Los empleados de Google ya no pueden usar Zoom

Debido a preocupaciones relacionadas con la seguridad y potenciales vulnerabilidades, el día de hoy Google ordenó a todos sus empleados que cesen el uso de Zoom para realizar videoconferencias.

Oficinas de Google

Con esto, Google se suma a la lista de organizaciones que han vetado esta aplicación que ha ganado prominencia y polémica a partes iguales a raíz de la pandemia que se vive actualmente en el mundo. Otras empresas y organismos que han tomado esta medida son SpaceX, la NASA, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania y las agencias gubernamentales de Taiwán.

Un portavoz de Google comentó a los medios estadounidenses que esto era parte de la política que tiene la compañía de no permitir el uso de aplicaciones no autorizadas para trabajar.

“Recientemente, nuestro equipo de seguridad informó a los empleados que utilizaban el servicio de escritorio de Zoom que este ya no estaría activo en las computadoras de la empresa, pues no cumple con los estándares de seguridad para las aplicaciones utilizadas por nuestros empleados. Los empleados que han estado usando Zoom para permanecer en contacto con familiares y amigos pueden seguir haciéndolo a través de un navegador o con un teléfono”, detalló el portavoz.

Zoom ha experimentado un auge que elevó su número de usuarios de 10 millones a 200 millones en el espacio de un mes. Esto a su vez ha acarreado problemas como el ahora conocido como “zoombombing”, además de nuevas medidas de seguridad como accesos más controlados por medio de salas de espera y contraseñas. No obstante, ya se han entablado varias demandas en contra de la compañía relacionadas con reportes de que esta comparte información con terceros.

Zoom se ha comprometido a reforzar su seguridad y ha pedido paciencia. “No diseñamos este producto sabiendo que en cuestión de semanas todo el mundo de pronto iba a estar trabajando, estudiando y socializando desde casa”, escribió Eric Yuan, director de la compañía, en una reciente publicación de blog.

Recomendaciones del editor