Una semana de lujo tecnológico a bordo de la nueva Audi Q5 Sportback 2021

La actualización de la popular crossover compacta Audi Q5 para 2021, el modelo más vendido de la marca en Estados Unidos, llegó con un segundo estilo de carrocería, por lo que se convirtió por primera vez en su historia en una línea de dos modelos a partir de este año. 

Este segundo estilo sigue la reciente tendencia alemana de inclinar la línea de la parte superior del portón trasero de sus crossovers, lo que añade una generosa dosis de deportividad visual. BMW, Mercedes-Benz, Porsche y Audi ofrecen esta variante en algunas de sus crossovers, y ahora la nueva Audi Q5 Sportback marca la expansión de este estilo —al que los alemanes llaman coupé a pesar de contar con cuatro puertas— a la estrategia de Audi en el segmento de las camionetas compactas, donde compite con la GLC Coupe de Mercedes-Benz y la X4 de BMW. La deportividad de la Q5 Sportback sacrifica un total de 1.6 pies cúbicos de espacio de carga con los asientos plegados, lo cual nos parece un intercambio justo. 

El diseño de sus cuarto trasero no es lo único que separa la nueva Audi Q5 Sportback de la Q5 regular. El nuevo modelo incluye como equipo estándar asientos delanteros deportivos, techo corredizo panorámico y rines de diseño de cinco brazos dobles de 19 pulgadas, que en el modelo que probé habían sido reemplazados por rines de cinco brazos de 20 pulgadas, una opción independiente que tiene un costo de $800 dólares (para 2022 todas las Q5 Sportback contarán con rines de 20 pulgadas). Además, las Q5 Sportback cuentan con el paquete visual exterior S Line y eliminan los rieles de carga del techo. El resultado es una camioneta de un sabor inconfundiblemente deportivo que logró la transición a la carrocería coupé sin perder un ápice de elegancia, rasgo que algunas de sus competidoras no pueden proclamar. 

La Q5 Sportback está equipada con la más reciente versión del motor de cuatro cilindros 2.0 litros turboalimentado de Audi, que en esta oportunidad produce 261 caballos de fuerza y 273 lbs-pie de torque, y está acoplado a la ultrarrápida transmisión de doble embrague S tronic de siete velocidades y cuenta con el probado sistema de tracción integral Quattro de Audi. El fabricante estima que la Q5 Sportback puede acelerar de 0 a 60 mph (96 km/h) en 5.7 segundos mientras que la Agencia de Protección Ambiental, o EPA por sus siglas en inglés, estima un consumo de 23 millas por galón en ciudad, 28 en carretera y 25 en ciclo combinado. En mi semana con la Q5 Sportback logré ver 30 millas por galón en un par de oportunidades.

La cabina de la Q5 Sportback, sin ser ostentosa, ofrece el lujo que deriva de la alta calidad de sus materiales y no de el uso abundante de los típicos acabados de lujo como la madera y el cuero, que en la Q5 Sportback es escaso y de muy buen gusto. Sus asientos deportivos son cómodos y ofrecen tanto el soporte necesario para terminar un viaje largo con el cuerpo descansado como una posición de manejo ideal. Sin embargo, hay que señalar que podrían beneficiarse de un poco menos de firmeza.

Una pantalla táctil de 10.1 pulgadas sirve para interactuar con el sistema multimedia MMI del vehículo, que en el caso de nuestro modelo de prueba contaba con un sistema de sonido de Bang & Olufsen de 705 vatios y 19 bocinas y radio satelital Sirius/XM.

El cuadro de instrumentos está contenido en un pantalla 12.3 pulgadas y cuenta con el sistema de cabina virtual de Audi, que logró mantener al mínimo mi uso de Apple CarPlay (el vehículo también cuenta con conectividad Android Auto), ya que los mapas del sistema de cabina virtual funcionan mejor que cualquier opción que los smartphones ofrecen actualmente.

Para asegurarse de que los conductores no pasen mucho tiempo hipnotizados por la cabina virtual, Audi equipó el modelo de prueba con unos claros y completos instrumentos proyectados en el parabrisas.

Nuestro modelo de prueba Q5 Sportback Prestige es la variante tope de la línea y cuenta con asistentes con capacidades de operación semiautónomas como el asistente de estacionamiento o el de mantenimiento de carril.

La experiencia detrás del volante no resultará extraña para quienes estén familiarizados con los más recientes productos de Audi. La Q5 Sportback está equipada con misma dirección de operación superligera de otros modelos de la marca, algo que cambia al elegir el modo de conducción Dynamic o al usar la configuración Sport para la dirección en las opciones de personalización individual de características de manejo. Sin embargo, en la ciudad el modo regular de la dirección es una característica que se agradece.  

El motor 2.0 litros turbo ofrece la potencia adecuada para el tamaño del vehículo y nunca nos dejó deseando más potencia, ni siquiera en las interestatales del sur de la Florida, donde hay que estar siempre alertas tanto con los ojos como con los pies. No obstante, para quienes creen que necesiten más potencia Audi ofrece una SQ5 Sportback con un motor V6 turbo de 3.0 litros de desplazamiento que produce 349 caballos de fuerza.

No nos sorprendió el funcionamiento acertado y siempre oportuno de la transmisión S tronic, ya que es algo que hemos experimentado en otros modelos de Audi. Esta caja de cambios nunca dejó perder impulso y siempre logró sacar el máximo provecho a los 261 caballos de fuerza disponibles cuando hizo falta. Los frenos siempre detuvieron el vehículo con autoridad y el pedal nunca mostró cansancio en situaciones de manejo regular. 

El modelo que probamos con el paquete Prestige de $8,700 dólares, los rines de 20 pulgadas y las bolsas de aire toráxicas traseras de $350 dólares, tenía un precio total de $59,340 dólares, que incluían gastos de transporte. Si bien este número está firmemente plantado en el lado caro de la propuesta económica, entre el precio inicial de $47,800 dólares de la Audi Q5 Sportback 2021 y el precio tope, la mayoría del público debería conseguir su Q5 Sportback ideal.

Recomendaciones del editor