Skip to main content

Revisión Range Rover Sport HSE Td6 2018

La Rage Rover Sport 2018 es una lujosa y aventurera SUV que disfruta revolcarse en el barro

La Range Rover Sport es una SUV de lujo completa y ofrece tecnología, buen balance y habilidades en carreteras rurales.

Lo bueno

  • Buen motor en diesel
  • Infoentretenimiento con dos pantallas
  • Buen balance en carreteras
  • Se maneja bien en carreteras rurales

Lo malo

  • Dura de manejar
  • No tiene buen espacio para carga

Puntaje: 8/10

En el segmento de los SUV medianos de lujo, donde Mercedes-Benz y BMW se disputan la cima con el GLE y el X5, vale la pena detenerse en la propuesta de Land Rover, específicamente el Range Rover Sport Td6, cuya producción se inició a mediados de la década pasada.

A diferencia de sus competidores, entre los que también se cuentan el Audi Q7 y el Volvo XC90, el ejemplar británico –que estrenó su segunda generación en 2014- cuenta con opción de motor diésel y tres versiones según equipamiento: SE, HSE y HSE Dynamic.

El ejemplar de prueba de versión intermedia comienza en $74,350 dólares, un valor $2,000 dólares superior al de su homólogo a gasolina. En cualquier caso, estaba repleto de opciones, incluidos múltiples paquete: el de climatización ($1,385 dólares) incluye techo panorámico deslizante, volante calefaccionado y control de clima de cuatro zonas; el drive pro ($ 1,630 dólares) trae monitoreo de punto ciego, control de crucero adaptativo y asistencia de mantenimiento de carril.

Otros muy interesantes son el paquete todoterreno ($1,785 dólares), con caja de transferencia de dos velocidades y ayudas enfocadas para fuera de la carretera; de remolque ($1,185 dólares); de asistencia visual ($2,255 dólares), que aporta luces altas automáticas, iluminación ambiental, pantalla de visualización frontal y cámara de 360 ​​grados); el sistema de sonido Meridian ($1,120 dólares) y los asientos delanteros con calefacción y refrigeración ($815 dólares). Incluyendo un cargo de destino de $995 dólares, el precio total del ejemplar testeado era de $86,775 dólares.

Interior y tecnología

El interior de un Range Rover Sport evoca una extraña mezcla de sentimientos. Entrar requiere subirse, lo cual no es inusual para un SUV, pero una vez dentro se produce la sensación de estar en un deportivo gracias a los paneles de las puertas y el tablero de instrumentos. Este último es bastante alto y podría causarte inconvenientes si eres demasiado bajo.

Aquellos que esperan una copia del interior del Range Rover convencional, se sentirán decepcionados, porque el Sport no es tan opulento pero sí tiene su propio estilo. En cualquier caso, Land Rover no escatimó en el equipamiento tecnológico.

Las tecas para navegar, controlar el clima y el audio no requieren de muchos pasos o movimientos.

La unidad presenta el sistema de infoentretenimiento InControl Touch Pro Duo y utiliza dos pantallas táctiles de 10 pulgadas ubicadas en la consola central, complementadas por perillas multifuncionales para el control del clima y la calefacción de los asientos.

Una tercera pantalla de 12 pulgadas reemplaza al grupo de instrumentos análogos tradicionales, mientras que los controles del panel táctil están montados en el volante. La compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto viene de serie.

La cantidad de pantallas y superficies táctiles queda de manifiesto cuando el vehículo está apagado y el tablero es un mar de negro. Si presionas el encendido, todo se ilumina como las cámaras de los reporteros gráficos en la alfombra roja. La resolución es impresionante y las funciones clave para el control del clima, la navegación y el audio no requieren mucho trabajo. Sin embargo, la gran cantidad de páginas y menús puede hacer que otras funciones menos obvias sean difíciles de hallar.

Aunque en el papel parece amplio, el espacio del asiento delantero se siente un poco apretado y no hay opción de pedir un Range Rover Sport con siete butacas, a diferencia del Audi Q7 y el Volvo XC90.

Nuestro auto de prueba incluyó una larga lista de controladores, que funcionaban con diferentes niveles de efectividad. El control de crucero adaptativo y la asistencia de mantenimiento de carril anduvieron suficientemente bien. Sin embargo, el sistema de alerta de colisión frontal parecía tener un problema de ansiedad, pues se activaba con cada ligero cambio en la aceleración de un automóvil en el frente. También descubrimos que era demasiado sensible al cambiar de carril con vehículos adelante mientras esperábamos la luz verde.

Experiencia conductiva

Si a priori suena arriesgado colocarle la etiqueta «Sport» en un SUV diésel de 4,773 libras (2,165 kilos), la fórmula funciona bastante bien. Su motor V6 de 3.0 litros produce 254 caballos de fuerza (hp) y un torque de ​​443 libras-pie (lb-ft) (600 Nm), y envía la potencia se envía a las cuatro ruedas a través de una transmisión automática de ocho velocidades.

A diferencia de BMW, Land Rover continúa ofreciendo el diésel, un motor particularmente adecuado para este tipo de vehículo. Todo ese par de torsión es excelente para conducir y remolcar a baja velocidad fuera de la carretera. De hecho, puede cargar hasta 7,716 libras (3,500 kilos), según el fabricante.

Stephen Edelstein/Digital Trends

Otro beneficio es el ahorro de combustible. El Range Rover Sport Td6 obtiene de EPA una calificación combinada de 24 millas por galón (mpg) o 10.2 kilómetros por litro (22 mpg en ciudad, y 28 mpg en carretera), gracias a lo cual supera a sus contendores en eficiencia.

