Skip to main content

El telescopio Hubble atrapa una estrella caníbal en el momento de muerte

Un impresionante registro capturó el Telescopio Espacial Hubble en las profundidades del espacio exterior, ya que rescató la imagen de una estrella enana blanca en pleno proceso de su muerte mientras realizaba un acto de canibalismo.

El registro analiza las propiedades espectrales de la estrella enana blanca G238-44 devorando material rocoso y helado de su propio sistema.

La enana blanca es todo lo que queda después de que una estrella similar al Sol haya agotado su combustible nuclear y expulsado la mayor parte de su material exterior, diezmando objetos en el sistema planetario que la orbitan.

Los datos de archivo del Telescopio Espacial Hubble de la NASA y otros observatorios de la NASA fueron esenciales para diagnosticar este caso de canibalismo cósmico. Los hallazgos ayudan a describir la naturaleza violenta de los sistemas planetarios evolucionados y pueden informar a los astrónomos sobre la composición de los sistemas recién formados.

«Nunca hemos visto este tipo de objetos acrecentándose sobre una enana blanca al mismo tiempo», dijo Ted Johnson, investigador principal y reciente graduado de licenciatura de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA). «Al estudiar estas enanas blancas, esperamos obtener una mejor comprensión de los sistemas planetarios que aún están intactos».

«La vida tal como la conocemos requiere un planeta rocoso cubierto con una variedad de elementos como carbono, nitrógeno y oxígeno», dijo Benjamin Zuckerman, profesor y coautor de UCLA. «Las abundancias de los elementos que vemos en esta enana blanca parecen requerir tanto un cuerpo rocoso como un cuerpo padre rico en volátiles, el primer ejemplo que hemos encontrado entre los estudios de cientos de enanas blancas».

Este estudio confirma la verdadera escala de esta violenta fase caótica, mostrando que dentro de los 100 millones de años posteriores al comienzo de su fase de enana blanca, la estrella es capaz de capturar y consumir simultáneamente material de su cinturón de asteroides y regiones similares al cinturón de Kuiper.

La masa total estimada finalmente engullida por la enana blanca en este estudio puede no ser más que la masa de un asteroide o una luna pequeña. Si bien la presencia de al menos dos objetos que la enana blanca está consumiendo no se mide directamente, es probable que uno sea rico en metales como un asteroide y otro sea un cuerpo helado similar a lo que se encuentra en la periferia de nuestro sistema solar en el cinturón de Kuiper.

El canibalismo de las enanas blancas ofrece una oportunidad única para desarmar planetas y ver de qué estaban hechos cuando se formaron por primera vez alrededor de la estrella.

El equipo midió la presencia de nitrógeno, oxígeno, magnesio, silicio y hierro, entre otros elementos. La detección de hierro en una abundancia muy alta es evidencia de núcleos metálicos de planetas terrestres, como la Tierra, Venus, Marte y Mercurio. Las abundancias inesperadamente altas de nitrógeno los llevaron a concluir la presencia de cuerpos helados. «La mejor opción para nuestros datos fue una mezcla casi dos a uno de material similar a Mercurio y material similar a un cometa, que se compone de hielo y polvo», dijo Johnson. «El metal de hierro y el hielo de nitrógeno sugieren condiciones muy diferentes de formación planetaria. No hay ningún objeto conocido del sistema solar con tanto de ambos».

Recomendaciones del editor