Clubhouse: cuatro claves para debutar con éxito en esta red social

Clubhouse tiene algo de podcast en vivo, una charla TED y una conferencia académica. La red social de solo audio que llegó en 2020, solo a mediados de 2021 estuvo disponible a nivel mundial con su estreno en Android.  ¿Qué tiene de especial y cuáles son las claves para debutar en Clubhouse? Te lo contamos a continuación.

Te va a interesar:

La red social puede ser bastante adictiva, al menos en las primeras semanas de uso. Con numerosas salas por descubrir o temas de discusión interesantes, puedes engancharte en poco tiempo. Y aunque es posible usarla como un audio de fondo, te sugerimos tomar las providencias necesarias para darle un uso razonable, quizás estableciendo límites o algunas de estas opciones para mejorar la concentración.

Qué es y cómo funciona Clubhouse

Una mujer escucha audio en su teléfono
Gettyimages

Clubhouse no es una red social tradicional, ya que su funcionamiento no se vale de imágenes, videos o texto, sino que solo de tu voz. En esta plataforma, los usuarios participan como expositores, moderadores de salas y oyentes, en lo que se asemeja a una conferencia o charla académica.

Las exposiciones se realizan en las salas o rooms, que por lo general son organizadas al alero de los clubes, como se llaman los grupos que se organizan en torno a una temática específica (música, negocios, emprendimiento, tecnología). Cualquier usuario puede organizar una sala y cumplir el papel de expositor, pero salvo que seas Elon Musk o Bill Gates, existen algunos pasos que debes seguir para tener éxito en la plataforma.

Cuatro claves para debutar con éxito en Clubehouse

Configura adecuadamente tu perfil

Para sacarle el máximo provecho, un paso básico es configurar de forma adecuada tu perfil. Esto implica describir de forma adecuada tus competencias o los temas que te interesa hablar. De esta manera, es más probable que ganes seguidores y te inviten a participar en clubes (cuya importancia veremos más adelante).

Otro aspecto importante es dejar coordenadas para que otros usuarios de contacten, en caso de que tu perfil les llame la atención. Puede ser tu cuenta de Twitter, Instagram o incluso un correo electrónico.  ¿El motivo? Aunque puedes organizar salas privadas con tus contactos que estén en línea, Clubhouse carece de un sistema de mensajería interna que facilite la comunicación entre sus usuarios.

Otro consejo útil es ser prudente al momento de definir tus intereses. No exageres al momento de escogerlos. Si bien te pueden interesar múltiples temas, esto a la larga podría transformarse en una dificultad, ya que la plataforma te sugerirá decenas de charlas que te desviarán de lo que te interesa.

Y si aún no obtienes una invitación, una buena idea es reservar tu nombre de usuario desde ya. Nunca sabes si otro usuario querrá usar el tuyo en esta plataforma.

Únete y organiza tus charlas en clubes

Un teléfono con la app de Clubhouse
Unsplash

Los clubes son los grupos que reúnen a usuarios que están interesados en un tema en particular. Hay de marketing, negocios, tecnología, fitness, meditación y sobre cualquier tema que te puedas imaginar.  ¿Cuál es la ventaja de unirse o seguir a estos espacios? Que cuando te unes a uno de ellos, puedes ver las notificaciones de las salas en desarrollo y te permite conectarse con otros usuarios con intereses similares.

Pero si alguna vez pretendes organizar una charla, te conviene hacerlo al alero de estos clubes. Si bien puedes hacerlo de forma individual, lo más probable es que su alcance sea limitado (otra vez, a menos que seas Musk o Gates). ¿Por qué? Imagina a Clubhouse como una ciudad. Cuándo organizas una sala dentro de un grupo estarás en una avenida principal donde circulan todos, mientras que si lo haces de forma individual estarás en la periferia.

Los clubes tienen una jerarquía que te conviene tener en consideración al momento de intentar crear una sala:

  • Fundador: creador del club. Por defecto es administrador.
  • Administradores: designados por el fundador. Pueden aprobar o remover miembros y abrir salas con la marca del club.
  • Miembros: pueden crear salas privadas en el club, pero no públicas. También pueden nominar a otros miembros.
  • Seguidores: un seguidor no es un miembro del club. Puede seguir sus actividades, pero no puede crear salas.

Es decir, necesitas ser miembro de un club parar crear una sala privada para el resto de los integrantes del grupo o contactarte con los administradores para que “apadrinen” una reunión.

No temas pedir ayuda

Invitaciones en Clubhouse
Unsplash

Además de que vas a necesitar del apoyo de la comunidad para organizar tus propias salas bajo el alero de algún club, cuando lo hagas, tampoco temas en pedir ayuda para otras tareas.

Una vez que te hayas familiarizado con la dinámica de la plataforma, entenderás que para organizar una charla necesitarás el apoyo de otros usuarios, en especial si quieres que sea interactiva.

Como conferencista principal debes preocuparte de exponer, pero te recomendamos que otros usuarios cumplan la función de moderadores, que dan la palabra a la audiencia que desea intervenir.

No creas todo lo que escuchas

Si bien Clubhouse puede ser un excelente espacio para intercambiar ideas, ampliar tus redes de contacto y tu conocimiento sobre algún tema en particular, te sugerimos que tampoco consideres como verdad absoluta todo lo que escuchas en la plataforma.

Dado que la plataforma no guarda registro de las charlas y tampoco cuenta con una función nativa para que los usuarios puedan grabarlas, algunos usuarios pueden ser menos rigurosos al momento de hacer afirmaciones o confundir sus opiniones con hechos.

Además, no todos los expositores tienen las credenciales necesarias para hablar de un tema en particular. Por eso, es importante que participes en charlas bajo el alero de los clubes. Por lo general, hacen un filtro de los conferencistas, aunque el primero siempre debe correr por tu cuenta.

Recomendaciones del editor