La tecnología y el lujo se unen en el nuevo Mercedes-Benz E300

El último E-Class de Mercedes-Benz combina la genialidad de la conducción semiautomática con la ingeniería y la precisión en la conducción de un sedán de lujo en un vehículo de gama media. De hecho, Mercedes-Benz califica a esta 10ª generación del Clase-E como el auto más inteligentes del mundo.

Dicho esto, el nuevo sedán de lujo y de gama media de la compañía de Stuttgart inaugura algunas de las tecnologías más avanzadas jamás vistas en un modelo medio de producción.

Relacionado: ¡Green Hell! El Mercedes-AMG GT R 2018 está listo para devorar las pistas

Y es que el Mercedes-Benz E300 se ve como un S-Class que se haya dejado en la lavadora por demasiado tiempo. Y aunque le gana por 1.7 pulgadas de longitud total a su predecesor, este nuevo Mercedes funciona en la autopista igual que su hermano mayor.

Los faros de LED de doble viga estándar destacan parrilla delantera de doble hoja. Mercedes-Benz siempre ha acentuado que sus vehículos con y sin cromo se ven igualmente ostentosos, y el nuevo Clase E no es una excepción. Su parrilla frontal, el ajuste de las ventanas, los tiradores de las puertas, el difusor trasero, el enganche y las bocas de escape reciben un tratamiento de cromo, y encajan a la perfección en un diseño de lujo.

Bajo el cofre, el E300 2017 sigue otra de las tendencias de Mercedes-Benz: la del re-dimensionamiento de sus sistemas de propulsión. Posee un motor turbo de cuatro cilindros de 2.0 litros, el cual produce 241 caballos de fuerza y 273lb-pie, conectado a una caja de cambios automática 9G-Tronic de nueve velocidades con una potencia disponible de 1,300 revoluciones por minuto. Al igual que en otros modelos, viene a sustituir el antiguo V6 del modelo base. Es más ligero, más eficiente y produce más par motor. No es poca cosa, porque este motor (junto con el uso extensivo de aluminio y otros materiales ligeros en el chasis) contribuye sustancialmente a la disminución de peso del vehículo.

En el interior, la arquitectura estilística sólo mejora. La mezcla de materiales de alta calidad, diseños atractivos y el refinamiento de cada detalle otorgan a este Clase E una clara ventaja visual sobre su competencia. Cada detalle de la cabina es exquisito, sumado todo a un par de pantallas digitales de 12.3 pulgadas que comparten un solo panel, y funcionan a la vez como cuadro de instrumentos, controlador de información y de entretenimiento. Aunque un grupo de medidores analógicos llevan una pantalla TFT de 7.0 pulgadas estándar, la segunda pantalla vale cada centavo de los $800 dólares opcionales que cuesta. El término “alta definición” no hace verdadera justicia, ya que la resolución es absolutamente impresionante.

Relacionado: El Mercedes S550E se podrá cargar de manera inalámbrica

Pero quizás lo más impresionante es lo último en avances de seguridad que el fabricante alemán integra en este vehículo, como lo es su sistema de pre-colisión, el cual que empuja al conductor y al pasajero tres pulgadas hacia el centro de la cabina cuando el se detecta la inminencia de un accidente. Mercedes dice que esto no sólo aleja a los ocupantes del punto de impacto, sino que también reduce las lesiones relacionadas con la fuerza abrupta de la colisión. Al mismo tiempo, el auto emite un llamado “pink noise” a través del sistema de audio, el cual provoca una reacción natural en el cuerpo para proteger el conducto auditivo interno. Este “ruido rosa” puede salvar los tímpanos de los pasajeros de un daño permanente.

El Mercedes-Benz Clase E 2017 inicia su precio en los $ 52,150, excluyendo aquí los cargos de destino de $925. Y aún cuando el precio de cada uno de los paquetes no ha sido anunciado, se espera que un E300 bien equipado tenga un valor que bordee los $60 k.