¿Quieres comprar una PC para videojuegos? Esto es lo que debes tener en cuenta

Una PC para videojuegos es una gran inversión, por lo que es una buena idea tomarse la compra en serio e investigar. Entre las cosas más importantes a tener en cuenta están el almacenamiento, el rendimiento, la posibilidad de actualización y la capacidad de soportar tarjetas adicionales.

El primer paso es determinar los factores de mayor importancia y qué computadora de escritorio para juegos ofrece lo que buscas o necesitas. Y claro: con tantas decisiones que tomar, puede ser un poco complicado. Pero aquí estamos para ayudarte, como siempre. Te contamos todo lo que debes tener en cuenta cuando compras una PC para videojuegos.

Una misma configuración no sirve para todos

Gabinete gamer. Los aspectos más importantes al comprar una PC para videojuegos
Tomas Patlan

La mayoría de los jugadores comienzan con el hardware dentro de una computadora. Llegaremos a eso pronto, pero, antes de llegar allí, hablemos del exterior.

Las computadoras para juegos ahora vienen en muchas formas y tamaños. Hay pequeños sistemas como el Falcon Northwest Tiki, mediatorre como Acer Predator G1 y torre como Origin Millenium.

Los gabinetes pequeños son, bueno, pequeños. Son discretos y se ajustan donde los sistemas más grandes simplemente no pueden. Son ideales para los jugadores que carecen de un escritorio grande o quieren usar la PC en un cine en casa. Sin embargo, irse pequeño puede limitar las futuras opciones de actualización, y algunas computadoras de tamaño medio hacen mucho ruido.

Los gabinetes mediatorre son una buena opción y son ideales para la mayoría de las personas. Son lo suficientemente pequeños como para caber debajo, encima o en un escritorio típico, pero lo suficientemente grandes como para ofrecer capacidad de actualización y enfriamiento aceptable.

Deberás pagar un poco más por los paneles laterales de vidrio y los esquemas de colores elegantes, pero ya sabrás si eso es algo importante para ti y si vale la pena la inversión.

Los aspectos más importantes al comprar una PC para videojuegos
Dan Baker/Digital Trends

Finalmente, llegamos a los gabinetes conocidos como torre. A menudo son tan grandes que no caben en la parte superior de un escritorio sin colgarse de la parte delantera o trasera. Algunos son tan altos que ni siquiera caben debajo de un escritorio.

Un gabinete torre puede tener un ligero aumento de precio sobre uno mediatorre. Pero, son extremadamente fáciles de trabajar porque tienen suficiente espacio para cualquier cosa que quieras poner en ellos, incluidas tus manos, lo que es muy útil si usas guantes.

Algunos fabricantes personalizados, como Origin y CyberPower, ofrecen una selección de gabinetes durante la personalización. Un modelo torre es el más fácil de tomar y trabajar, asegúrate de conocer sus dimensiones de antemano. Si el espacio de escritorio es importante pero no te sientes totalmente cómodo trabajando dentro de un área estrecha, opta por un gabinete mediatorre.

Hay gabinetes más pequeños, pero son difíciles de modificar, generalmente muy ruidosos, y no necesariamente admiten todas tus opciones de hardware.

Comienza con el corazón: el procesador

Vista inferior de un procesador donde se aprecian los puntos de contacto con el socket de la tarjeta principal, unos de los aspectos más importantes al comprar una PC para videojuegos

Cuando compras una computadora de escritorio para juegos, ya sea una que hayas construido tú mismo, una plataforma gamer personalizada o un modelo prefabricado de Dell o HP, el procesador será la primera especificación que revisaras, y por una buena razón.

El procesador determina cómo funcionará una computadora con la mayoría del software.

La cantidad de núcleos en el procesador es una consideración importante, las opciones oscilan entre dos y 16 núcleos. A menos que tengas un presupuesto extremo, un chip de cuatro núcleos debería ser lo mínimo, para evitar problemas de rendimiento con algunos programas y juegos.

Sin embargo, gracias a los precios actuales, un chip de seis núcleos es una buena opción para comenzar. Aquellos que buscan hacer mucho trabajo de alta potencia pueden querer apuntar a ocho núcleos o más, suponiendo que el software pueda aprovechar de buena manera el alto contenido de núcleos.

