Skip to main content

Los edificios altos pueden ser las próximas mega baterías del mundo

Una nueva manera de generar y almacenar energía a gran escala están probando investigadores del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) que es un centro de investigación que avanza en el análisis de sistemas y aplica sus métodos para identificar soluciones de políticas para reducir la huella humana.

Los investigadores de IIASA han ideado un nuevo concepto de almacenamiento de energía que podría convertir edificios altos en baterías para mejorar la calidad de la energía en entornos urbanos.

En su estudio publicado en la revista Energy, los investigadores de IIASA proponen una nueva solución de almacenamiento basada en la gravedad que utiliza ascensores y apartamentos vacíos en edificios altos para almacenar energía. Esta idea original que los autores llaman Lift Energy Storage Technology (LEST), almacena energía levantando contenedores de arena húmeda u otros materiales de alta densidad, que se transportan de forma remota dentro y fuera de un ascensor con dispositivos de remolque autónomos. LEST es una opción interesante, porque los ascensores ya están instalados en edificios de gran altura, lo que significa que no hay necesidad de inversión adicional u ocupación de espacio, sino más bien utilizando lo que ya está allí de una manera diferente para crear valor adicional para la red eléctrica y el propietario del edificio.

«Siempre me han fascinado los temas relacionados con la energía potencial, en otras palabras, la generación de energía con cambios en la altitud, como la energía hidroeléctrica, el almacenamiento por bombeo, la flotabilidad y el almacenamiento de energía por gravedad. El concepto de almacenamiento de energía por gravedad también ha recibido recientemente una atención significativa en la comunidad científica y las nuevas empresas. El concepto de LEST vino a mí después de haber pasado una cantidad considerable de tiempo subiendo y bajando en un ascensor desde que me mudé recientemente a un apartamento en el piso 14 «, explica el autor principal Julian Hunt, investigador del Grupo de Investigación de Sistemas de Servicios Sostenibles de IIASA.

Los principales detalles que deben verse ahora son: encontrar espacio para almacenar los pesos en los que se basa el sistema en la parte superior del edificio cuando el sistema está completamente cargado, y en la parte inferior del edificio cuando el sistema se descarga. Los apartamentos o pasillos vacíos podrían ser opciones viables en este sentido.

Otra consideración es la capacidad de carga del techo de los edificios existentes donde se instala el sistema, es decir, la masa total en kilogramos por metro cuadrado que el techo puede soportar sin colapsar.

Recomendaciones del editor