Skip to main content

Hábitat lunar inflable podría mantener a gusto a los futuros exploradores

Hay un creciente interés en enviar misiones tripuladas a la Luna, y no solo por unos días como sucedió bajo el programa Apolo, sino por períodos más largos de semanas o incluso meses. Para una misión a largo plazo como esta, cualquier tripulación de astronautas necesitaría un hábitat donde pudieran vivir y trabajar durante su tiempo en la superficie lunar, por lo que se requerirá un nuevo tipo de estructura lunar. ¿Cuál es la mejor manera de construir un hábitat lunar? Esa es una pregunta que varias agencias espaciales y compañías privadas están reflexionando. La Agencia Espacial Europea (ESA) compartió recientemente una idea, que es crear una base lunar inflable.

La idea es prefabricar estructuras livianas que podrían empacarse en un espacio pequeño para el transporte, y luego inflarse una vez que una tripulación llegue a la luna. Las estructuras estarían enterradas bajo varios metros de suelo lunar, llamado regolito, para proteger a los astronautas y sus equipos de la radiación. Y en la superficie, se colocarían espejos que rastrearían el sol y lo reflejarían hacia un invernadero donde se podrían cultivar plantas para producir oxígeno.

Una visión de un futuro asentamiento lunar ensamblado a partir de hábitats inflables semienterrados. Ubicados junto a los polos lunares en regiones de iluminación solar casi perpetua, los espejos colocados sobre cada hábitat reflejarían la luz solar en los invernaderos dentro de los hábitats en forma de rosquilla.

El diseño, de la empresa austriaca Pneumocell, fue presentado recientemente a la ESA y tiene varias ventajas sobre otros conceptos de hábitat. Una gran ventaja es la naturaleza liviana de las estructuras inflables, ya que hay límites de peso estrictos en lo que se puede lanzar al espacio y más peso requiere más combustible y un cohete más grande. Otra ventaja es la modularidad del sistema, que permite agregar diferentes estructuras según sea necesario para varias misiones.

En su informe sobre el proyecto, Pneumocell dice que el hábitat podría lanzarse con cohetes actualmente disponibles. «Verificamos cuál de las naves espaciales existentes o planificadas podría usarse para transportar el material y los astronautas al sitio lunar, donde se debería construir el hábitat», afirma el informe. «Si bien la nave espacial SpaceX sería claramente capaz de transportar los componentes necesarios a la Luna, nuestro concepto también podría realizarse con la ayuda de cohetes más pequeños como el Ariane-64, en combinación con el planeado European Large Logistics Lander».

El informe afirma que el siguiente paso sería construir un prototipo del hábitat en la Tierra para verificar su rendimiento en condiciones del mundo real.

Recomendaciones del editor