Skip to main content

La NASA destaca los desafíos de los diseñadores de trajes espaciales de próxima generación

«Un traje espacial es básicamente un entorno autónomo», dice Don Barker, líder de arquitectura de trajes en la NASA, en un video publicado por la agencia espacial esta semana. «Es una mini nave espacial que está fuertemente enrollada alrededor de un cuerpo humano».

El video analiza algunos de los desafíos que enfrentan la NASA y sus socios cuando se trata de diseñar los trajes espaciales de próxima generación para misiones tripuladas a la Luna en los próximos años, y los primeros viajes de astronautas a Marte a fines de la década de 2030 o principios de la década de 2040.

Spacesuits for Artemis: Moon Dust and Mobility

Cuando se trata de las misiones lunares, el mayor desafío que enfrentan los diseñadores de trajes espaciales es encontrar la manera de retener la movilidad del traje mientras protegen al usuario contra el polvo peligroso.

«Cuando tu vida depende de un buen sello y telas que funcionen perfectamente, el polvo es un gran problema», dijo la NASA en el video.

Barker explica que el polvo en la luna es diferente al polvo de la Tierra. «El regolito lunar parece que es un material de grano fino cuando ves las imágenes de las botas Apolo en él … Pero vas a ver en cualquier lugar, desde formas de roca rotas hasta formas de vidrio fracturado, eso es lo que parece bajo el microscopio, de un rango de tamaño de partícula tan pequeño que se mete en todo». Y sí, esos fragmentos pueden dañar las telas.

La NASA señala que mientras que los astronautas en las misiones Apolo de hace 50 años solo necesitaban que sus trajes duraran unos pocos paseos lunares, las próximas misiones a la Luna y Marte podrían durar semanas, meses o incluso años, por lo que los trajes deben ser lo suficientemente duraderos como para manejar una larga exposición al polvo lunar.

Las posibles soluciones incluyen agregar una capa protectora especial o cargar los trajes para repeler el polvo, aunque la investigación está en curso.

¿Quién hace los trajes?

El mes pasado, la NASA otorgó contratos para el diseño de trajes espaciales a dos compañías, Axiom Space, con sede en Texas, y Collins Aerospace, con sede en Carolina del Norte.

Collins Aerospace está trabajando con Oceaneering e ILC Dover, que diseñaron el traje espacial utilizado por los astronautas lunares hace cinco décadas, así como para caminatas espaciales fuera de la Estación Espacial Internacional (ISS) en tiempos más recientes.

Los nuevos trajes espaciales se utilizarán para futuras caminatas espaciales fuera de la ISS, pero, lo que es más importante, también se utilizarán para la misión Artemis III que tiene como objetivo poner a la primera mujer y la primera persona de color en la superficie lunar antes del final de esta década. Si ese aterrizaje se realiza sin problemas, los astronautas posteriores que permanezcan durante períodos más largos en bases lunares especialmente construidas también usarán los trajes.

Recomendaciones del editor