Skip to main content

Segunda vida para baterías descartadas de Jaguar eléctricos

Jaguar se asoció con el fabricante italiano de generadores eléctricos Pramac para la creación de un sistema de almacenamiento de energía de batería fuera de la red (ESS, por sus siglas en inglés) sobre la base de celdas de iones de litio, que proviene de baterías descartadas de la Jaguar I-Pace. La función del sistema es la de suministrar energía limpia en lugares donde el acceso a la red eléctrica no existe o es limitado. 

Para demostrar su funcionamiento, ESS fue utilizado por el equipo Jaguar TCS Racing en Reino Unido y España durante las pruebas preparatorias para el Campeonato Mundial de Fórmula E ABB FIA 2022, donde fue utilizado para hacer funcionar el equipo de diagnóstico que analiza el rendimiento de los autos de carreras eléctricos en la pista, así como para suministrar energía auxiliar al garaje de Jaguar.

Jaguar dice que la prueba y validación del ESS por parte de la escudería Jaguar TCS Racing “es una demostración de la transferencia de tecnología cíclica de carrera a carretera a carrera”. Jaguar explica que fue precisamente la experiencia aprendida por Jaguar TCS Racing la que informó una reciente actualización de software por aire que alargó la autonomía de su crossover eléctrica I-Pace en 20 km (12.4 millas), mientras que ahora el ESS con baterías descartadas de la I-Pace brinda energía limpia al programa de carreras de Jaguar. El uso de ESS fue autorizado para las cuarta y quinta rondas del Campeonato Mundial de Fórmula E en Roma el 9 y 10 de abril.

ESS es básicamente un sistema de batería conectado a un convertidor bidireccional que incluso puede ser alimentado a través de paneles solares. Tiene una capacidad de hasta 125 kWh, energía más que suficiente para cargar por completo a la I-Pace o para alimentar una casa familiar normal durante una semana. A su vez, está equipado con conexiones de carga de vehículos eléctricos de tipo 2 con control dinámico y con una potencia nominal de hasta 22 kW.

ESS le ofrece una segunda vida a baterías de autos eléctricos después de que se hayan retirado de los mismos para evitar su reciclaje prematuro. La batería de iones de litio de última generación de 90kWh de la Jaguar I-Pace ofrece una autonomía de hasta 470 km (292 millas); se desarrolló para que la durabilidad coincidiera con el excelente rendimiento y eficiencia del vehículo. Jaguar protege a los dueños de la I-Pace con una garantía de batería de 8 años o 100,000 millas (160,000 km), durante los cuales debe mantener al menos 70 por ciento de su capacidad.

Según Jaguar, la batería de la I-Pace es “perfecta para aplicaciones de segunda vida, e incluso de tercera vida, en situaciones de bajo consumo de energía una vez que el estado de la batería está por debajo de los estrictos requisitos de un vehículo eléctrico. Y una vez que la batería finalmente llega al final de su vida útil, es reciclable en 95 por ciento”.

Recomendaciones del editor