Tesla Cybertruck o cuando Elon Musk vuelve a reinventar la industria

¿Creías haberlo visto todo en autos? Echa un ojo a la Cybertruck

¿Desafíos a Elon Musk? Sabíamos que el genial emprendedor de origen sudafricano iba a anunciar una nueva camioneta bajo la marca de Tesla y podíamos deducir, en buena lógica, que sería propulsada por un motor eléctrico de la compañía, y que sería… diferente. Pero para quienes pusimos el despertador para ver la presentación en directo (5 AM en España), imposible volver a conciliar el sueño después: ¿qué era exactamente lo que habíamos visto?

Todo en torno a la presentación tenía un halo cyberpunk o tal vez un breve viaje a las calles de Los Ángeles en el Blade Runner original: baja luz, haces de colores por todas las esquinas y un Elon Musk disfrutando como nunca con lo que más le gusta en el mundo. Un niño más lleno de fantasía y entusiasmo; cómo no adorarlo. Y llegó el momento de revelarlo: ahí estaba la Cybertruck ocupando el centro del escenario y dejando boquiabiertos a todos. Confieso que mi primera impresión fue “¿qué demonios es eso?”.

Una bestia que puede con todo

En un primer instante intuí que se trataba del clásico chasis falso que se coloca sobre los prototipos para evitar las fotos espías de la prensa, y que bajo aquellas láminas rectilíneas encontraríamos otra joya del diseño como lo fueron el Model S y Model 3 respectivamente. Pero a medida que transcurrían los segundos y Musk seguía aportando detalles del auto, comprendí que aquel era el diseño definitivo: una mole sin curvas que parecía escapada de una fundición. Con franqueza, me pareció horrible, pero esta sensación pronto se transformó a medida que avanzaba la presentación y lo comprendí: iba a ser un éxito rotundo de ventas.

La Cybertruck rompe con todo porque es un vehículo diseñado desde cero y sin tener en cuenta los moldes estéticos tradicionales, pero el diseño es rompedor, atento a las prestaciones y equipamiento. Dependiendo de la versión, las autonomías oscilan entre los 400 y 800 kilómetros con una sola carga; sí, lo has leído bien: 800 km, cifras que se asemejan ya a las de los automóviles de combustión. Pero espera, porque el modelo más alto de gama cubre los 0-97 km/h (0-60 mph) en menos de 2.9 segundos, alcanzando una velocidad punta de 210 km/h.

Exoesqueleto indestructible y fail en la demo

En este vehículo nada es como en los autos tradicionales y el chasis ha sido descrito por Musk como un “exoesqueleto” fabricado en acero inoxidable que es prácticamente indestructible. ¿No le crees? Llega el tipo de la maza y le asesta un duro golpe a la puerta de la Cybertruck (previa prueba con una puerta tradicional y abollada por el golpe): el monstruo de Tesla ni se inmuta, ni una marca en la puerta. El CEO se viene arriba y sigue reforzando el discurso acorazado del auto.

Le toca el turno las ventanas: nueva prueba sobre un vidrio tradicional que es golpeado con una bola de acero y se resquebraja, claro. El fornido empleado de la firma pide permiso a Musk para lanzar otra bola al vidrio del conductor; el público dispuesto a aplaudir, pero ¡oh, sorpresa! El vidrio se rompe como si fuera normal. Se masca la tragedia y Elon Musk no sabe qué decir; nuevo intento en el cristal trasero con el mismo resultado y Musk se consuela: “al menos no lo ha atravesado”, el público perdona los rigores del directo y aplaude.

Familiar, deportivo, de carga, todoterreno…

El auto total parece que ha sido por fin fabricado. La Cybertruck cuenta con una generosa suspensión neumática que eleva el vehículo lo suficiente para salvar los obstáculos en conducción off-road y es además adaptativa, con lo que el sistema la gestiona de forma automática. Por otro lado, la distancia entre los ejes traseros y delanteros con los extremos del chasis es tan corta que los ángulos de ataque pueden ser muy elevados. Prepárate para videos en YouTube de gente intentando subir paredes…

Seis plazas, como una furgoneta, con una amplia zona de carga (de dos metros de largo) configurable de varias formas, algo que agradecerán los amantes de la camperización. Tesla ha prescindido también del volante tradicional redondo para optar por una palanca que se asemeja más a la de un avión (o nave espacial).

Lo mejor, pese a todo, de este coche, es que su precio más básico parte de los $39,900 dólares, una barrera de entrada bajísima si consideramos todo lo que ofrece. Tesla acepta ya pedidos del vehículo pero no se comenzará a suministrar hasta finales de 2021 en Estados Unidos. ¡Ah! Y hubo un one more thing en el que el fabricante mostró un quad (ATV) que encajaba a la perfección en la trasera de la Cybertruck. ¿No es sensacional?

Recomendaciones del editor