Skip to main content

La generación 1978 de la NASA cambió la exploración espacial

Entrevista realizada por de DT en inglés:

Cuando miras hacia atrás en la larga historia de los vuelos espaciales tripulados, un grupo se destaca por su desafío radical a la sabiduría convencional de quién podría convertirse en astronauta. La clase de astronautas de la NASA de 1978 vio no solo a sus primeras mujeres y personas de color trabajando como astronautas como Sally Ride y Guy Bluford, sino también a la primera astronauta asiático-americana, El Onizuka, la primera astronauta judía estadounidense, Judy Resnik, y la primera astronauta LGBT, una vez más Sally Ride.

Un nuevo libro, The New Guys: The Historic Class of Astronauts That Broke Barriers and Changed the Face of Space Travel, narra la historia de esta clase y su impacto tanto en la NASA como en las percepciones del mundo en general sobre quién podría ser un astronauta. Hablamos con la autora, Meredith Bagby, sobre este notable grupo de personas y cómo cambiaron la cara de los vuelos espaciales humanos.

Rompiendo el molde

A lo largo de los años 50 y 60, la NASA eligió casi exclusivamente pilotos de combate para su programa de vuelos espaciales tripulados, el Proyecto Mercury. Eso significaba que no solo los grupos de astronautas como los famosos Mercury Seven estaban compuestos completamente por hombres blancos, sino que también provenían de antecedentes militares muy similares.

Hubo pioneros tempranos como el Mercury 13, un grupo de mujeres que se entrenaron para vuelos espaciales pero nunca volaron en una misión de la NASA, o los pilotos de prueba negros que solicitaron, pero fueron pasados por alto para el entrenamiento de astronautas. Pero a lo largo de este período, la cara de los vuelos espaciales estadounidenses permaneció firmemente blanca y masculina.

Foto con los astronautas incluidos en el programa Proyecto Mercury de la NASA
Los primeros astronautas de la NASA fueron (desde la izquierda) Wally Schirra, Alan Shepard, Deke Slayton, Gus Grissom, John Glenn, Gordon Cooper y Scott Carpenter, todos hombres blancos de la NASA. 

Este enfoque comenzó a cambiar con la aprobación de la Ley de Igualdad de Derechos en 1972, que prohibió la discriminación basada en el sexo o la raza y obligó a la NASA a considerar las solicitudes de una gama más amplia de personas. Estos cambios dieron lugar a la clase del 78: los 35 miembros del Grupo 8 de Astronautas de la NASA que eran conocidos coloquialmente como los Chicos Nuevos.

«Esta fue la primera vez que la NASA contrató a mujeres y personas de color», explicaron los astronautas, explicó Bagby. «Y eso fue un gran problema».

Este grupo también era diferente de las clases anteriores en términos de antecedentes y enfoque. «Casi la mitad de ellos eran civiles. No eran parte del ejército», dijo Bagby. «Entonces, por primera vez, tenías a este gran grupo de científicos entrando, y tenían una perspectiva diferente a la de los pilotos de pruebas militares».

Con la llegada del transbordador espacial, las misiones de la NASA tenían más espacio en misiones para otros miembros de la tripulación además de los pilotos. Estos lugares adicionales fueron entregados a investigadores científicos, llamados especialistas de misión, para darse cuenta del potencial de la investigación científica realizada en el espacio. Esta diferencia en los antecedentes vino con una diferencia en los puntos de vista políticos. «Si los pilotos de prueba eran los que luchaban en Vietnam, entonces estos tipos eran los que protestaban por Vietnam», dijo Bagby. «Así que era una energía totalmente diferente».

Astronautas negros de la clase de 1978 de la NASA
Los primeros hombres negros seleccionados por la NASA como astronautas en la Clase de 1978: Ronald E. McNair, izquierda, Guion S. Bluford y Frederick D. Gregory NASA 

Incluso como especialistas de la misión, los astronautas tenían que alcanzar un nivel muy alto de condición física para poder volar. Para algunos de la clase 78 de la NASA, como la as del tenis Sally Ride o la atlética Kathy Sullivan, eso presentó poco obstáculo. Pero algunas de las otras mujeres tuvieron que entrenar duro por primera vez en sus vidas, en una cultura donde rara vez se animaba a las mujeres a hacer ejercicio. Eso era necesario para que manejaran los rigores físicos de trabajar en el espacio, haciendo tareas como caminatas espaciales.

