Skip to main content

La NASA reiniciará las caminatas espaciales en la ISS tras el susto de seguridad

La NASA ha dado luz verde para reiniciar las caminatas espaciales lideradas por Estados Unidos fuera de la Estación Espacial Internacional (ISS) tras la finalización de una investigación sobre un incidente grave que ocurrió durante una caminata espacial en marzo.

Esto significa que la próxima caminata espacial de la NASA podría tener lugar a mediados de noviembre, dijo la agencia espacial esta semana.

La NASA decidió detener las operaciones fuera de la ISS después de una caminata espacial en la que apareció una fina capa de humedad dentro del casco del astronauta Matthias Maurer.

Una investigación reveló que hasta el 50% de la visera de Maurer había sido cubierta de agua, con humedad adicional encontrada en una almohadilla de absorción en la parte posterior de su casco.

Caminata espacial

Aunque el caso de Maurer no se consideró una emergencia en ese momento, la NASA lo describió como una «llamada cercana» y, por lo tanto, decidió detener las caminatas espaciales hasta que pudiera determinar la causa.

Las muestras de agua tomadas del casco y algunos equipos del traje espacial fueron devueltas a la Tierra para su análisis.

«Durante la investigación, el equipo de la estación espacial completó una prueba detallada, desmontaje y evaluación de las muestras de agua y el hardware del traje para determinar qué llevó al agua observada, que era más de lo normal, en el casco», dijo la NASA esta semana.

No se encontraron fallas de hardware dentro del traje, lo que llevó a los investigadores a concluir que el agua probablemente apareció en el casco debido a «varias variables, como el esfuerzo de la tripulación y la configuración de enfriamiento de la tripulación [que] llevaron a la generación de cantidades comparativamente mayores de lo normal de condensación dentro del sistema».

En respuesta a sus hallazgos, la NASA ha actualizado varios procedimientos operativos para tales situaciones y ha agregado nuevo hardware para minimizar los escenarios que podrían conducir a la acumulación de agua.

«La seguridad de la tripulación es la principal prioridad de la NASA y nuestros socios internacionales», dijo Kathryn Lueders, administradora asociada de la Dirección de Misiones de Operaciones Espaciales de la NASA. «Estoy orgulloso del trabajo de la estación espacial y los equipos de tierra para mantener seguros a los miembros de nuestra tripulación, por tomarse el tiempo necesario para cerrar la investigación y por encontrar continuamente formas de mitigar los riesgos en los vuelos espaciales tripulados».

Desde que la NASA detuvo las caminatas espaciales lideradas por Estados Unidos en mayo, solo tres han tenido lugar fuera de la ISS, en su mayoría con cosmonautas rusos.

Cuando se lleve a cabo la próxima caminata espacial, se espera que los astronautas de la NASA continúen con el trabajo de despliegue de nuevos paneles solares para la estación como parte del trabajo en curso para mejorar el suministro de energía del puesto orbital.

Para algunos, la experiencia de Maurer trajo a la mente un incidente casi catastrófico que ocurrió durante una caminata espacial de la ISS en 2013.

El astronauta italiano Luca Parmitano estaba trabajando fuera de la estación cuando el agua comenzó a aparecer en su casco. Más tarde describió cómo gotas de agua comenzaron a entrar en su nariz, boca y ojos, lo que dificultaba ver su entorno y, lo que es más preocupante, respirar.

Gracias a su entrenamiento minucioso, Parmitano pudo mantener la calma y encontrar su camino de regreso a la esclusa de aire y la seguridad. Una investigación posterior atribuyó la causa a una bomba de ventilador contaminada dentro del traje espacial.

Recomendaciones del editor