Comparamos Google Pixelbook y Microsoft Surface Pro

Google Pixelbook y Microsoft Surface Pro

Google Pixelbook y Microsoft Surface Pro —o lo que viene a ser lo mismo: Chrome OS y Windows 10— quieren conquistar el mercado con sus precios bajos y una facilidad de uso y administración como mejores cartas. Por lo mismo, ninguna de las dos empresas está dejando nada al azar, y ambas se esfuerzan constantemente en demostrar de lo que son capaces. Echemos ahora un vistazo a Google Pixelbook y Microsoft Surface Pro para ver cuál es el mejor.

El Surface Pro es una tableta de teclado desmontable “2 en 1”, mientras que el Pixelbook toma la ruta convertible para transformarse a partir de un portátil “tradicional” en una tableta.

Microsoft Surface Pro (2017)

google pixelbook microsoft surface pro outline

Google Pixelbook

google pixelbook microsoft surface pro 203 x 120 225x133

Dimensiones 11.50 x 7.93 x 0.33 tableta solo
11.60 x 8.54 x 0.53 con teclado
11.4 x 8.7 x 0.40
Peso 1.69 to 1.73 libras dependiendo del procesador. Sólo tableta 2.32 y 2.41 libras con teclado 2.4 libras
Teclado Teclado de tamaño completo Teclado de tamaño completo
Procesador Hasta la séptima generación de Intel Core i7 Hasta la séptima generación de Intel Core i7
RAM 4GB, 8GB, or 16GB 8GB or 16GB
Gráficos Intel HD Gáficos 615
Intel HD Gráficos 620
Intel Iris Plus Gráficos 640
Intel HD Gráficos 620
Pantalla 12.3 pulgadas LED con tecnología IPS 12.3 pulgadas LED con tecnología IPS
Resolución 2,736 x 1,824 (267 PPI) 2,400 x 1,600 (235 ppi)
Almacenamiento Hasta un 1TB Hasta 512GB
Redes 802.11ac, Bluetooth 4.1 802.11ac, Bluetooth 4.2
Puertos USB 3.0 Tipo-A, mini-SD, Surface Connect y conector para audífonos USB-C 3.1 (2) y conector para audífonos
Webcam 1080p 720p
Sistema operativo Windows 10 Chrome OS
Batería 45 watt-hora 41 watt-hora
Precio $800+ $1,000+
Disponibilidad Ahora en Microsoft Store Modelo básico ahora en Google Play Store

Diseño

La línea Surface de Microsoft tiene buena reputación por combinar un diseño futurista, elegante y reconocible con una excelente calidad. La versión 2017 —altamente refinada— de Surface Pro es quizás el mejor ejemplo de cómo esa combinación puede dar como resultado una máquina de gran calidad. En nuestra revisión, encontramos que Surface Pro era un producto muy bueno, ya fuera como tableta o con su teclado desmontable. Es un dispositivo delgado, ligero, potente, y se siente como unos sólidos objetos de metal y cristal. También se ve muy bien, con su chasis de aleación de magnesio. La bisagra es suave, y mantiene firmemente el ángulo personalizable que nos acomode más. Además, el teclado se conecta a la tableta muy satisfactoriamente.

Google Pixelbook es una máquina igualmente atractiva, y también posee algunas señales únicas de diseño, como el cristal en la parte posterior del chasis, ubicándolo junto a los smartphones Pixel como miembro inconfundible de la familia de hardware de Google. También es fino y ligero, casi igual que el Surface Pro. El Pixelbook está construido sólidamente y también emana una especie de elegancia futurista. Como un convertible de 360 grados, el Pixelbook ofrece la misma capacidad de transformación de un portátil a tableta, siendo lo suficientemente delgado como para ser útil con un lápiz.

Es difícil elegir entre estas dos máquinas en términos de diseño y calidad de construcción. Ambos son excelentes ejemplos de los mejores equipos disponibles en sus respectivas plataformas. De hecho, la crítica que hicimos del Pixelbook —por biseles excesivamente grandes— también es aplicable al Surface Pro.

Ganador: empate

Rendimiento

El Surface Pro contiene mucho poder en su delgado chasis, con la séptima generación de Intel Core i7-7660U, la gama más alta. En nuestras pruebas, el Surface Pro fue competitivo con portátiles tradicionales mucho más grandes. Incluso los gráficos integrados son reforzados con Intel Iris Pro Graphics 640, añadiendo un poco más de calidad. La adición de hasta 16 GB de RAM y opciones de disco duro (SSD) PCIe de 1 TB se combinan para hacer de Surface Pro una máquina de alto rendimiento, todo y a pesar de su marco más bien esbelto.

