Los desafíos que superó Ingenuity durante segundo vuelo en Marte

El helicóptero Ingenuity de la NASA completó con éxito su segundo vuelo en la atmósfera de Marte con una duración de 51.9 segundos, casi 20 más que el intento inaugural.

Además de un mayor tiempo, el vuelo del 22 de abril sumó otros desafíos, como una mayor altitud y un movimiento lateral.

“La telemetría de ingeniería que hemos recibido y analizado nos dice que el vuelo cumplió con las expectativas y que nuestro modelo previo por computadora ha sido preciso”, dijo Bob Balaram, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

En la segunda prueba de vuelo en el aeródromo “Wright Brothers Field”, Ingenuity despegó a las 5:33 a.m. ET (2:33 a.m. PT) y alcanzó una altura de 16 pies (5 metros); superó los 10 pies (3 metros) del intento anterior.

La NASA informó que después de permanecer suspendido por un instante, el sistema de control de vuelo realizó una ligera inclinación (5 grados), lo que permitió que la nave se desplazara 7 pies (2 metros) de manera lateral.

“El helicóptero se detuvo, se quedó inmóvil e hizo giros para apuntar su cámara en diferentes direcciones. […] Suena simple, pero hay muchas incógnitas sobre cómo volar un helicóptero en Marte”, afirmó Håvard Grip, piloto jefe de Ingenuity en JPL.

Operar un avión de manera controlada en Marte es mucho más difícil que volar uno en la Tierra. Aunque la gravedad en Marte es cerca de un tercio que la de la Tierra, el helicóptero debe volar con la ayuda de una atmósfera que tiene alrededor del 1 por ciento de la densidad de su símil terrestre.

La NASA informó que tras el exitoso segundo vuelo, el equipo de Ingenuity considerará cuál es la mejor manera de expandir los próximos vuelos para adquirir datos aeronáuticos adicionales.

Recomendaciones del editor