Científicos chilenos proponen un nuevo estado de la materia

Un equipo de investigadores del Departamento de Física FCFM de la Universidad de Chile y el Instituto Milenio de Óptica MIRO ha logrado generar las condiciones para crear un estado exótico de la materia.

Cabe recordar que este estado ya había sido observado en condiciones extremas de temperaturas y presión. Ejemplo de esto sería la superconductividad y superfluidez.

Los científicos se han mostrado felices por el hallazgo y expectantes por las posibilidades que puede significar a futuro.

«Estamos en el comienzo de algo que podría ser completamente distinto a lo que hemos visto», explica Marcel Clerc, profesor titular de la U. de Chile y líder de la investigación.

«Lo que demostramos fue que las transiciones topológicas, es decir, ciertas deformaciones que transforman una cosa en otra, sí pueden ocurrir en estados fuera del equilibrio dinámico, es decir, en sistemas donde haya una constante salida o entrada de energía en el cuerpo estudiado», agrega.

¿Cómo lo consiguieron?

Para llevar a cabo su descubrimiento, los científicos utilizaron microscopios especializados para estudiar cristales líquidos, junto con métodos teóricos de análisis de ecuaciones diferenciales, procesos estocásticos y ecuaciones de amplitud.

«Hasta ahora, variando la temperatura se habían conseguido estados exóticos tales como condensados de Bose-Einstein (obtenidos a temperatura cero Kelvin), la superfluidez (componentes casi sin viscosidad) y los superconductores (ausencia de resistencia eléctrica)», explica Valeska Zambra, investigadora del Instituto Milenio Mori.

«Pero con la variación del voltaje (que es lo que nosotros sumamos a esta fase de desarrollo), se abren nuevas posibilidades para estos estados que no se conocían, incluso alterando otros parámetros, los que serían los próximos caminos a seguir», añade.

En 2018, la misma investigadora obtuvo una imagen sobre los estados exóticos encontrados que le valió un premio en el concurso de fotografía científica de la Royal Society de Londres.

Recomendaciones del editor