Google Pixelbook y Microsoft Surface Pro

El PixelBook también está potentemente equipado con la séptima generación de procesadores Intel Core i7 (aunque no es el Core i7-7660U de gama alta, como en Surface Pro), con 16 GB de RAM y hasta 512 GB de NVMe SSD. Supone un montón de poder para un relativamente ligero Chrome OS, haciendo que el Pixelbook tenga un muy buen rendimiento al ejecutar aplicaciones de Android.

Es francamente difícil comparar directamente el rendimiento de estos dos computadores Windows 10 y Chrome OS. Este último es simplemente más ligero, y no siempre pone las mismas exigencias en el procesador, la RAM y el almacenamiento, como sí lo hace Windows 10. Sin embargo, todo el poder de Pixelbook probablemente se desperdiciaría en el Chrome OS, mientras que los componentes de Surface Pro serán totalmente utilizado cuando se ejecuten en el exigente universo de las aplicaciones de Windows.

Por esa razón, damos aquí como ganador al Surface Pro, reconociendo eso sí que Pixelbook representa la cima en computación de Chromebook.

Ganador: Surface Pro

Teclado, mouse y lápiz

Microsoft ha proporcionado dos excelentes accesorios que complementan el Surface Pro y permiten transformarlo, fácilmente, de una tableta con pantalla táctil a un portatil de productividad y/o caballete de dibujo. La Premium Type Cover (funda con teclado) no sólo añade un toque de color cómodo al Surface Pro (gracias a su tejido de Alcántara), sino que también proporciona una excelente experiencia de mecanografía y uso de mouse, con una respuesta precisa y un touchpad relativamente grande y sensible.

El nuevo Surface Pen es el más preciso, pero con 4,096 niveles de sensibilidad en la presión, ofrece soporte de inclinación para mejorar el dibujo y la escritura a mano, junto con un mejor soporte de botones, y goza además de baja latencia y una respuesta rápida a 21ms.

Google Pixelbook también está bien equipado. El teclado integrado parece tener una respuesta muy sólida, con un touchpad muy sensible. Sin embargo, no hemos tenido la oportunidad de probarlo completamente. El lápiz del Pixelbook también es preciso, con más de 2,000 niveles de sensibilidad a la presión, ofreciendo el mismo tipo de soporte de inclinación que el Surface Pen. Google dice que es el doble de rápido en su respuesta, con sólo 10ms de latencia.

En resumen, esta es otra área donde el Pixelbook y Surface Pro parecen estar bastante igualados. Es importante tener en cuenta, sin embargo, que el lápiz del Surface conseguirá un uso más significativo, dado el extenso soporte de Windows 10 y su variedad importante de aplicaciones. El lápiz del Surface también posee unos botones adicionales que le agregan funciones, cosa de lo cual carece el lápiz del Pixelbook.

Ganador: Surface Pro

Conectividad

Un área débil en toda la línea portátil de Surface es la conectividad, donde Microsoft mantiene su actitud antagónica hacia el más reciente “estándar de conectividad” USB-C. El Surface Pro no es diferente, y está relativamente mal equipado en términos de conectividad. Hay un solo puerto USB-A 3.0, un lector de tarjetas micro-SD, un puerto Surface Connect que se adapta a los accesorios propios de Microsoft, el puerto de la funda-teclado, y un conector para auriculares de 3.5 mm. Eso es todo.

Google Pixelbook y Microsoft Surface Pro

El Google Pixelbook, por su parte, abarca por completo el nuevo estándar de puertos, aunque tampoco acaba de estar bien conectado. Hay dos puertos USB-C 3.1 (sin soporte para Thunderbolt 3) y un conector para auriculares. Google ni siquiera consideró oportuno incluir un lector de tarjetas SD para facilitar la transferencia de imágenes y vídeo desde una cámara.

Con cualquiera de las dos máquinas, tendrás que conectar un dongle para realizar ciertas tareas. Con Surface Pro, lo necesitarás un para los nuevos USB-C, o un concentrador para poder conectar más de una cosa a la vez. Con el Pixelbook necesitarás un dongle para el uso de dispositivos más antiguos, o para adjuntar la información de una tarjeta SD. Ambos dispositivos son limitados en términos de conectividad, pero el Pixelbook gana algunos puntos por tener dos de los puertos más nuevos, en circunstancias que el Surface Pro no tiene ninguno.

