Memeconomy: memes clásicos se rematan como criptomonedas

Bad Luck Brian y Coughing Cat forman parte de Memeconomy, un evento virtual que tiene como objetivo subastar como NFT (tokens no fungibles) una serie de memes clásicos.

La actividad es organizada por Chris Torres, el creador del GIF Nyan Cat y que a finales de febrero de 2021 logró rematarlo en la plataforma Ethereum por $544,800 dólares.

El evento comenzó el lunes 8 de marzo con la subasta Bad Luck Brain en $37,000 dólares, mientras que Coughing Cat obtuvo ganancias por $1,242 dólares.

El remate de Memeconomy también considera memes como Kitty Cat Dance, Scumbag Steve, The Keyboard, Grumpy catsMe Gusta face, la mayoría de los cuales surgió a comienzos de la década de 2010.

???? #MEMECONOMY WEEK 1 ???? by @NyanCat

6 OG memes. 1 brand new NFT. We’re seeing the rise of the meme economy on Foundation. ???? @solidbadluck @idascreatures @steveibsen @realgrumpycat @keyboardcatreal @twerkypepe @blakeboston617

Only on → https://t.co/A7bTOLs99m pic.twitter.com/XVaUZrDoQI

— Foundation (@withFND) March 9, 2021

Reconocimiento a creadores de memes

En declaraciones a The Verge, Torres explicó que los creadores originales de los memes se pusieron en contacto con él de manera independiente, después del éxito que tuvo su remate de Nyan Cat.

El objetivo es que los creadores obtengan el “reconocimiento adecuado” después de “más de 10 años”.

Sin embargo, también busca visualizar los NFT, las criptomonedas para coleccionistas. Los NFT permiten comercializar artículos digitales únicos e identificar a los propietarios a través de la cadena de bloques.

Memeconomy

Son como tarjetas coleccionables virtuales, y como ocurre con las físicas, podrían llegar a valer millones de dólares algún día. Se llaman token no fungibles porque son unidades de criptomonedas únicas y no se pueden replicar, a diferencia de las divisas fungibles (hay muchas y todas son iguales).

A comienzos de esta semana, los NTF cobraron notoriedad después de que el fundador de Twitter Jack Dorsey anunciara que subastaría el primer tuit de la historia.

Recomendaciones del editor