Uber apuesta fuerte por su proyecto con vehículos voladores

Los grandes planes de Uber para crear vehículos voladores no son ningún secreto, pero una contratación muestra cómo de seria se ha puesto la compañía al respecto.

Uber está apostando fuerte por los vehículos voladores. En octubre, la compañía publicó un informe detallando sus planes para el proyecto Uber Elevate, que, como suena, es un intento de superar la competencia sobrevolando el tráfico.

Relacionado: Ya podrás pedir un Uber desde Google Maps

Su plan es utilizar pequeños aviones de ala fija verticales de despegue y aterrizaje (VTOL).

Por ello, ahora, Uber ha hecho uno de sus más serios compromisos con el proyecto, contratando a Mark Moore, un ex ingeniero aeronáutico avanzado de la NASA, para actuar como director de ingeniería para dicho proyecto, según publica Bloomberg.

El interés de Moore por los aviones VTOL se remonta a mucho tiempo atrás, y su investigación para la NASA inspiró al cofundador de Google, Larry Page, a financiar Zee Aero y Kitty Hawk, dos empresas de Silicon Valley que trabajan en tecnología VTOL.

Moore mismo fue alentado por el trabajo de Uber en este campo y en octubre, decidió dejar la NASA después de 30 años para aterrizar en la popular compañía de transporte. “No puedo pensar en otra empresa en una posición más fuerte para ser el líder de este nuevo ecosistema y hacer que el mercado eléctrico urbano VTOL sea real”, explica a Bloomberg.

Sin embargo, Moore también ha admitido que hay una serie de desafíos técnicos y regulatorios a los que habrá que enfrentarse. Por un lado, Uber todavía tiene que construir su avión VTOL, habiendo detallado sólo una visión de futuro con trayectos aéreos cortos. Y, según Moore, también las empresas VTOL tendrían que presionar a los políticos para que los controles de tránsito aéreo sean más favorables y para que las certificaciones de vehículos sean más rápidas.

El compromiso de Moore con este futuro es más que evidente, ya que de haberse quedado en la NASA podría haberse jubilado en un año.

No obstante, al trasladarse a Uber, renunciará a un gran porcentaje de su pensión. Y justificó esta decisión, según Bloomberg, aludiendo que tiene el deseo de “estar en el lugar correcto en el momento adecuado para hacer realidad este mercado”.