Skip to main content

El cambio climático nos dejará sin el café de las mañanas

El café es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo, sin embargo, el cambio climático podría poner en peligro su continuidad.

De acuerdo con un estudio reciente realizado por científicos en Suiza que evaluaron los impactos potenciales del cambio climático en el café, los anacardos y los aguacates, el calentamiento global podría afectar de manera muy negativa a estos cultivos comercializados a nivel mundial.

Según el estudio, las proyecciones de varios modelos climáticos globales previstas para 2050 podrían dar como resultado, entre muchas otras catástrofes, una disminución significativa en la cantidad de tierra adecuada para cultivar estos alimentos en algunas de las principales regiones donde se cosechan actualmente. Las temperaturas más altas dificultan la producción de café, lo que podría afectar tanto a los productores como a los consumidores de todo el mundo.

Brasil, que actualmente es el mayor productor de café en el planeta, podría ver disminuir su tierra de cultivo en 79 por ciento. Colombia también tendría una pérdida sustancial en la extensión de su tierra cafetalera.

Algunas regiones podrían  beneficiarse del cambio climático

El estudio también refleja que los impactos no se distribuirán de manera uniforme y que incluso algunas regiones podrían beneficiarse del cambio climático. Por ejemplo, ciertas partes de China, Argentina y EE.UU. podrían volverse aptas para el cultivo de la planta de café.

Un estudio sobre el consumo de cafeína llevado a cabo en 57 países revela que el café es la bebida con este estimulante más consumida en Europa, Canadá, Corea del Sur y Brasil. Otros grandes consumidores son Estados Unidos y América Latina.

Recomendaciones del editor