo de ‘estallido estelar’ que rodea a este objeto brillante es una serie de picos de difracción. Todos los telescopios que utilizan un espejo para recoger la luz, como lo hace Webb, tienen esta forma de artefacto que surge del diseño del telescopio. En el caso de Webb, los seis picos más grandes de estallido estelar aparecen debido a la simetría hexagonal de los 18 segmentos del espejo primario de Webb.

«Patrones como estos solo son perceptibles alrededor de objetos muy brillantes y compactos, donde toda la luz proviene del mismo lugar. La mayoría de las galaxias, aunque parezcan muy pequeñas a nuestros ojos, son más oscuras y están más dispersas que una sola estrella y, por lo tanto, no muestran este patrón».

Recomendaciones del editor

Diego Bastarrica
Diego Bastarrica es periodista y docente de la Universidad Diego Portales de Chile. Especialista en redes sociales…
James Webb capta un evento absolutamente inusual en Júpiter
james webb detecta evento inusual jupiter corriente de chorro j  piter

Un inusual evento capturó estos días el Telescopio Espacial James Webb en Júpiter, ya que más allá de sus habituales vientos y nubes, ahora se detectó una corriente en chorro a alta velocidad.

Un equipo de investigadores se dio cuenta de que hay una corriente en chorro de alta velocidad en el planeta que tiene más de 3.000 millas (4.800 kilómetros) de ancho y viaja a unas 320 mph (515 kph). Esto es algo que nunca se había visto antes. Se asemeja a un huracán categoría 5 acá en la Tierra.

Leer más
James Webb detecta sorprendente material en nubes de exoplaneta
james webb detecta sorprendente material nubes exoplaneta 1 miri wasp 17b

El telescopio espacial James Webb de la NASA sigue haciendo de las suyas, y ahora acaba de detectar un sorprendente material en nubes de gas de un gigante exoplaneta llamado WASP-17 b.
Se encontraron nanocristales de cuarzo en las nubes de gran altitud de WASP-17 b, en el exoplaneta a 1.300 años luz de la Tierra. La detección, que fue posible de manera única con el MIRI (instrumento de infrarrojo medio) de Webb, marca la primera vez que se detectan partículas de sílice (SiO2) en la atmósfera de un exoplaneta.

"¡Estábamos encantados!", dijo David Grant, investigador de la Universidad de Bristol en el Reino Unido y primer autor de un artículo que se publica hoy en Astrophysical Journal Letters. "Sabíamos por las observaciones del Hubble que debía haber aerosoles (partículas diminutas que forman nubes o neblina) en la atmósfera de WASP-17 b, pero no esperábamos que estuvieran hechos de cuarzo".
Los silicatos (minerales ricos en silicio y oxígeno) constituyen la mayor parte de la Tierra y la Luna, así como otros objetos rocosos de nuestro sistema solar, y son extremadamente comunes en toda la galaxia. Pero los granos de silicato detectados previamente en las atmósferas de exoplanetas y enanas marrones parecen estar hechos de silicatos ricos en magnesio como el olivino y el piroxeno, no solo de cuarzo, que es SiO2 puro.
Con un volumen más de siete veces el de Júpiter y una masa inferior a la mitad de Júpiter, WASP-17 b es uno de los exoplanetas más grandes e hinchados conocidos. Esto, junto con su corto período orbital de solo 3,7 días terrestres, hace que el planeta sea ideal para la espectroscopia de transmisión: una técnica que consiste en medir los efectos de filtrado y dispersión de la atmósfera de un planeta en la luz de las estrellas.

Leer más
Mira esta guardería infantil de estrellas en la pequeña Nube de Magallanes
guarderia estrellas pequena nube de magallanes peque  a

Una nueva y magnífica imagen del telescopio espacial James Webb muestra una vista impresionante de uno de nuestros vecinos galácticos. La imagen muestra una región de formación estelar llamada NGC 346, donde están naciendo nuevas estrellas. Se encuentra en la Pequeña Nube de Magallanes, una galaxia enana que es una galaxia satélite de la Vía Láctea.

La región de formación estelar de la Pequeña Nube de Magallanes (SMC) fue fotografiada previamente por el Telescopio Espacial Hubble en 2005, pero esta nueva imagen ofrece una visión diferente, ya que Webb la tomó en la longitud de onda infrarroja en lugar de la longitud de onda de luz óptica utilizada por el Hubble.
Esta nueva imagen infrarroja de NGC 346 tomada por el Instrumento de Infrarrojo Medio (MIRI) del Telescopio Espacial James Webb de la NASA rastrea las emisiones de gas frío y polvo. En esta imagen, el azul representa silicatos y moléculas químicas de hollín conocidas como hidrocarburos aromáticos policíclicos o HAP. Una emisión roja más difusa brilla desde el polvo caliente calentado por las estrellas más brillantes y masivas en el corazón de la región. Parches y filamentos brillantes marcan áreas con abundante número de protoestrellas. Imagen: NASA, ESA, CSA, STScI, Nolan Habel (NASA-JPL); Procesamiento de imágenes: Patrick Kavanagh (Universidad de Maynooth)
Esta imagen fue tomada con el Instrumento de Infrarrojo Medio (MIRI), el instrumento de Webb que opera en el rango del infrarrojo medio. A diferencia de los otros tres instrumentos, que operan en el infrarrojo cercano, MIRI es particularmente adecuado para resaltar el polvo y las intrincadas estructuras que forma. Los colores aquí representan diferentes procesos, ya que el rojo muestra el polvo caliente que calientan las estrellas cercanas brillantes, mientras que las regiones azules representan áreas dominadas por moléculas llamadas hidrocarburos aromáticos policíclicos.

Leer más