Skip to main content

El telescopio James Webb obtiene una vista de la ballena blanca

Estudiar otros planetas es difícil no solo porque están muy lejos, sino también porque pueden tener propiedades que hacen que tomar lecturas sea mucho más difícil. Aquí en nuestro sistema solar, solo tenemos escasa información sobre la superficie de Venus porque su gruesa atmósfera hace que sea difícil de ver. Al estar a 50 años luz de distancia, el planeta GJ 1214 b ha demostrado ser igualmente complicado, desafiando 15 años de intentos de observaciones debido a su naturaleza nebulosa.

Pero ahora, el Telescopio Espacial James Webb ha podido mirar en la atmósfera del planeta por primera vez, revelando los secretos de este misterioso lugar. Es conocido como un mini-Neptuno porque tiene una atmósfera espesa y capas de hielo como Neptuno. Solo alrededor de tres veces el diámetro de la Tierra, el planeta probablemente tiene mucha agua, pero se encuentra en la atmósfera, no en la superficie, debido a su alta temperatura superficial.

El concepto de este artista representa el planeta GJ 1214 b, un "mini-Neptuno" con lo que probablemente sea una atmósfera húmeda y brumosa. Un nuevo estudio basado en observaciones del telescopio Webb de la NASA proporciona información sobre este tipo de planeta, el más común en la galaxia.
El concepto de este artista representa el planeta GJ 1214 b, un «mini-Neptuno» con lo que probablemente sea una atmósfera húmeda y brumosa. Un nuevo estudio basado en observaciones del telescopio Webb de la NASA proporciona información sobre este tipo de planeta, el más común en la galaxia.

Este vapor de agua puede haber contribuido a la nebulosidad de la atmósfera, lo que dificultó las observaciones. Sin embargo, el principal compuesto culpable que causa la reflectividad sigue siendo desconocido. «El planeta está totalmente cubierto por algún tipo de neblina o capa de nubes», dijo la autora principal Eliza Kempton de la Universidad de Maryland en un comunicado. «La atmósfera permaneció totalmente oculta para nosotros hasta esta observación».

Para observar el planeta, los investigadores utilizaron el Instrumento de Infrarrojo Medio de Webb (MIRI), que puede ver las variaciones de temperatura en todo el planeta, mostrando las diferencias entre el lado diurno caliente que siempre se enfrenta a la estrella y el lado nocturno más frío que siempre mira hacia el espacio. Además de aprender sobre la composición de la atmósfera, los científicos también pudieron determinar que la temperatura promedio del planeta es de 230 grados centígrados.

Esto muestra cómo las nuevas herramientas son capaces de romper algunas de las nueces duras en la investigación de exoplanetas, según los expertos que describieron el planeta como una «ballena blanca de caracterización de la atmósfera de exoplanetas».

«Durante la última década, lo único que realmente sabíamos sobre este planeta era que la atmósfera estaba nublada o brumosa», dijo Rob Zellem, investigador de exoplanetas en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California. «Este documento tiene implicaciones realmente interesantes para interpretaciones climáticas detalladas adicionales, para observar la física detallada que ocurre dentro de la atmósfera de este planeta».

La investigación se publica en la revista Nature.

Diego Bastarrica
Diego Bastarrica es periodista y docente de la Universidad Diego Portales de Chile. Especialista en redes sociales…
James Webb captura el borde de la hermosa Nebulosa Cabeza de Caballo
telescopio espacial james webb nebulosa cabeza de caballo cola

Una nueva imagen del telescopio espacial James Webb muestra la vista infrarroja más nítida hasta la fecha de una parte de la famosa Nebulosa Cabeza de Caballo, una icónica nube de polvo y gas que también se conoce como Barnard 33 y se encuentra a unos 1.300 años luz de distancia.

