Revelan los daños de la primera prueba nuclear en Nuevo México

Un número indeterminado de habitantes de Nuevo México contrajo cáncer debido a la lluvia radioactiva provocada por las pruebas de la primera bomba atómica, en 1945.

Así lo informó el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, tras confirmar sus hallazgos después de años de investigación.

El organismo presentó una serie de artículos científicos sobre dosis de radiación y riesgos de cáncer resultantes de la prueba Trinity, la primera explosión nuclear de julio de 1945.

Trinity fue un punto clave del Proyecto Manhattan, entonces secreto, que culminó en los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki de la Segunda Guerra Mundial.

La investigación, publicada en la revista Health Physics, establece que no existen datos para determinar si las tasas de cáncer cambiaron en las primeras décadas tras la prueba, consigna ABC News.

Sin embargo, los investigadores sugirieron que los niveles de exposición habrían sido sustancialmente más altos que la radiación de fondo natural solo en las áreas a sotavento del sitio de detonación.

Enumeraron los condados de Guadalupe, Lincoln, San Miguel, Socorro y Torrance, según un mapa del patrón de lluvia radiactiva desarrollado inmediatamente después de la prueba.

No habría afectado a descendientes

En los 75 años transcurridos desde la prueba, algunos residentes luchan por el reconocimiento del gobierno, asegurando que generaciones enteras han lidiado con los efectos de la explosión.

Sin embargo, los investigadores concluyeron que cualquier exceso de casos de cáncer se limitó a las personas vivas al momento de la explosión, y que los efectos para los nacidos en años siguientes serían demasiado pequeños.

La cofundadora del Consorcio Tularosa Basin Downwinders y una de las sobrevivientes, Tina Cordova, lamentó los resultados de la investigación, y aseguró a ABC News que el gobierno de Estados Unidos no hizo nada para monitorear las consecuencias.

La investigación se produce en momentos en que el Congreso de Estados Unidos considera una legislación que incluiría a los downwinders en Nuevo México en un programa de compensación para quienes estuvieron expuestos a la radiación.

Recomendaciones del editor