Identifican peligroso nexo entre obesidad y desarrollo cerebral

Las personas con obesidad o sobrepeso severo tienen menos probabilidades de aprender nuevas tareas, recordar cosas o recuperarse de lesiones cerebrales, afirmaron científicos australianos.

Los investigadores descubrieron que la plasticidad cerebral o neuroplasticidad se ve afectada en personas obesas, lo que afecta sus posibilidades de desarrollar o encontrar nuevas vías neuronales.

El inédito hallazgo, publicado en Brain Sciences, fue realizado por científicos de la Universidad of South Australia y la Universidad de Deakin, consigna Medical Express.

Menor plasticidad cerebral

Cerebro
Unsplash

Los científicos compararon a 15 personas obesas de entre 18 y 60 años con otras 15 personas de peso saludable, usando la estimulación magnética transcraneal.

El grupo de control de peso saludable registró una actividad neuronal significativa en respuesta a la estimulación, lo que sugiere una plasticidad cerebral normal. Por el contrario, en el grupo de obesos la respuesta fue mínima.

El investigador de la Universidad of South Australia, Brenton Hordacre, afirma que los hallazgos proporcionan la primera evidencia fisiológica de un vínculo entre la obesidad y la plasticidad cerebral reducida.

“La obesidad está asociada con una serie de efectos adversos para la salud, incluido un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular o trastornos metabólicos. Por primera vez, encontramos que la obesidad se asoció con una función cerebral deficiente”, asegura.

Implicancias

La neuroplasticidad es la capacidad que tiene el cerebro para modificar sus conexiones o reconectarse a sí mismo. Sin ella, es incapaz de desarrollarse o recuperarse de una lesión cerebral.

El investigador afirma que los hallazgos sugieren que la pérdida de peso es particularmente importante para tener un envejecimiento cerebral saludable o para la recuperación de personas que sufren accidentes cerebrovasculares o lesiones cerebrales.

La capacidad del cerebro para encontrar nuevas vías es crucial para la recuperación, sostiene Hordacre. En todo el mundo, 15 millones de personas sufren accidentes cerebrovasculares anualmente.

Recomendaciones del editor