La última cena: hallan gigantesco fósil en el estómago de un ictiosaurio

Una sorpresa mayúscula encontró un grupo de paleontólogos que excavaba una cantera en el suroeste de China tras descubrir el esqueleto casi completo de un reptil marino gigante, parecido a un delfín, conocido como ictiosaurio: otro fósil en su estómago.

El segundo esqueleto pertenecía a un reptil acuático parecido a un lagarto de cuatro metros de largo, conocido como talatosaurio, y es uno de los fósiles más largos jamás encontrados en el estómago de un reptil marino prehistórico.

Si bien los investigadores no pueden decir con certeza si el talatosaurio fue capturado o depredado, su trabajo podría ser la evidencia directa más antigua de que los reptiles marinos del período Triásico, como los ictiosaurios, que anteriormente se pensaba que se alimentaban de cefalópodos, eran megadepredadores.

“Si nos fijamos en todos los reptiles marinos similares que vivieron en la era de los dinosaurios, nunca hemos encontrado algo articulado así en el estómago”, explicó el coautor Ryosuke Motani, profesor de paleobiología en la Universidad de California.

El investigador reveló que el alimento encontrado en el ictiosaurio “no fue grabado por el ácido del estómago, por lo que debe haber muerto poco después de ingerir este alimento”.

Debido a que el contenido del estómago rara vez se encuentra en los fósiles marinos, los investigadores se basan en las formas de los dientes y las mandíbulas para saber qué especies prehistóricas pueden haber comido, consigna la investigación publicada en la revista iScience.

Si bien se creía que los depredadores ápice prehistóricos tenían dientes grandes con bordes cortantes afilados, algunas especies depredadoras modernas, como los cocodrilos, usan dientes desafilados para aumentar su fuerza de agarre en lugar de cortarlas.

Los ictiosaurios comparten los dientes más romos. Sin embargo, como no existe evidencia directa de un gran consumo de presas en estos reptiles marinos prehistóricos, los científicos creían que se alimentaban de presas pequeñas, como los cefalópodos.

El descubrimiento del talatosaurio gigante en el estómago del ictiosaurio sugiere que este no fue el caso. “Podemos considerar seriamente que estaban comiendo animales grandes, incluso cuando tenían dientes desafilados”, detalló Motani.

¿Carroñero?

Fósil de un ictiosaurio
La imagen muestra a ictiosaurio con el contenido de su estómago visible como un bloque que sale de su cuerpo. Jiang et al./iScience

Si bien los investigadores ahora saben que el ictiosaurio podría comer animales tan grandes como el talatosaurio, no saben si mató a este individuo o simplemente se alimentó.

Sin embargo, hay razones para creer que no se trataba de un carroñero: los estudios modernos de descomposición marina sugieren que si se deja descomponer, las extremidades del talatosaurio se desintegrarían y desprenderían antes que la cola.

En cambio, las extremidades del talatosaurio estaban parcialmente unidas a su cuerpo en el estómago, y se encontró una cola desconectada a muchos metros de distancia, lo que llevó a los investigadores a creer que fue arrancada y abandonada por un depredador como el ictiosaurio.

Más allá de ese detalle, el fósil proporciona la evidencia directa más antigua de que estos reptiles marinos gigantes consumían animales más grandes que los humanos. “Ahora tenemos un fósil articulado realmente sólido en el estómago de un reptil marino por primera vez”, explicó Motani.

El equipo está excavando el sitio donde se encontró el par de fósiles, convertido ahora en un museo. “Hemos estado excavando en esa cantera en particular durante más de diez años, y aún así, están apareciendo cosas nuevas. En este punto, está más allá de nuestras expectativas iniciales y tendremos que ver qué descubriremos a continuación”, precisó.

Recomendaciones del editor