Redes sociales podrían pagar multas millonarias si no eliminan mensajes de odio

hand using phone

El comienzo de un nuevo año generalmente es motivo de celebración, pero puede que ese no sea el caso para una serie de empresas de redes sociales. El 2018 inició una nueva era en términos de leyes nacionales en Alemania sobre las expresiones públicas que fomenten el odio o la intolerancia, conocidas como “hate speech” en inglés.

A partir de este primero de enero, ese país comenzó a hacer efectivas estrictas normas y regulaciones que podrían resultar en multas de hasta $60 millones de dólares para las compañías, si ese tipo de mensajes no se eliminan dentro de las 24 horas de haber sido reportados. Las nuevas leyes podrían afectar a varios jugadores importantes en el campo internacional de las redes sociales, incluidos Facebook, Twitter y YouTube.

Para hacer las cosas claras, se promulgó que cualquier red social o empresa de medios que tenga más de dos millones de miembros estará obligada a cumplir las nuevas disposiciones. Esto significa que tambien plataformas como Reddit, Tumblr, Vimeo, Flickr e incluso la red social rusa VK probablemente se verán afectadas.

La nueva ley tiene un nombre largo y bastante complicado de pronunciar -o leer- aún para muchos germanoparlantes, por lo que, seguramente su abreviación es la que será popular. Si bien la ley Netzwerkdurchsetzungsgesetz (NetzDG) ​​en realidad se aprobó el verano pasado y entró en vigencia en octubre del 2017, Alemania otorgó a las compañías tiempo hasta el fin de año para la preparación adecuada, y poder controlar y borrar los mensajes de incitación al odio.

Ahora, habiéndose cumplido ese plazo, la nación espera que las grandes redes sociales tengan las herramientas que necesitan para combatir noticias falsas, mensajes racistas y otros mensajes intolerantes en las plataformas públicas.

Varios sitios de redes sociales ya han intentado reducir la propagación de información fraudulenta y mensajes controversiales en sus plataformas. Facebook, por ejemplo, lanzó sus herramientas para la identificación de noticias falsas a principios del 2017 y afirmó que sus esfuerzos ya tenían un efecto mediador.

Bajo NetzDG, sin embargo, lo que está en juego es mucho más grande. Además, no todos están encantados con las nuevas leyes, puesto que a algunos en Alemania (y en todo el mundo) les preocupa que las disposiciones puedan dar lugar a la censura a la libertad de expresión. Sin embargo, Alemania está lejos de ser el único país que critica las plataformas de medios sociales por su papel en la difusión de información falsa y material desagradable. Los legisladores en el Reino Unido, por ejemplo, han dicho que las redes están “vergonzosamente lejos” de abordar adecuadamente el contenido que fomenta el odio y mensajes controversiales.

Hasta el momento, YouTube es la única plataforma que se pronunció al respecto, pero se espera que las demás sigan su ejemplo. “Nos comprometemos a ser parte de la solución a los mensajes que fomenten el odio o la intolerancia y contenido extremista en línea, en todo el mundo y particularmente en Alemania, trabajando dentro de su nuevo marco legal”, dijo un portavoz de YouTube a CNET. “Continuaremos invirtiendo fuertemente en equipos y tecnología, para permitirnos ir más lejos y más rápido en la eliminación de contenido que rompe nuestras reglas o la ley alemana, y trabajando con el gobierno, la policía, grupos de defensa a la sociedad y otras compañías”.