«La caminata espacial es una actividad muy física», dijo Bagby. «Kathy Sullivan, que fue la primera mujer estadounidense caminante espacial y también formó parte de esta clase, es una atleta fantástica y creo que eso la ayudó a convertirse en una buena caminante espacial. Porque es realmente físico y agotador, y lleva una eternidad. Básicamente es construcción en el espacio».

Otro desafío para la clase fue tratar con los medios de comunicación, que estaban fascinados por el concepto de mujeres astronautas y a menudo hacían preguntas ridículas e invasivas. Desde ser interrogadas sobre sus rutinas de maquillaje y cuidado del cabello hasta tener que defenderse de las preguntas sobre sus vidas sexuales, las mujeres de la clase tuvieron que aprender a manejar estar en el centro de atención nacional, así como los aspectos desafiantes de sus trabajos.

Sally Ride durante la misión STS-7 de la NASA.
La astronauta Sally K. Ride, especialista de la misión STS-7, se comunica con los controladores de tierra desde la cubierta de vuelo del transbordador espacial Challenger en órbita terrestre. NASA

Un tema particularmente espinoso que continúa afectando a las mujeres hoy en día es el equilibrio entre la carrera y la vida familiar. La miembro de la clase Anna Fisher estaba embarazada mientras entrenaba y fue al espacio por primera vez poco después de dar a luz a su primer hijo, convirtiéndola en la primera madre en el espacio.

Particularmente para las madres, todavía existe la expectativa de que las mujeres siempre pondrán a sus hijos primero, lo que puede estar en desacuerdo con una carrera en el espacio. «Creo que las mujeres todavía se sienten divididas entre la familia y la carrera de una manera que los hombres no lo hacen», dijo Bagby. Luego está la cuestión de los riesgos inherentes del trabajo que tienen que considerar. «También es un gran peligro para tomar. Si eres el cuidador principal y estás perdido, es una gran pérdida para la familia».

Houston, aún no hemos llegado a ese punto

Hay lecciones sobre la diversidad entre sus astronautas que la NASA todavía está aprendiendo. Incluso hoy en día, los negros, asiáticos, hispanos e indígenas americanos están sorprendentemente subrepresentados entre los astronautas, y las mujeres son una minoría tanto en el cuerpo de astronautas como en la NASA en general. Otra área en la que los astronautas finalmente se están diversificando es en términos de discapacidad, con la Agencia Espacial Europea nombrando recientemente a su primer astronauta discapacitado.

El ímpetu para diversificar los astronautas no se trata sólo de un imperativo moral para una mayor representación, sino también de una forma de satisfacer las necesidades prácticas. Los astronautas que tienen condiciones que cuentan como discapacidades en la Tierra, como los amputados sin piernas, pueden tener ventaja en el espacio en comparación con otros. Y las mujeres, que en promedio son más pequeñas y comen menos que los hombres, podrían ser más adecuadas para las misiones espaciales a largo plazo.

«Todos pensaban que había un tipo de persona que podía hacerlo bien en el espacio, y que eran hombres fuertes que eran atléticos y tenían las ‘cosas correctas’. Pero simplemente no es cierto. Cualquiera puede hacerlo bien en el espacio», dijo Bagby. «Nos estamos dando cuenta de que todas estas diferencias y diversidades que tenemos son en realidad grandes fortalezas».

La tripulación de la misión Artemisa II de la NASA (de izquierda a derecha): los astronautas de la NASA Christina Hammock Koch, Reid Wiseman (sentado), Victor Glover y el astronauta de la Agencia Espacial Canadiense Jeremy Hansen.
La tripulación de la misión Artemisa II de la NASA (de izquierda a derecha): los astronautas de la NASA Christina Hammock Koch, Reid Wiseman (sentado), Victor Glover y el astronauta de la Agencia Espacial Canadiense Jeremy Hansen. NASA

La NASA se ha comprometido recientemente a aterrizar a la primera mujer y persona de color en la luna como parte del programa Artemisa. Bagby vinculó ese compromiso con el reconocimiento por parte de la NASA del movimiento de protesta de los estadounidenses negros en la década de 1960 que estaban frustrados por el gasto del gobierno en el programa Apolo mientras descuidaban a las comunidades de color, ejemplificado en el poema de palabra hablada de Gil Scott-Heron Whitey On the Moon. «Es responder a esta vieja herida y ser realmente específico sobre la promesa», dijo Bagby.