Cuando se trata de AMD frente a Intel, el primero tiende a ofrecer un mayor valor en todo el espectro de precios, proporcionando más núcleos y un mejor rendimiento multiproceso gracias a que cada chip disfruta de soporte para subprocesamiento múltiple simultáneo.

Si tu computadora de escritorio es solo para juegos, los 9900K y 9900KS de Intel permitirán las mejores velocidades de cuadros, pero su poder de procesamiento en otras actividades se verá disminuido. Tampoco son baratos.

Para una inmersión más profunda en los mejores procesadores, consulta nuestra guía detallada.

Una buena tarjeta de video hace una gran PC para juegos

Tarjeta GTX 1070 Ti uno de los aspectos más importantes al comprar una PC para videojuegos

Si te tomas en serio los juegos, la tarjeta gráfica es donde debes prestar la mayor atención. Es el componente más importante para embellecer tus juegos, arrojar altas velocidades de cuadros y hace posibles resoluciones más altas.

La codificación en los números de modelo cuentan gran parte de la historia, tarjetas con números mayores significan más rendimiento, aunque hay algunas advertencias allí y los modelos overclockeados de socios de GPU de terceros pueden cerrar las brechas de rendimiento entre versiones. La RTX 2060 Super es casi tan poderosa como la RTX 2070 más costosa, por ejemplo.

Comenzando desde abajo, las GPU de nivel de entrada como la AMD RX 570 o la Nvidia GTX 1650 te brindarán un rendimiento decente cuando juegues a 1080p. Si quieres jugar a 1440p a velocidades de cuadro decentes, necesitas algo más potente como la RTX 2060 o RX 5700.

Aquellos interesados ​​en juegos 4K o más de 100 f/s (Fotogramas por segundo), en cualquier cosa que no sean juegos simples de Esports deberán mirar más alto y profundizar en sus bolsillos. Las tarjetas gráficas de alta gama te costarán mucho, llegando a superar los $1,000 dólares en algunos casos.

En general, es una buena idea optar por tarjetas más nuevas, que en este caso son las GPU GTX 16 series y RTX 20 de Nvidia, y la serie RX 5000 de AMD. Sin embargo, también hay un gran valor para las tarjetas antiguas, hasta agotar existencias.

Tarjeta de video Radeon uno de los aspectos más importantes al comprar una PC para videojuegos
Bill Roberson/Digital Trends

Un elemento a menudo confuso de las tarjetas gráficas es la memoria de video (o VRAM). Es fácil descubrir cuánta memoria RAM necesita una computadora, pero para las GPU es un poco más difícil poder determinarlo.

Puedes encontrarte con una opción entre dos tarjetas que son similares pero que ofrecen diferentes cantidades de VRAM. Más memoria de video no tiene un impacto significativo en el rendimiento general por sí solo, pero permite que una tarjeta de video maneje mejor ciertas características visuales.

Más memoria de video no tiene un impacto significativo en el rendimiento general.

La línea de partida es de 3 GB, solo para los juegos modernos de alrededor en 1080p, y subiríamos –mínimo— solo hasta 4 GB si no hay mucho dinero, ya que la mayoría de las tarjetas nuevas tienen esa cifra ahora.

Si quieres jugar usando configuraciones altas y proteger tu inversión a futuro, vale la pena gastar unos cuantos dólares más, pero no es estrictamente necesario, especialmente a resoluciones bajas.

No recomendamos la configuración de dos –o más— tarjetas de video. Aunque, alguna vez fue una gran opción para juegos de alta gama. Hoy en día, las configuraciones de varias tarjetas a menudo se encuentran con problemas de soporte de controladores o juegos que les impiden desbloquear todo su potencial. Varias tarjetas también son más ruidosas y calientes que una sola tarjeta.

Si no puedes elegir entre AMD o Nvidia, esta última tiene soporte de trazado de rayos en sus tarjetas de la serie RTX 20 de gama alta, pero eso de momento no es de gran valor. La lista actual de juegos que admiten el “Ray Tracing” es mínima, en el mejor de los casos, con soporte para títulos adicionales en el futuro, pero aún lejos de ser expansivo.

