Skip to main content

Hazaña científica: usan potentes láseres para desviar los rayos

El uso de láseres para desviar rayos potencialmente dañinos puede sonar como ciencia ficción, pero algunas personas inteligentes al otro lado del charco aparentemente han logrado tal hazaña.

La tecnología, si se desarrolla completamente, sería más efectiva que la barra Franklin utilizada durante mucho tiempo y, por lo tanto, podría convertirse en una valiosa medida de protección para sitios como centrales eléctricas, aeropuertos y plataformas de lanzamiento.

Un equipo de investigación dirigido por el físico Aurélien Houard de la École Polytechnique en Palaiseau, Francia, pasó tiempo experimentando con láseres en una montaña suiza con una torre de telecomunicaciones, que, tal vez no sea sorprendente, ve un poco de relámpagos en su camino.

La investigación consistió en apuntar pulsos potentes desde un láser de teravatios de alta tasa de repetición hacia nubes de tormenta cerca de la montaña. Se utilizaron cámaras de alta velocidad para ver lo que sucedió, con imágenes de un rayo que muestran el rayo siguiendo al láser durante unos 50 metros.

Según el equipo, disparar el pulso láser ioniza las moléculas de aire para producir un canal altamente conductor de plasma para que fluya la descarga eléctrica.

«Las varillas de metal [Franklin] se usan en casi todas partes para proteger de los rayos, pero el área que pueden proteger está limitada a unos pocos metros o decenas de metros», dijo Houard en comentarios reportados por The Guardian. «La esperanza es extender esa protección a unos pocos cientos de metros si tenemos suficiente energía en el láser».

El equipo dijo que aunque ya se ha realizado una buena cantidad de investigación sobre el tema en los últimos 20 años, «este es el primer resultado de campo que demuestra experimentalmente un rayo guiado por láseres».

Añadió: «Este trabajo allana el camino para nuevas aplicaciones atmosféricas de láseres ultracortos y representa un importante paso adelante en el desarrollo de una protección contra rayos basada en láser para aeropuertos, plataformas de lanzamiento o grandes infraestructuras».

Sin embargo, hay varias cosas a considerar. Por ejemplo, el potente láser podría afectar la vista de los pilotos cercanos, por lo que la dirección de los láseres tendría que planificarse cuidadosamente. Y aunque la tecnología protegería un área mayor que la ofrecida por una barra Franklin, implementar el sistema de alta tecnología costaría más dinero.

Si está interesado en sumergirse en las complejidades de la investigación, diríjase a Nature, que publicó el trabajo del equipo esta semana.

Recomendaciones del editor