Ganador: Google Pixelbook

Pantalla

La calidad de la pantalla ha sido durante mucho tiempo un punto fuerte en la línea Surface, y por supuesto el Surface Pro no es diferente. Microsoft es un defensor de la relación de aspecto de 3:2, que hace las pantallas un poco más altas e ideales para temas la productividad (con vídeo letterboxing). La pantalla PixelSense del Surface Pro de 12.3 pulgadas es increíblemente nítida en 2,736 x 1,824 (267 PPI ). El soporte de color es muy bueno, con un contraste y brillo francamente buenos, haciendo que todo se vea muy bien.

El Pixelbook también utiliza la relación de aspecto 3:2, con una pantalla de 12.3 pulgadas 2,400 x 1,600 (235 PPI), que la hace menos nítida que Surface Pro, aunque es más que suficiente para hacer que el texto y las imágenes se vean muy bien. No hemos sometido el panel de Pixelbook a nuestro colorímetro, y por ello no podemos dar testimonio de sus cualidades objetivas, pero nos pareció muy brillante y colorida durante nuestra revisión práctica.

Ambos modelos tienen buenas pantallas, pero la del Surface Pro es simplemente más nítida que la del Pixelbook, y eso inclina la balanza.

Ganador: Surface Pro

Portabilidad y duración de la batería

Cuando se incluye la funda con teclado en las dimensiones totales del Surface Pro —lo cual corresponde, dado que el teclado está integrado en el Pixelbook— las dos máquinas son muy similares en peso, grosor y dimensiones totales. El Surface Pro es un poco más grueso que el Pixelbook, pero eso debe ponerse entre paréntesis, dado que el teclado se puede quitar y hacer que el Surface Pro sea aún más delgado en su modo tableta. En resumen, ambos productos son finos y lo suficientemente ligeros como para que puedas ponerlos en tu mochila y hasta olvidarte de que los llevas ahí.

En términos de duración de la batería, ya hemos dicho que Surface Pro es la primera tableta desmontable de Microsoft que podría proporcionar un día completo de trabajo con su batería cargada. Ésta es aproximadamente un 10 por ciento mayor que la de Pixelbook, en circunstancias de que ambas máquinas están equipadas de forma similar. Por otro lado, Chrome OS es, sin duda, un sistema operativo menos exigente que Windows 10, cosa que podría compensar la diferencia en el tamaño de su batería.

Una vez más, es difícil elegir un ganador.

Ganador: Empate

Disponibilidad y Precio

El Surface Pro comienza a los $800 cuando se configura con Intel Core m3, 4 GB de RAM y un SSD de 128 GB. Esto no incluye la funda con teclado Signature de $160, lo cual hace subir el precio a $960. El lápiz también es opcional por $100. En el extremo superior de la gama, el Surface Pro cuesta $2,700 cuando se incluye un procesador Intel Core i7-7660U, 16GB de RAM y un SSD de 1TB, subiendo a $2,860 con la funda con teclado Signature. La verdad es que todo esto hace que este Windows 10 “2-en-1” sea bastante costoso.

El Pixelbook también es caro, comenzando en $1,000 con un Core i5, 8GB de RAM y SSD de 128GB, subiendo en el rango hasta los $1,650 en su configuración con Core i7, 16GB de RAM y SSD de 512GB. El lápiz de Pixelbook no está incluido, y cuesta $100.

Mientras que en términos absolutos el Pixelbook es menos costoso en su gama superior que el Surface Pro, es relativamente más caro que sus compañeros de Chrome OS, donde la opción más costosa, el Samsung Chromebook Pro, cuesta $550. Ambos son los “2-en-1” más caros que puedes comprar en sus respectivas plataformas, pero no podemos pasar por alto el hecho de que, en términos absolutos, el Pixelbook es la máquina menos costosa.

Ganador: Google Pixelbook

Y finalmente…

Surface Pro se alza con la victoria

Más que en otras ocasiones, lo cierto es que nos ha costado tomar una decisión final con respecto a cual es aquí el mejor, si el Microsoft Surface Pro o el Google Pixelbook. Algunas personas necesitan todo el poder y soporte de las aplicaciones de escritorio que ofrece Windows 10, mientras que otros están ya muy bien servidos con el ligero Chrome OS.

Sin embargo, vamos a dar a Surface Pro la victoria, porque en este momento Windows 10 ofrece una mejor experiencia, y realmente se aprovecha mejor el excelente soporte del lápiz del Surface Pro. Además, el Surface Pro es ligeramente más potente que el Pixelbook, y ese poder aporta una experiencia de uso más completa a sus usuarios.

Aunque ambos aparatos son dispositivos excelentes, pensamos que Surface Pro tiene más espacio para aprovechar el hardware gracias a Windows 10, lo cual ofrece un valor adicional en comparación con el eficiente (pero algo más limitado) Chrome OS.