Mission E de Porsche resolverá problemas que ni siquiera hemos pensado

Porsche sacó muchos aplausos cuando confirmó sus planes para hacer realidad (esto es, pasar a producción) su concepto totalmente eléctrico Mission E. El sedán fue tan bien recibido por los fanáticos y posibles compradores que la firma alemana anunció que no cambiaría mucho en su paso de concepto a modelo de producción. Y recientes comentarios de importantes miembros de Porsche sugieren que también se mantendrá firme en cuanto a rendimiento.

“El diseño exterior será muy similar”, prometió el CEO de Porsche, Oliver Blume, en una entrevista que mantuvo hace ya tiempo con Top Gear. Por supuesto, Porsche deberá hacerle algunos retoques para cumplir con las legislaciones de seguridad alrededor del mundo, pero el diseño se mantendrá en gran medida. En cuanto al tamaño, el primer vehículo eléctrico con batería de la empresa será más corto y un poco más bajo que el Panamera.

El Mission E ofrecerá una posición de conducción similar a la que se encuentra en el 911, una llamada consola central “suspendida” y un grupo de instrumentos completamente digitales. Porsche promete dar a los dos pasajeros traseros lo que llama un “foot garaje“, una solución que crea más amplitud al hacer que los espacios para los pies sean marcadamente más profundos que el resto del piso del automóvil. También será práctico, ya que tendrá una cajuela en ambos extremos.

Para su lanzamiento, la alineación del Mission E incluirá tres modelos clasificados en 402, 536 y 670 caballos de fuerza, respectivamente. La tracción total vendrá de serie, según ha podido saber la revista Automobile Magazine, y la tracción trasera podría ofrecerse en un tiempo más. La lista de opciones adicionales incluirá un diferencial trasero de deslizamiento limitado. Todo es posible en este punto, con la excepción (claro) de un motor de combustión interna.

El Mission E será completamente eléctrico, todo el tiempo. Realizará el sprint de referencia de cero a 60 mph en 3.5 segundos en su configuración más rápida. La velocidad máxima estará limitada electrónicamente a 155 mph. El paquete de baterías almacenará suficiente electricidad para otorgarle una autonomía aproximada 300 millas por carga, según las primeras estimaciones, y será compatible con la novedosa tecnología de 800 voltios de Porsche. Recientemente se ha sabido que Porsche está trabajando con proveedores externos como LG y Panasonic para desarrollar el paquete de baterías de iones de litio.

“Sus propias historias [de LG y Panasonic] los convierten en expertos en baterías, en particular cuando se trata de teléfonos inteligentes”, explicó en una entrevista Uwe Michael, director de desarrollo eléctrico/electrónico de Porsche. El paquete se diseñará específicamente para el Mission E. “Las baterías tienen una gran influencia en la dinámica de conducción, por ejemplo. La adquisición [de baterías] estándar no es una opción para Porsche”, agregó.

Mirando hacia el futuro, la empresa se está gastando sus buenos dólares en el desarrollo en baterías de iones de litio y de estado sólido, aunque no se espera que estas lleguen sino hasta 2025 y 2030, respectivamente. El ion de litio será la química estándar en las baterías de automóviles eléctricos en los próximos años.

Hablando en voltios

Único en el mercado (de momento), el sistema de carga de 800 voltios le dará a la batería una capacidad del 80 por ciento (alrededor de 250 millas) en menos de 20 minutos. Al menos, teóricamente… Porsche predice que la tecnología de 800 voltios ayudará a que el Mission E sea más conveniente de manejarse, al tiempo que lo hará también más dinámico. Y es que no se tratará solo de un carro eléctrico: es un Porsche eléctrico.

“Hasta ahora, todos los fabricantes de automóviles han [agregado más energía] al aumentar la corriente. Pero esto significa que los cables deben ser más gruesos, lo que a su vez significa aumentar el peso, alcanzando los límites del sistema rápidamente. Para evitar este problema, nosotros aumentaremos el voltaje en nuestro sistema de carga”, explicó Michael.