Comprar una tarjeta gráfica solo para el trazado de rayos no es una gran inversión por ahora. El supermuestreo de aprendizaje profundo es útil, pero no siempre se ve muy bien.

Los controladores de ambas compañías ofrecen software de reducción de retraso de entrada, así como nitidez de imagen para mejorar el aspecto de tus juegos.

Para obtener más consejos sobre la compra de GPU, consulta nuestra guía de Las mejores tarjetas gráficas para editar video de AMD y Nvidia.

No malgastes dinero en RAM innecesaria

M emoria RAM uno de los aspectos más importantes al comprar una PC para videojuegos

Hemos probado sistemas como el Alienware Area-51 R5 que vienen con hasta 64 GB de memoria RAM. Eso es completamente redundante para los juegos.

Una buena línea de base para las computadoras de juego modernos es de 16 GB, especialmente con lo lejos que han caído los precios en los últimos meses. Pero, puedes empezar con 8 GB si estás jugando juegos más antiguos o no te importa sacrificar detalles y velocidad de fotogramas para ahorrar más.

Después de todo, la memoria es una de las cosas más fáciles de actualizar en cualquier momento, y una de las más asequibles.

Aquí está el panorama actual de requisitos de memoria para seis juegos populares para darte una idea de lo que necesitas en una computadora de escritorio:

  • Fortnite: 8 GB mínimo, se recomiendan 16 GB
  • Doom Eternal: 8GB mínimo, 8GB recomendado
  • Destiny 2: mínimo 6 GB, se recomiendan 8 GB
  • PUBG: 8GB mínimo, 16GB recomendado
  • Overwatch: 4GB mínimo, 6GB recomendado
  • Half-Life: Alyx: 12GB

Dicho esto, la memoria adicional a 16 GB simplemente se encuentra sin usar. Cualquier dinero que puedas gastarte en RAM más allá de 16 GB debes destinarlo a un componente que tenga un mayor impacto en el rendimiento.

Pero ten esto en cuenta: la memoria del sistema no solo la usan los juegos. Todo lo que se ejecuta en tu computadora requiere memoria, desde el sistema operativo hasta los controladores de mouse y teclado.

Si solo Destiny 2 usa 6 GB de memoria RAM mientras se está ejecutando, necesitas mucho más disponible para todo lo demás. Esta, es la razón por la cual los desarrolladores recomiendan una cantidad extra y que la computadora tenga espacio para respirar cuando estás jugando. ¿Quieres jugar Doom Eternal? Prepara tu PC con 16GB.

Las unidades SSD son rápidas y más asequibles

La mayoría de las computadoras vendidas hoy, vienen con al menos un HDD de 500 GB y, generalmente, un modelo de 750 GB o 1 TB. Más GB es mejor, seguro, pero no se necesita almacenaje no utilizado, por lo que nuestra recomendación es simple: compra todo el espacio que necesites y centra el resto en el rendimiento.

Ahí es donde entran las SSD. Las unidades de estado sólido no solo son mucho más rápidas que los HDD, sino, que también son más asequibles de lo que solían ser. Las unidades SSD SATA cuestan alrededor del doble del precio de los discos duros en tamaños de almacenamiento comparables en este momento, y no necesitas espacio masivo.

Un SSD de 512 GB es suficiente para almacenar Windows y la mayoría de tus juegos y marcará una gran diferencia en cómo se siente tu computadora, así como en la velocidad de carga de tus juegos.

SSD Samsung 970 EVO uno de los aspectos más importantes al comprar una PC para videojuegos

Con un SSD decente, Windows debería arrancar y estar listo para usar en menos de 30 segundos. Los juegos que tardan un minuto en cargarse en un HDD deben hacerlo en 10 a 20 segundos en una SSD.

Ni siquiera necesitas comprar las unidades más rápidas para beneficiarte. Una SSD SATA de 2.5 pulgadas más antigua por $60 dólares funcionará casi tan bien como una unidad NVMe de $200 dólares con la misma capacidad.

Si bien, estas últimas unidades pequeñas con forma de barra son delgadas, más rápidas y no requieren cables de alimentación o de datos, no ofrecen mejoras de rendimiento masivas en Windows o en los tiempos de carga de juegos.