La Nebulosa Cabeza de Caballo es parte de una gran nube de gas molecular llamada Orión B, que es una región de formación estelar muy concurrida donde están naciendo muchas estrellas jóvenes. Esta nebulosa se formó a partir de una nube de material que se derrumba y que está iluminada por una estrella brillante y caliente ubicada cerca. La imagen muestra la parte superior de la nebulosa, atrapando la sección que forma la "crin del caballo".
El telescopio espacial James Webb de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense ha capturado las imágenes infrarrojas más nítidas hasta la fecha de uno de los objetos más distintivos de nuestros cielos, la Nebulosa Cabeza de Caballo. Estas observaciones muestran una parte de la icónica nebulosa bajo una luz completamente nueva, capturando su complejidad con una resolución espacial sin precedentes. ESA/Webb, NASA, CSA, K. Misselt (Universidad de Arizona) y A. Abergel (IAS/Universidad Paris-Saclay, CNRS)
Esta imagen fue tomada con el instrumento NIRCam de Webb, que mira en la longitud de onda del infrarrojo cercano (justo más allá del rango de lo que es visible para el ojo humano). Muestra muchas galaxias de fondo y estrellas brillantes, así como la nube de material en la parte inferior.

Leer más
James Webb captura los vientos galácticos de las estrellas recién nacidas
james webb captura vientos galacticos estrellas recien nacidas gal  cticos

Un nuevo e impresionante par de imágenes del telescopio espacial James Webb muestran una nueva vista de una galaxia familiar. Messier 82 es una famosa galaxia con brotes de formación estelar, llena de formación estelar brillante y activa, y los científicos están utilizando Webb para estudiar cómo nacen las estrellas en las condiciones de ajetreo en el centro de la galaxia.

Los astrónomos utilizaron el instrumento NIRCam de Webb para observar la galaxia, y al dividir los datos resultantes en longitudes de onda más cortas y más largas, se pueden ver diferentes características que se seleccionan en la bulliciosa y activa región donde se están formando las estrellas.
Esta imagen del instrumento NIRCam (cámara de infrarrojo cercano) de Webb muestra el centro de M82 con un nivel de detalle sin precedentes. Con la resolución de Webb, los astrónomos pueden distinguir fuentes pequeñas, brillantes y compactas que son estrellas individuales o cúmulos estelares. Obtener un recuento preciso de las estrellas y cúmulos que componen el centro de M82 puede ayudar a los astrónomos a comprender las diferentes fases de la formación estelar y las líneas de tiempo de cada etapa. NASA, ESA, CSA, STScI, A. Bolatto (UMD)
Esta imagen del instrumento NIRCam (Cámara de Infrarrojo Cercano) de Webb muestra el viento galáctico de M82 a través de la emisión de moléculas químicas de hollín conocidas como hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP). Los HAP son granos de polvo muy pequeños que sobreviven en temperaturas más frías, pero se destruyen en condiciones de calor. La estructura de la emisión se asemeja a la del gas caliente e ionizado, lo que sugiere que los HAP pueden reponerse mediante la ionización continua del gas molecular. NASA, ESA, CSA, STScI, A. Bolatto (UMD)
"M82 ha obtenido una variedad de observaciones a lo largo de los años porque puede considerarse como la galaxia prototípica con estallido estelar", dijo Alberto Bolatto, autor principal de la investigación, en un comunicado. "Tanto el telescopio espacial Spitzer como el Hubble han observado este objetivo. Con el tamaño y la resolución de Webb, podemos mirar esta galaxia de formación estelar y ver todos estos nuevos y hermosos detalles".

Leer más
Descubren una súper Tierra ubicada a 137 años luz de nosotros
Una ilustración de cómo luciría el TOI-715.

Un equipo de astrónomos encabezados por Georgina Dransfield, de la Universidad de Birmingham en Reino Unido, descubrió un exoplaneta rocoso similar a la Tierra y que se ubica a unos 137 años luz de nosotros.

El planeta, llamado TOI-715, fue ubicado por la sonda TESS de la NASA, cuyas siglas significan Transiting Exoplanet Survey Satellite, en español Satélite de Vigilancia de Exoplanetas en Tránsito.

Leer más