Skip to main content

Así se supone que iba a ser 2022 (según el cine de ciencia ficción)

Sucede cada cierto tiempo cuando vemos alguna película antigua: vemos que los acontecimientos en la pantalla suceden en este 2022 que ahora nos deja. Muchas de ellas hablan de un tiempo distópico que, visto lo visto, no sucedió… aunque algunas bien parecen metáforas de los meses que hemos vivido. ¿Cómo iba a ser este 2022 según el cine del pasado? Lo averiguamos en la siguiente lista y comprobamos cuánto había de auténtica profecía y cuánto de pura imaginación.

Te va a interesar:

Soylent Green (1973)

La película de ciencia ficción más famosa de Charlton Heston, ambientada en una futura versión distópica de la Tierra, es El planeta de los simios (1968). Pero Soylent Green, estrenada en 1973, es mucho más sombría y —a menos que los simios se apoderen de todo en 2022—, más profética.

La película tiene lugar en un mundo futuro (bueno, presente) en el que la superpoblación, la catástrofe climática y la contaminación significan que la gente común subsiste con una dieta de obleas elaboradas por la Soylent Corporation.

El último producto de la corporación, llamado Soylent Green, es un alimento nutritivo que supuestamente está hecho con plancton oceánico, pero que (alerta de spoiler) resulta estar hecho de carne humana, tal como lo indica la famosa frase: “¡Soylent Green es gente!”.

En la vida real: el telón de la crisis climática parece estar particularmente relacionado con el dinero, incluso si las cosas no han llegado al sofocante mundo de verano durante todo el año que describe la película.

Sin embargo, la parte sobre alimentos alternativos e inusuales también suena cierta, ya sean mariscos hechos de algas rojas (servidos, al menos en un punto, en la cafetería Alphabet), carne cultivada en laboratorio, insectos o la sangrante hamburguesa imposible.

Es cierto que ninguno de ellos es de ninguna manera equivalente al canibalismo, pero también es probable que sea justo decir que no parpadearías dos veces si leyeras que una startup de Y Combinator estaba lanzando un nuevo producto de obleas que promete brindarte todos los nutrientes naturales que tu cuerpo necesita.

No obstante, ya existe una empresa de alimentos llamada Soylent que está haciendo un gran negocio. Un ejemplo de testimonio citado en su sitio web: “He comido Soylent durante 3 años. Así es como me cambió”.

The Purge (2013)

The Purge también se ambienta en 2022, pero data de 2013, por lo que el momento de su filmación fue mucho más cercano a este año que Soylent Green.

En esta cinta se presenta un Estados Unidos en el que un partido totalitario ha tomado el control y lo ha convertido en un mundo casi libre de delitos, con tasas de desempleo de alrededor de 1 por ciento.

Si eso suena mejor que la vida actual, debería equilibrarse con el hecho de que también aprobaron una ley que permite cualquier delito una noche al año. Entonces, hay de todo.

En la vida real: el crimen no se ha borrado y la pandemia ha tenido un gran impacto en el empleo, tanto en lo no planificado (empresas que luchan tras los cierres), como en lo más ordenado (muchas personas renuncian a sus trabajos para dedicarse a otras cosas). Sin embargo, el desempleo ciertamente no es de 1 por ciento.

Sería incorrecto decir que la política a veces no tiene un indicio de distopía en el 2022 real. En el lado positivo, el discurso político se trata más de si el presidente Biden debería continuar impulsando su legislación de gasto social Build Back Better frente a los desafíos, que en hacer que el asesinato sea socialmente aceptable una vez al año.

Aun así, las escenas de personas encerradas en sus casas mientras que otros con máscaras deambulan por calles en gran parte vacías podrían, francamente, provenir de cualquiera de las versiones de 202o, 2021 y 2022.

Alien Intruder (1993)

Este filme de 1993 trata sobre cuatro convictos con cadenas perpetuas que son enviados al espacio profundo en una misión de rescate dirigida por Billy Dee Williams (o al menos un personaje interpretado por él).

En el camino se les permite pasar su tiempo en entornos de RV (realidad virtual) viviendo fantasías sexuales variadas. Sin embargo, cuando una mujer misteriosa llamada Ariel aparece primero en la RA y luego en la vida real, la tripulación comienza a enfrentarse entre sí.

Piensa en ello como una mezcla de Suicide Squad, Ex Machina y el drama espacial que quieras. También usan computadoras portátiles muy gruesas de un futuro en el que la MacBook Air nunca existió. (Por otra parte, tal vez usar laptops de la década de 1990 sea una de las muchas formas en que se castiga a los futuros convictos).

En la vida real: la basura espacial es un problema real en 2022, tal como lo fue en 1993 cuando se hizo Alien Intruder. Por supuesto, en 2022 los desechos espaciales describen literalmente el problema de los detritos en órbita de los satélites y cohetes, en lugar de simplemente películas de ciencia ficción basura.

En cuanto a si Alien Intruder predijo con precisión el 2022 real, lo mejor que se puede decir es que tanto los viajes espaciales como la realidad virtual siguen siendo áreas que se están explorando. No obstante, los prisioneros no son enviados a misiones en el espacio profundo.

Asimismo, se podría decir que la trama de Alien Intruder sirve como una analogía para el mundo de las noticias falsas, en el que los conceptos que se extienden por el mundo virtual terminan por separarnos.

Sin embargo, probablemente eso no sea suficiente para elegir a Nick Stone, el escritor de Alien Intruder, como un Nostradamus moderno. En una nota positiva, Billy Dee Williams (Lando Calrissian en The Empire Strikes Back) permanece en nuestras pantallas en el 2022 real.

Time Runner (1993)

Hablando de actores que pasaron por Star Wars, en 1993 Mark Hamill interpretó a un soldado del lejano 2022 que viaja en el tiempo para salvar el mundo (“un nuevo tipo de terminator”, entona el avance de la película).

Para lograr esto, debe detener una invasión alienígena total que comienza con extraterrestres que se hacen pasar por lo que parecen ser humanos normales (una buena manera de ahorrar en el presupuesto de efectos especiales si puedes hacer que funcione).

En la vida real: realmente no podemos comentar sobre la veracidad de la pregunta: “¿Es secretamente la élite gobernante del mundo una raza de extraterrestres?”. Si acaso es cierto, no es tan descarado como en esta película.

No hay mucho que decir sobre el resto de 2022 representado en Time Runner, aparte de que parece una versión económica de cierto futuro distópico imaginado por James Cameron. Además de unos peinados más propios de los noventa, es probable que muchas otras modas de esa época estén volviendo hoy día, pero no estamos seguros de que eso cuenta como una predicción exitosa.

Geostorm (2017)

Dean Devlin, escritor y productor de Día de la Independencia (Independence Day), hizo su debut como director con esta película de 2017 sobre fenómenos meteorológicos causados ​​por satélites que controlan el clima y fueron instalados para… ¿detener los fenómenos meteorológicos anormales? Gerard Butler se apresura a tratar de evitar que estos destruyan partes del planeta.

En la vida real: debido a que Geostorm se estrenó en 2017 (aunque se filmó en 2014 y 2015) es, con mucho, la película más nueva de esta lista, lo que significa el periodo más corto entre su filmación y 2022.

Por esa razón, no es de extrañar que tenga un 2022 que se parezca más al real que algunas de las películas anteriores, siempre más especulativas.

Respecto a lo que plantea la cinta, la investigación en ingeniería climática tiene su base en la realidad, y los últimos años han destacado cada vez más lo terriblemente comunes que son los fenómenos meteorológicos extremos.

Recomendaciones del editor

Topics