Porsche planea construir una red de carga propia para sus modelos eléctricos

El próximo Mission E inaugurará un nuevo capítulo en los 70 años de historia de Porsche. Será completamente eléctrico, cosa que es también una novedad absoluta para la marca. Pero su significado no termina ahí. Será también el automóvil que llevará a Porsche a nuevos niveles en términos de conectividad, a la vez que lo ayudará a expandir su negocio hacia áreas inexploradas. Digital Trends (Inglés) se sentó unos minutos con Joe Lawrence, Director de Operaciones de la División Norteamericana de Porsche, para que nos diera una idea de lo que el Mission E significará para la empresa.

“Es algo enorme”, dijo Lawrence en el Salón del Automóvil de Nueva York. Agregó que la compañía espera que el segmento electrificado se convierta en uno de sus principales mercados en los próximos años. El Mission E será el primer automóvil eléctrico producido en serie por el fabricante, y ciertamente no será el último. Parte del aliento que impulsa a Porsche es producto de la reacción abrumadoramente positiva que ha tenido el Mission E por parte de posibles compradores y concesionarios estadounidenses. “Hablamos con distribuidores, y nos piden que lo tengamos listo ya, lo más pronto posible”. No por nada, el concepto Mission E Cross Turismo (en las fotos de arriba) eclipsó a otros muchos modelos, y se convirtió en una de las estrellas del último Salón del Automóvil de Ginebra.

porsche estaciones de carga mission e press 3 1500x1000

La hoja de especificaciones hace que el Mission E sea impresionante en papel. Utiliza dos motores, ofrece tracción a las cuatro ruedas, y cuenta con 300 millas de autonomía por carga real, almacenada en un paquete de baterías de iones de litio ubicado directamente debajo del compartimiento de pasajeros. Hay que pensarlo —en su plataforma básica— como una patineta eléctrica. Un innovador sistema de carga de 800 voltios desarrollado internamente promete ayudar a erradicar la ansiedad de rango, ya que podrá recargar la batería en un tiempo récord. Porsche llama a este concepto Turbo Charging.

El sistema de 800 voltios y la infraestructura correspondiente se convertirán en herramientas indispensables para los propietarios del Mission E que quieran realizar un viaje por carretera, aunque Lawrence prevé que el 90% de la carga se realizará en casa o en la oficina. Para estas aplicaciones, Porsche busca ofrecer carga inductiva inalámbrica, además de construir su propia red de estaciones de carga en los Estados Unidos.

“Estamos buscando sitios de conveniencia, lugares que podrían ser una buena opción para nuestros clientes, ya sea hoteles de gama alta, o complejos turísticos. Hay potencial. Serán construidos y mantenidos por Porsche “, reveló Lawrence.

Hoy en día, un automóvil eléctrico es un producto de alta tecnología. El Mission E será, de hecho, el carro más conectado hasta ahora fabricado. Obtendrá un conjunto de instrumentos completamente digital, y será compatible con un sistema de actualización inalámbrica que, entre otras características, permitirá que el controlador actualice el sistema de infoentretenimiento, o desbloquee más rango de autonomía para una escapada de fin de semana, por ejemplo. La mitad de este impulso sin precedentes hacia las funciones de conectividad proviene de los clientes; Porsche se lleva el mérito de la otra mitad, ya que prueba diferentes ideas para ver cuales funcionan y cuales no.

“La conectividad es ciertamente algo que los clientes están pidiendo. Creo que también hay un cierto grado de ingeniería creativa en marcha, que resuelve preguntas que quizás ni siquiera estén en la mente de los clientes. De eso se trata la innovación. Eso es algo que seguiremos impulsando “, explicó Lawrence.

Las ventas del Mission E comenzarán poco después de que el modelo definitivo sea presentado. Esta presentación tendrá lugar antes de fin de año, no sabemos si en el marco de algún Salón del Automóvil o en un evento independiente. Los ansiosos podrían reservar un lugar en la fila y convertirse en uno de los primeros en recibir el nuevo Porsche eléctrico. La marca no ha descartado por completo un sistema de reserva tipo Tesla, aunque esto no está planeando ni definido, por lo menos al momento de escribir este artículo.

porsche estaciones de carga mission e press 1 1500x1000

“Eso es algo que no hemos decidido aún. No significa que no lo haremos. Trabajaremos junto con nuestros concesionarios para determinar si aquello es algo que tendrá sentido o no”, dijo Lawrence cuando se le preguntó por la posibilidad de abrir pedidos por adelantado.

¿Qué es lo siguiente? ¿Todos los Porsche serán eléctricos a partir de ahora? No es una posibilidad aún, nos ha dicho Lawrence. La electrificación es simplemente parte de la estrategia de la compañía, y establece su plan de juego para la próxima década. La firma con sede en Stuttgart continuará invirtiendo en transmisiones híbridas enchufables, como las que se encuentran en el Panamera y el Cayenne, y en motores de combustión interna regulares, como las unidades de cuatro y seis cilindros en línea que equipan los modelos 911 y 718.