La necesidad de un cuerpo de astronautas diverso golpea el corazón de uno de los mayores impulsos para la exploración espacial: encontrar una manera de vivir en otros planetas, lo que algún día puede ser una necesidad. «Si vamos a aprender a vivir fuera de la Tierra, tenemos que descubrir cómo llevarnos a todos allí», dijo Bagby.

Con todas las dificultades de enviar humanos al espacio, algunas personas han argumentado que ni siquiera deberíamos intentarlo. En cambio, para lugares como Marte, deberíamos centrarnos en la exploración robótica, que es menos costosa y mucho menos riesgosa para las personas involucradas.

Sin embargo, incluso con las dificultades, los riesgos y los costos, Bagby sostiene que hay algo tremendamente valioso e inspirador en ver a la gente viajar a las estrellas. «Creo que realmente vale la pena», dijo. «Ver a un robot ir al espacio es una cosa, pero ver a un humano ir al espacio evoca un conjunto totalmente diferente de emociones y aspiraciones».

Recomendaciones del editor

La cámara de energía oscura captura el magnífico glóbulo de la ‘Mano de Dios’
la mano de dios espacio

Esta estructura nublada y ominosa es CG 4, un glóbulo cometario apodado 'Mano de Dios'. CG 4 es uno de los muchos glóbulos cometarios presentes en la Vía Láctea, y la forma en que estos objetos adquieren su forma distintiva sigue siendo un tema de debate entre los astrónomos. Procesamiento de imágenes CTIO/NOIRLab/DOE/NSF/AURA: T.A. Rector (Universidad de Alaska Anchorage/NOIRLab de NSF), D. de Martin y M. Zamani (NOIRLab de NSF)
Una nueva e impresionante imagen de la Cámara de Energía Oscura (DECam) muestra las estructuras brillantes de la Nebulosa de la Goma iluminadas por las estrellas calientes y masivas tachonadas a lo largo de esta nube de polvo y gas. Situada a 1.300 años luz de distancia en la constelación de Puppis, esta imagen destaca una estructura de forma inusual en la nebulosa que parece una mano que se extiende hacia el espacio. Apodada "Mano de Dios", la estructura es un tipo de objeto llamado glóbulo cometario.

Un glóbulo cometario es una nube particularmente densa de polvo y gas con una forma inusual similar a la de un cometa. Tienden a tener una cabeza compacta, con una larga cola trasera, como los cometas de los que reciben su nombre. Pero mientras que los cometas están hechos de roca y hielo, y tienen colas debido a la sublimación del hielo a medida que el cometa se acerca a una estrella caliente, los glóbulos cometarios obtienen sus colas a través de un proceso diferente. También son mucho, mucho más grandes. En este caso, el glóbulo de la Mano de Dios tiene una cabeza enorme de 1,5 años luz de diámetro, y su cola mide ocho años luz de largo.

Leer más
Habitantes de la Tierra: se viene una tormenta geomagnética severa
tormenta geomagnetica severa geomagn  tica

El Centro de Predicción de Clima Espacial (SWPC) de la NOAA ha advertido este viernes en su cuenta en X de la probabilidad de que se produzca una "tormenta geomganética severa" que viene del Sol este fin de semana.

"Al menos siete eyecciones de masa coronal (CME) dirigidas a la Tierra están en tránsito" procedentes de una región de manchas solares en plena actividad, coincidiendo con el pico del ciclo solar.

Leer más
¿Qué pasaría si la Luna desapareciera?
La imagen muestra a la Luna vista desde la Tierra.

¿Qué pasaría si la Luna desapareciera? La pregunta puede parecer ociosa, pues nada apunta a que nuestro satélite vaya a desaparecer. Sin embargo, comprender qué efectos comenzarían a desatarse en nuestro planeta en un escenario de esta magnitud permite entender el papel trascendental que juega la Luna en nuestro planeta, y por qué las ideas de usarla para colocar publicidad son una absoluta estupidez.
Mareas completamente diferentes

La idea más común que se tiene al pensar en el catastrofista escenario de la desaparición lunar es que dejaríamos de tener mareas. Esto es falso, pues la Luna no es el único astro que produce las mareas, pues también lo hace el Sol, aunque con una fuerza menor.

Leer más