La cifra de caballos de fuerza es menos impresionante, al igual que el tiempo reclamado por Land Rover de cero a 60 millas (97 kilómetros), de 7.2 segundos. El Range Rover Sport Td6 es un buen caballo de batalla, pero no un caballo de carrera.

Nos quedamos gratamente sorprendidos una vez que nos pusimos al volante. A pesar de su pedigrí fuera de la carretera, el Range Rover Sport parece haber nacido para la jungla de cemento. En la carretera, puede explotar sin esfuerzo cualquier brecha en el tráfico, avanzando con el menor golpe del pedal derecho.

La fórmula decididamente poco deportiva del Sport funciona bastante bien en el mundo real.

En carreteras sinuosas, nunca deja de sentirse como un gran SUV, pero la suspensión neumática estándar mantiene el chasis en posición vertical y permite un avance bastante rápido. Sin embargo, no puede evitar que las vibraciones se transmitan en el pavimento roto, incluso en el modo confort.

Si no te gusta el diésel, Land Rover también ofrece un V6 de gasolina sobrealimentado de 3.0 litros con 340 hp y el mismo par máximo, así como un V8 sobrealimentado de 5.0 litros con 518 hp y un torque de 461 lb-ft (625 Nm). Su modelo de alto desempeño SVR ofrece briosos 575 hp y 516 lb-ft (700 Nm).

Lo que realmente diferencia a Land Rover en su segmento es su capacidad todoterreno. Si bien no pudimos probarlo en esas condiciones, la casa europea afirma que puede vadear hasta 33.5 pulgadas (85 centímetros) de agua.

Nuestro auto de prueba tenía la caja de transferencia de dos velocidades, que es requisito para un todoterreno, así como el ingenioso sistema Terraver Response, que recalibra diferentes parámetros del vehículo para trabajar en diferentes superficies, desde barro hasta nieve. En modo automático, detecta en qué tipo de superficie está conduciendo el vehículo y realiza los ajustes correspondientes.

Garantía

Land Rover ofrece una garantía limitada de cuatro años o 50 mil millas (80 mil km), así como una garantía de corrosión y perforación de seis años con kilometraje ilimitado. La marca no tiene la mejor reputación de confiabilidad: por eso es que el Range Rover Sports sufre una calificación de fiabilidad pronosticada de “mucho peor que la media” por parte de Consumer Reports.

¿Deberías comprarlo?

Sin ser tan lujoso, el todoterreno inglés hace la mayor parte de lo que consigue su homónimo por un precio inferior. Su dinámica de conducción en carretera, su elegante sistema de infoentretenimiento y su capacidad todoterreno lo distinguen entre sus rivales.

El Range Rover Sport puede hacerlo todo. Tiene una cabina llena de tecnología, una dinámica impresionante en la carretera y puede ir a lugares donde la mayoría de sus competidores no llegarían.

Juan José Castillo
Ex escritor de Digital Trends en Español
Juan José se ha desempeñado por cerca de dos décadas como periodista en medios de comunicación e instituciones públicas…
10 razones por las que se enciende la luz de Check Engine en tu auto
10 razones por las que se enciende la luz de Check Engine en tu auto.

Muchos de los problemas por los que se enciende la luz de Check Engine en tu auto son básicos y se solucionan rápidamente. Eso sí: por ningún motivo la ignores, ya que alguno de estos problemas podrían agravarse si no los atiendes correctamente. Un dato importante: el código de falla que hace que la luz se encienda se almacena en la computadora de a bordo de tu automóvil, y por lo mismo puedes recuperarlo usando un dispositivo simple para tener una idea precisa de que pasa bajo del capó. Hacer esto por tu cuenta le permitirá ahorrar dinero a largo plazo.

Ya que estás por aquí, quizá te interesará saber cómo conducir un auto manual, cuánto dura la batería de un auto o qué es un auto híbrido y cómo funciona.
1- Fallo en el sensor de oxígeno

Leer más
Uber también tiene festival y anuncia estas nuevas funciones
Uber Shuttle

Al igual que los eventos de Google o Apple, Uber también está de fiesta por estos días con su evento Go-Get, donde la compañía de movilidad está haciendo actualizaciones de anuncios y funciones.

De ahí viene, por ejemplo, la aparición de Uber Shuttle: Esto permite a los usuarios reservar hasta cinco asientos con hasta siete días de anticipación para el transporte hacia y desde eventos importantes como conciertos y juegos de baloncesto, aunque también está disponible para viajes al aeropuerto. La compañía se jacta de que esta función es particularmente económica, señalando que cada pasajero pagará "una fracción del precio de un UberX". La compañía promete que estos viajes no se verán afectados por el aumento de precios.

Leer más
Insólito: se durmió 20 minutos en el Tesla con conducción autónoma
Se quedó dormido en un Tesla

Una de esas situaciones realmente insólitas se vivió hace algunos días en Suecia, ya que absolutamente confiado del sistema de conducción autónoma de un Tesla, un conductor fue detenido por la policía después de ser sorprendido durmiendo por más de 20 minutos mientras hacía un trayecto por una carretera del país escandinavo.

El incidente tuvo lugar en enero en la autopista sueca E4. El conductor, que trabaja para una empresa de reparto de coches, conducía un Tesla Model X 2019 cuando de repente se quedó dormido al volante en las afueras de Linköping, al sur de la capital, Estocolmo, así lo cuenta el medio local Vibilagare.

Leer más