Cambridge anuncia pruebas clínicas de su vacuna sin aguja

Luego de recibir $1.9 millones de libras esterlinas ($2.5 millones de dólares) del gobierno británico, la Universidad de Cambridge anunció pruebas clínicas de su vacuna contra el coronavirus, denominada DIOS-CoVax2.

Este desarrollo tiene la particularidad de que es indolora, ya que no ocupará agujas y se administrará sobre la piel del paciente, asegura Sky News.

La creación de esta vacuna ha implicado observar las secuencias genéticas de todos los coronavirus conocidos, incluidos los que se encuentran en los murciélagos, huéspedes naturales de muchos parientes de los coronavirus humanos.

A través de este proceso, los científicos de Cambridge buscan  perfeccionar la respuesta inmunológica, lo que podría ayudar a evitar los efectos adversos de la vacuna, tales como la hiperinflamación.

El equipo de investigación ha utilizado modelos informáticos en 3D para analizar la estructura del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19.

coronavirus
Pixabay

“Estamos buscando grietas en la armadura del virus. Estas nos permitirán construir la vacuna y dirigir la respuesta inmune en la dirección correcta. En última instancia, nuestro objetivo es hacer una vacuna que no sólo proteja del SARS-CoV-2, sino también de otros coronavirus relacionados, que pueden pasar de los animales a los humanos”, destacó Jonathan Heeney, jefe del Laboratorio de Zoonótica Viral de la Universidad de Cambridge.

La vacuna DIOS-CoVax2 está basada en el ADN del virus. A través de computadoras crearon estructuras de antígenos. Estas luego son codificadas por genes sintéticos que pueden reprogramar el sistema inmunológico para producir anticuerpos contra el coronavirus.

“Usar ADN sintético para administrar antígenos de vacunas, seleccionados inmunológicamente y diseñados a medida, es revolucionario y es ideal para virus complejos como el coronavirus. Si tiene éxito, resultará en una vacuna que debería ser segura para un uso generalizado y que se puede fabricar y distribuir a bajo costo”, destacó la doctora Rebecca Kinsley, de la Universidad de Cambridge.

Los ensayos se llevarán durante el otoño boreal, que comienza el 21 de septiembre, a cabo en la Fundación NHS de la Universidad de Southampton.

Recomendaciones del editor