Porsche reconoce que, si bien es viable poner un EV con un sistema de carga de 800 voltios en el mercado, es un poco inútil, a menos que exista una gran red de estaciones de carga de 800 voltios en las que pueda enchufarse. Blume dijo que Porsche está actualmente hablando con funcionarios gubernamentales de Europa, Estados Unidos y China para invertir en estaciones de 800 voltios. Por su parte, Porsche ya está probando la tecnología en Berlín. El fabricante también está trabajando en la instalación de seis estaciones de prueba en su sede estadounidense en Atlanta.

Un Porsche inteligente

Al igual que la mayoría de los automóviles eléctricos modernos y de alta gama, el Mission E estará completamente conectado, y contará también con un cierto nivel de autonomía. El nivel cinco, de autonomía total —donde no se requiere un conductor—, no es una prioridad para Porsche, según Michael. Sin embargo, el sedán ofrecerá sistemas de asistencia al conductor (como InnoDrive) diseñados para asumir el control en un atasco de tráfico o en un largo viaje por carretera, por ejemplo. Porsche también está invirtiendo en un sistema de actualización inalámbrica llamado concepto “Car of Life”. En un futuro no muy lejano, será posible actualizar el sistema de infotainment y muchos otros sistemas con solo presionar un botón. El conductor tendría la posibilidad incuso de desbloquear más rango.

“La conectividad es ciertamente algo que los clientes están pidiendo. Creo que también hay algo de ingeniería creativa que trabaja en resolver preguntas que posiblemente ni siquiera están aún en la mente de los clientes. De eso justamente se trata la innovación. Y es algo que seguiremos impulsando”, dijo Lawrence a Digital Trends.

¿Cuándo podremos comprarnos uno?

Los prototipos camuflados ya cruzan el mundo. Esperamos que Porsche Mission E haga su debut público en algún Gran Salón del Automóvil a fines del próximo año o principios de 2019. Si esta predicción es precisa, el primer modelo eléctrico de producción completa llegará a los concesionarios a tiempo como modelo 2020. Posteriormente, Porsche podría aprovechar el impulso e introducir al menos un modelo eléctrico adicional, el cual tomaría la forma de un SUV.

“Nuestro objetivo con el Mission E era crear un automóvil muy deportivo y de baja altura. Usar esta plataforma para un auto de piso más alto [como un SUV] sería difícil. Pero si hablamos de autos de piso bajo, algo así como el Cross Turismo, o incluso si se habla de autos de dos puertas, o de convertibles, la plataforma estará lista para eso. Puedes modificar la distancia entre ejes hasta cierto punto sin perder la capacidad de la batería. Es muy flexible”, dijo Stefan Weckbach, director del programa EV de Porsche, a Digital Trends (inglés) en una entrevista dada al margen del Salón del Automóvil de Ginebra.

Weckbach agregó con total sinceridad que el concepto de Mission E Cross Turismo de aspecto robusto que se presentó en Ginebra sigue siendo un fuerte candidato para la producción, aunque no llegaría hasta varios años después de la producción del modelo estándar. La producción de ambos carros tendrá lugar en una instalación dedicada específicamente y ubicada en las afueras de Stuttgart, Alemania, la ciudad natal de la compañía.

¿Cuánto costara?

En términos de precios, el Mission E se ubicará entre el Cayenne y el Panamera. Tendrá un precio base (aproximado) de $75,000 dólares antes de tener en cuenta los incentivos. En otras palabras, luchará exactamente en el mismo segmento que el Tesla Model S. Aunque todavía no se ha presentado, el sedán ya ha generado un gran revuelo.

“Hemos hablado con los distribuidores y nos dicen que no podemos tenerlo aquí [en EE.UU.] lo suficientemente pronto”, dijo Lawrence. Cuando se le preguntó si le preocupaba la aceptación del cliente, respondió que algunos puristas rasgarán vestiduras ante la idea de un Porsche eléctrico, pero la mayoría responderá favorablemente.

“Pienso en todo el trabajo que hemos hecho en términos de desarrollo de nuestros modelos de producción hacia la electrificación, con los híbridos, con el 918. Hemos hecho mucho para demostrar a nuestros clientes que sí, que el automóvil eléctrico puede ser emocionante, que el eléctrico puede ser un Porsche, y que la electrificación puede incluso mejorar la experiencia de Porsche”, concluyó.

Actualizado el 5 de abril por Daniel Matus. Se agregan imágenes, información y entrevista a Lawrence.