Atribuyen un accidente mortal a exótica tecnología de Tesla

tesla model s demanda manijas

Por homicidio culposo ha demandado a Tesla la familia de Omar Awan, un anestesiólogo de 48 años que murió tras estrellarse en un Model S que había alquilado en Davie, una ciudad ubicada en el sur del estado de Florida.

Tras perder el control del vehículo, el carro del médico fue a dar contra una palmera. Los efectivos policiales intentaron sin éxito rescatarlo, dado que no pudieron operar las futuristas manijas (tiradores o manillas) retráctiles de las puertas.

Según la demanda, presentada ante el Tribunal Estatal del condado de Broward, los funcionarios del orden debieron observar con impotencia cómo la cabina del automóvil se llenaba de humo y llamas.

La familia de Omar Awan alega que el incendio tuvo su origen en la batería del automóvil, por lo que la muerte del especialista habría sido la inhalación de humo, dado que su autopsia no arrojó lesiones internas ni fracturas óseas.

El mecanismo de apertura de las puertas de Tesla tiene un historial conocido. Un comentado artículo de Consumer Reports reveló que la rotura de los tiradores fue la queja más recurrente del Model S. La segunda: la imposibilidad de acceder al automóvil cuando los mismos se congelaron.

Un artículo aparecido en Wired en 2018 señaló que el CEO de Tesla, Elon Musk, fue un terco defensor del extravagante diseño retráctil, a pesar de que unánimemente la plana ejecutiva lo calificó como una “locura”.

Más allá de las exóticas manijas, accidentes como el sufrido por Omar Awan tienen en alerta a los distintos organismos de emergencia, pues el combate del fuego en una batería de iones de litio representa un desafío particular.

En este caso, la policía fue la primera en llegar a escena y usó los extintores aprobados por el departamento de bomberos. Sin embargo, esos dispositivos son inútiles, pues las baterías recargables de los coches eléctricos son propensas a una reacción en cadena llamada “fuga térmica”, que requiere mucha agua. Si bien las llamas fueron posteriormente controladas, el auto destrozado se incendió otras dos veces mientras era remolcado.

Recomendaciones del editor