Tesla vuelve a Nürburgring para quebrar la marca del Porsche Taycan

tesla model s nurburgring plaid proto 768x768

Elon Musk tiene un talento único para lograr que todos hablen de Tesla. Después de que Porsche consiguiera el récord para autos eléctricos con su nuevo Taycan en Nürburgring, anunció por Twitter que el Model S sería enviado a Alemania para superar el crono de 7:42. El mensaje fue claro: la guerra estaba declarada.

Dos semanas más tarde, la compañía con sede en California aseguró a través de su cuenta en la misma red social haber registrado 7:20. Y agregó que podría superar ese tiempo en 15 segundos después de realizar mejoras en el tren motriz del sedán, una vez que volviera al autódromo para hacer una marca oficial.

Si bien los detalles son pocos y difusos, las fotos espías publicadas este 15 de octubre de 2019 en el circuito muestran que los vehículos fueron provistos de tomas de aire en los flancos de la carrocería, a la altura de las ruedas. Estas ventilaciones pueden realizar una variedad de funciones, que van desde enfriar los frenos hasta reducir la turbulencia en los espacios de las llantas, de acuerdo con el reporte de Motor 1. En la zona posterior, el Model S ganó aerodinámica con un enorme difusor que parece de un auto de carreras, no del catálogo de accesorios de un sedán ecológico que funciona con baterías. A la distancia, estamos viendo el Tesla más extremo jamás conocido.

“Las modificaciones anteriormente conocidas, como los cambios en el frontal, los frenos de carbono cerámico, el alerón trasero y los guardabarros más anchos, han permanecido sin cambios”, añadió el portal especializado.

La noticia se conoció 24 horas después de que Porsche presentara el Taycan 4S, una variante con dos ediciones que torna más asequible el eléctrico de la filial del Grupo Volkswagen. Aunque seguirá siendo prohibitivo para muchos, su precio de $103,800 dólares la acerca al nivel de acabado Performance del Tesla Model S, avaluada en $99,990 dólares, y hará cuestionarse a más de algún cliente la posibilidad de cambiarse al alemán.

A finales de septiembre de 2019, Tesla experimentó múltiples altibajos durante su aventura por el Viejo Mundo. Un video evidenció que un Model S rojo quedó al borde de la pista, aparentemente averiado. Se ignora si el inconveniente estuvo en el tren motriz o simplemente se quedó sin energía.  Conducir a fondo un vehículo de sus características agota las baterías muy rápido. Lo irónico es que un Taycan pasa por el lado de la grúa.

Mientras tanto, Porsche aclaró que el récord de 7:42 fue obtenido por el Taycan Turbo de 670 caballos de fuerza y no por el modelo Turbo S de 750 hp. A juicio de Car and Driver, la firma alemana quiere saber de qué es capaz su rival estadounidense antes de enviar la edición más potente a la pista.

Nürburgring es una de las pistas de carrera más desafiantes del mundo. Los fabricantes la usan para probar sus vehículos nuevos y un récord de vuelta vale oro, publicidad y cobertura, pero especialmente prestigio. La sección norte, llamada Nordschleife tiene 12.9 millas (22.8 kilómetros) y más de 100 curvas, es la más célebre. La longitud del autódromo, las altas velocidades que permite y la dificultad de sus curvas lo han transformado en una leyenda.

Después del anuncio de Musk, al menos dos Tesla fueron vistos en el asfalto del “infierno verde”. Las fotos compartidas en internet mostraron uno gris y el desventurado rojo, ninguno de ellos disponible en el catálogo. El primero tenía un alerón trasero modificado, mientras que el otro tenía protuberantes guardabarros.

Los prototipos fueron captados con neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, llantas de alto rendimiento muy agresivas, que son legales para uso urbano, pero que no están en la lista de opciones del Model S. Tesla también anunció recientemente que está probando una actualización para el tren motriz del Model S, llamada Plaid, y es posible que los autos en Nürburgring la equipen.

¿Por qué es tan relevante esta noticia? Una vuelta rápida con un Model S modificado sería impresionante, pero no mostraría absolutamente nada. Porsche usó un Taycan de serie, y Tesla tendrá que hacer lo mismo con el Model S para hacer una comparación razonable. Si bien el fabricante estadounidense no sería el primero en tratar de estirar la definición de “automóvil de producción”, cualquier accesorio pondría en duda su eventual marca.

Al margen de todo, el campeón de Fórmula 1 Nico Rosberg se ofreció a través de Twitter como voluntario para conducir el Model S. No está claro si Tesla aceptó la oferta, si es una treta publicitaria o realmente el alemán está disponible para vestir de buzo y regresar a la pista. De todos modos, Autoblog informó que el fabricante estadounidense ha contratado a pilotos familiarizados con el trazado.

*Actualizada el 15 de octubre con el regreso de Tesla a Alemania

Recomendaciones del editor