Manejando el BMW X6: las apariencias engañan

Hay que admitirlo: la primera impresión del BMW X6 fue negativa; parecía un vehículo sin identidad. ¿Es un SUV, un coupé o solamente el X6? Pero a medida que avanzan los kilómetros sobre él, es un modelo que se define por sí solo y llena muchos vacíos del mundo automotriz.

El X6 puede ser un deportivo, pues tiene el ADN para ello: un motor de 3.0 litros con seis cilindros que producen 335 caballos de fuerza y una transmisión de ocho velocidades. Al sumarle el modo de manejo Sport y la tracción en las cuatro rudas, no tiene problemas para navegar las curvas a alta velocidad, con un agarre muy alemán.

El auto también puede ser un vehículo utilitario, un todoterreno. Obviamente, no está diseñado para el fango como los Jeep o Land Rover, pero el sistema xDrive de tracción 4×4 lo puede llevar a caminos de tierra y sinuosos.

Juan García / DTES

Además, puede ser un carro de lujo. Al fin y al cabo, es un BMW, un carro importado que no es barato en América. Tiene un cierto refinamiento que lo afirma en dicha categoría, con acabados en piel Vernasca, asientos eléctricos, techo panorámico. En modo Confort, las sensaciones son muy agradables, el sonido Harman Kardon lo hacen parecer una sala de conciertos.

Donde más brilla es en la parte tecnológica, partiendo con dos pantallas en el panel frontal, una para la instrumentación y otra para el infoentretenimiento. Lo más sobresaliente es el Gesture Control. Haciendo un círculo en el aire a favor de las manecillas del reloj el volumen del radio sube; al sentido contrario, baja. Y se puede cambiar la canción con tan solo gesticular a la derecha. Es tal vez innecesario, pero innegablemente divertido.

Juan García / DTES

Algo de lo que carece es compatibilidad con Android Auto, no así con Apple CarPlay. Equipa, además, llave digital, que se lleva en el iPhone. Con la aplicación BMW Connected, se puede encender el vehículo y tener una vista de 360 grados de donde está aparcado.

BMW Connected, vista de 365 grados Juan García / DTES

El X6 es un auto versátil, que se sale de los estándares y será lo que el usuario quiera que sea. ¿Por qué tiene que ser un SUV o un coupé, si puede serlo todo al mismo tiempo? Con los extras, este carro que todo lo hace bien alcanza los $72,020 dólares.

Recomendaciones del editor