Cómo cambiar el idioma de Chrome en unos pocos pasos

Que Chrome asuma -y por lo general acierte- el idioma en el que deseas recorrer internet, no significa que siempre tenga la razón. Afortunadamente, no necesitas soportar las presunciones del navegador web de Google, porque estamos aquí para mostrarte cómo puedes cambiar el idioma de Chrome y escoger el que tú prefieras.

Primero cambia la configuración de idioma

Cambiar el idioma utilizado en Chrome solo requiere unos pocos pasos, y si bien el proceso puede parecer complejo, la operación es bastante fácil de realizar. Se toman los siguientes pasos con la última versión de Chrome en Windows 10, aunque puedes aplicar el mismo procedimiento en una Mac o en un dispositivo con sistema operativo Chrome, como una Chromebook.

Captura de pantalla de configuración para cambiar el idioma de ChromePaso 1: Inicia tu navegador Chrome en tu dispositivo y ve al botón de menú en la parte superior derecha de tu ventana de Chrome. El botón de menú está representado por tres puntos en vertical.

Paso 2: Selecciona “Configuración” en la parte inferior del menú. Alternativamente, también puedes llegar rápidamente al menú de Configuración escribiendo chrome://settings/ en la barra de direcciones de tu navegador Chrome.

Paso 3: Una vez que estés en el menú de configuración, desplázate hacia la parte inferior de la lista y haz clic en “Configuración avanzada” para visualizar otras opciones adicionales.

Paso 4: Continúa desplazándote hacia abajo hasta que veas “Idiomas”. Haz clic o toca en “Idiomas”, o la flecha hacia abajo a la derecha para ver más opciones.

Paso 5: Puedes agregar un nuevo idioma haciendo clic en “Agregar idiomas”.

Paso 6: Desplázate por los idiomas disponibles y haz clic en el que deseas agregar, o escribe el idioma que desea poner a la barra de búsqueda. Después de que hayas seleccionado el idioma deseado, haz clic en el botón “Agregar” en la parte inferior derecha.

Paso 7: Los nuevos idiomas se agregan automáticamente al final de la lista. Si tienes más de un idioma seleccionado, puedes usar el botón de menú, representado por los tres puntos a la derecha de cada idioma de tu lista para reordenar los idiomas seleccionados, o para eliminar cualquier idioma que no necesites o no uses.

Una vez que hayas terminado con los cambios, puedes cerrar la pestaña de Configuración en tu navegador o salir de Chrome. Los cambios se guardarán y actualizarán automáticamente.

Cómo mostrar Chrome en un nuevo idioma o traducir páginas

Una vez que hayas agregado tu idioma, querrás habilitarlo para que Chrome lo use.

Paso 1: Deberás ir a la configuración de “Idiomas” hasta el Paso 4 de la guía anterior. Haz clic en el botón de menú a la derecha del idioma deseado, que está representado por los tres puntos en vertical.

Paso 2: Aparecerá una ventana emergente. Puedes seleccionar el primer cuadro para “Mostrar Google Chrome en este idioma”.

El botón de relanzamiento aparecerá al lado del idioma. Deberás volver a iniciar Chrome para aplicar la nueva configuración.

Con el nuevo idioma habilitado, cuando visites un sitio web o una página en este idioma, no aparecerá la ventana emergente de traducción de Google Translate. Por ejemplo, si elige mostrar Chrome en francés, Google Translate no aparecerá cuando visites el portal de Amazon France.

Pero si aún deseas que aparezca Google translate —incluso cuando visitas una página escrita en el mismo idioma que usas para Chrome—, deberás navegar al idioma de Chrome y hacer clic en el menú junto al idioma que deseas. Deberás asegurarte de que esté marcada la casilla “Ofrecer traducir páginas en este idioma”.

Si realmente no deseas realizar estos cambios de configuración, ten en cuenta que Google tiene un sitio web de traducción dedicado que puedas traducir textos o documentos con facilidad. Si traduces regularmente las piezas que encuentre online, es posible que desees descargarte mejor la extensión de Google Translate para que puedas usar esta herramienta más fácilmente.

*Artículo actualizado por Maria Teresa Lopes el 25 de diciembre de 2019.

Recomendaciones del editor