Elon Musk se compromete a luchar contra el coronavirus

El CEO de Tesla y SpaceX, Elon Musk, se manifestó dispuesto a reutilizar sus fábricas para construir respiradores mecánicos si el avance del coronavirus así lo requiere.

“Haremos ventiladores si hay escasez”, sentenció el magnate de origen sudafricano a través de Twitter, al ser consultado sobre su disponibilidad para aportar a la lucha contra la pandemia.

Los respiradores mecánicos son esenciales para el tratamiento del COVID-19, considerando que el patógeno ataca principalmente los pulmones, lo cual en muchos casos impide a los pacientes inspirar y expirar por sus propios medios.

Posteriormente, Musk aclaró que es imposible producir ventiladores inmediatamente. No obstante, como Tesla ya desarrolla para sus automóviles y las naves espaciales de SpaceX “sofisticados” sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC), es una posibilidad cierta.

Pese a las buenas intenciones, Tesla ha sido una de las empresas que han evitado suspender su producción, presumiblemente debido a la urgencia por cumplir los plazos de entrega de su nuevo Model Y. Si bien clausuró su planta en Shanghái, China, siguió laborando en Fremont, California.

“Si te sientes un poco enfermo o incluso incómodo, no te sientas obligado a venir a trabajar. Personalmente estaré en el trabajo, pero solo soy yo. Está todo bien si quieres quedarte en casa por cualquier motivo”, escribió Musk a sus empleados en un correo electrónico.

El fabricante estadounidense de coches eléctricos no es el único en ponerse a disposición de la emergencia sanitaria. Algo similar han manifestado al menos dos de los tres grandes de Detroit.

Aludiendo a uno de los ejecutivos de las marcas, el principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, reveló a Fox News que “uno de ellos me dijo incluso que, mientras los trabajadores estuviesen fuera por dos semanas debido al virus, intentará pedirles que ayuden a producir ventiladores por razones cívicas y patrióticas”.

Desde General Motors recogieron el guante, admitiendo que la idea pertenecía a su máxima autoridad, Mary Barra. “Aún es muy prematuro, pero ella les dijo a las autoridades que era algo que estábamos explorando… ella indicó que podíamos ayudar y nosotros empezamos a investigarlo”, señaló Pat Morrissey, portavoz de la empresa matriz de Chevrolet, GMC, Buick y Cadillac.

Recomendaciones del editor