Son más beneficiosas si realizas transferencias frecuentes de archivos, edición de video, o no te importa gastar mucho por una ligera ventaja de rendimiento en el uso en el mundo real.

Independientemente de la unidad que compres, asegúrate de que la SSD que selecciones como dispositivo de almacenamiento primario contenga el sistema operativo. Obtendrás el beneficio de tiempos de arranque y operación rápida en el uso diario. Esta, es también la razón por la que no recomendamos una SSD con menos de 200 GB de espacio. Con Windows instalado en una unidad pequeña, solo puedes tener un puñado de juegos.

Si necesitas mucho espacio de almacenamiento para medios o trabajo, considera un disco duro secundario para espacio adicional, con SSD para Windows y juegos solamente.

Fresco y tranquilo

La refrigeración no está directamente relacionada con el rendimiento, pero puede tener un impacto, así como el placer que obtienes de tu computadora. Tu procesador y tarjeta gráfica se envían con sus propios enfriadores desde la fábrica, por lo que, si no te importan los niveles de ruido o mantener los componentes fríos para el overclocking, no necesitas pensar más en eso, especialmente si juegas con auriculares puestos, donde el ruido no es tan importante.

Pero si deseas una computadora silenciosa o quieres llevarla más allá de sus especificaciones básicas, es una buena idea pensar en una refrigeración avanzada. Los grandes enfriadores de aire son algunas de las formas más económicas y eficientes de enfriar un procesador, aunque la refrigeración por agua todo en uno y los bucles personalizados también son una opción.

Las tarjetas gráficas son un poco más complicadas, aunque también puedes enfriarlas con agua. Recomendamos simplemente comprar una tarjeta de terceros con una solución de enfriamiento personalizada decente para permitir niveles de ruido más bajos y un mejor rendimiento.

No pierdas dinero en el fregadero de la cocina

Hombre sosteniendo una tarjeta principal, uno de los aspectos más importantes al comprar una PC para videojuegos

Hay algunos componentes en los que te recomendamos que gastes un poco más para obtener la calidad que necesitas. Una buena fuente de alimentación, por ejemplo, es algo muy conveniente.

Nunca compres una fuente de alimentación pobre, ya que una barata puede morir –y lo que es peor— dañar otros componentes, esto es más común de lo que piensas. Tampoco debes gastar más de $100 dólares para obtener algo bueno en su rango de potencia. Consulta con sitios como RealhardTechX y GamingScan para obtener más detalles sobre la elección de una fuente de alimentación.

Una tarjeta principal no es algo en lo que debas gastar un montón, pero tampoco te vuelvas súper ahorrador. Las tarjetas principales de rango medio te brindarán un sistema estable con todas las ranuras de expansión y las características de mejora del rendimiento que necesitas.

Por otro lado, las tarjetas principales más caras están más dirigidas a los overclockers o aquellos que buscan un aspecto particular de su computadora, como seguridad especializada, virtualización y el tipo de cosas empresariales que no nos interesan. Presupuesta entre $80 a $150 dólares y déjalo así.

Aparte de esos dos factores, no necesitas pensar en más cosas. Componentes como tarjetas de sonido, Ethernet, puertos USB, etc. se incluyen con una tarjeta principal. Ya sabrás si hace falta alguna característica específica como wifi o cualquier otra cosa.

Céntrate en lo que te importa

Una computadora para juegos es un acto de equilibrio. Es importante sopesar tu inversión en los componentes correctos.

La tarjeta gráfica y el procesador deben recibir la mayor parte de tu atención y presupuesto para tener un buen desarrollo de juego. Un almacenamiento rápido ayudará a mejorar la sensación general del sistema y la rapidez con que se carga todo.

Un gabinete elegante es bueno, pero no hará que tus juegos se sientan mejor. Una buena cantidad de memoria RAM no está de más, pero si es más de lo que realmente usarás, no te servirá de mucho.

Con todo eso en mente, construye una computadora que te haga sentir bien con el resultado final. Si verse bien es importante, asegúrate de que la tuya lo haga. Si deseas ajustar y “overclockear”, dedica algún tiempo a obtener buena memoria y un enfriador decente también. Hay cosas que puedes hacer para maximizar el rendimiento de tu juego, pero conseguir tu PC ideal es lo más importante.

Recomendaciones del editor