Conductor precavido vale por dos: cómo preparar el auto para el invierno

Aprende a preparar el auto para el invierno con esta completa guía

Es difícil no gozar, aunque sea como espectador, de una guerra con bolas de nieve, o deleitarse con el patinaje sobre hielo… pero lo que no es broma es conducir en tiempos fríos. Conscientes de esos, hemos preparado esta completa para preparar el auto para el invierno.

Usa los neumáticos adecuados

preparar el auto para el invierno

Cuando comienza la nieve, lo primero es dotar al coche con neumáticos de invierno o con clavos. Una tercera vía es equiparlos con cadenas. Un adecuado juego de gomas puede significar la diferencia entre salir seguro y perder el control de tu máquina.

Lo primero es lo primero: si tu vecindario se parece al polo norte, las llantas para toda estación de poco servirán. Los neumáticos estándar están diseñados para manejar en todo tipo de clima, pero no destacan sobre ninguna superficie ni condición en particular.

Nuestro primer consejo es preparar el auto para el invierno con un buen juego de neumáticos, como los Bridgestone Blizzak o los Goodyear Ultra Grip, que generalmente están hechos de un compuesto más suave, que se mantiene más flexible a medida que bajan las temperaturas. Eso da como resultado un mayor agarre, ya que se ajustan mejor a los contornos del camino, no así las cubiertas convencionales, que se tornan duras y frágiles con el frío.

Las gomas de invierno también presentan patrones de banda de rodadura abiertos y profundos, especiales para evacuar aguanieve, y generalmente contienen pequeñas ranuras que actúan como dientes que “muerden” las superficies más resbaladizas. Si aún no estás convencido, mira este didáctico video de Tire Rack.

Si la calle se ha convertido en una pista de patinaje, considera neumáticos con clavos o cadenas para tener aún más control. Si resides en Estados Unidos, recuerda que existen restricciones dependiendo del lugar donde vivas. Puedes consultar las regulaciones locales en el sitio de AAA.

Una última recomendación: no mezcles los neumáticos, pues puedes provocar una tracción desigual y menor estabilidad.

Prepara tu viaje

preparar el auto para el invierno

Los peatones, los trineos y la fauna —como los renos— son más difíciles de ver durante la época más fría del año, por lo que asegurarte una buena visibilidad debe estar en tu lista de prioridades. Eso significa certificar que los limpiaparabrisas y el sistema de calefacción sea capaz de despejar no solo el vidrio frontal, sino que las ventanas, los espejos laterales e incluso los faros si están congelados. Un raspador o cepillo de hielo es lo mejor, pero esa vieja credencial de biblioteca que no has usado en meses funcionará en un apuro.

Finalmente, considera un calentador de motor si las temperaturas son particularmente bajas. Con uno, podrás arrancar tu carro a gasolina por la mañana.

Otra cosa: si tu auto cuenta con freno de mano mecánico (y no electrónico) evita ocuparlo, pues si por la noche el cable se congela comenzarás el día con un dolor de cabeza.

Kit de emergencia

preparar el auto para el invierno

Más vale prevenir que curar. Lleva siempre en el carro ropa abrigada y comida, así como bengalas, bastones fluorescentes, linternas, mantas, palas, cables de batería, un botiquín de primeros auxilios, arena, cepillos para nieve y llantas de repuesto. También es importante tener los suministros listos con anticipación, ya que los kits de emergencia a menudo se olvidan en la prisa por subir a la montaña.

Afortunadamente, en Amazon tiene toneladas de opciones, que van desde pequeños kits de 42 piezas hasta opciones más grandes y sofisticadas, que vienen con sierras plegables, mantas de emergencia, cargadores de teléfonos y radios.

Siempre limpio

preparar el auto para el invierno

Un automóvil limpio es un automóvil feliz, pero durante el invierno tendemos a descuidarnos. Claro: nadie quiere cambiar el calor del hogar por el frío de la cochera. Sin embargo, mantener la carrocería aseada es más importante en invierno que en verano. Trozos de nieve y hielo que se desprenden del capó a velocidades de autopista bien pueden terminar rompiendo tu parabrisas o el de otro carro.

Tómate un momento antes de salir para limpiar la superficie del vehículo y despejar también los ópticos delanteros.

Hay otra buena razón para conducir un auto limpio: prevenir la oxidación. Dependiendo de dónde vivas, las carreteras pueden estar saladas para evitar la formación de hielo. La sal puede causar estragos en las superficies de acero, aluminio, plástico y vinilo que componen tu automóvil, por lo que es importante lavarlo con regularidad. Para mayor protección, cúbrelo con una capa de cera.

Ve y hazte ver

preparar el auto para el invierno

La visibilidad es importante durante todo el año, pero se vuelve más esencial cuando la madre naturaleza cubre la tierra con su helado manto. La nieve y el hielo reducen drásticamente tu capacidad de ver. Si vas a preparar el auto para el invierno, debes asegurarte de ver y ser visto.

El primer consejo es fácil: siempre que sea posible, mantén las luces bajas o las antiniebla encendidas. Es fácil suponer que las altas son mejores debido a su mayor intensidad, pero la verdad es que cuando la lluvia o la nieve son fuertes la luz se relejará hacia ti.

Si te detienes al costado del camino, ser visto es fundamental. Asegúrate de tener una chaqueta reflectante, bengalas y luces si necesitas aplicar las cadenas o salir del vehículo. Recuerde que los días invernales son más cortos, por lo que tendrás menos luz para trabajar.

Por último, pero no menos importante: siempre verifica la ruta antes de partir, sobre todo si se trata de caminos rurales o de montaña, donde no existen vías alternativas para seguir avanzando, como ocurre en la ciudad.

En Estados Unidos, abundan los sitios web sobre el estado de las carreteras y la Administración Federal de Carreteras del Departamento de Transporte ofrece una base de datos nacional. Con solo hacer clic sobre el estado donde vives, podrás acceder a un amplio directorio de organismos oficiales, que en su mayoría disponen de información actualizada en tiempo real.

Tómalo con calma

preparar el auto para invierno snow car 640x640 720x720

Lo único más importante que preparar el auto para el invierno es cómo lo usarás. Ni el mejor sistema de tracción en las cuatro ruedas te salvará si decides actuar temerariamente sobre un piso tan complejo como el que se genera en la época más fría del año.

Una de las claves para sortear con éxito la nieve es conducir con calma, evitando los movimientos bruscos. Cuando la adherencia es baja, debes darte mucho más tiempo para ejecutar acciones como acelerar, frenar, girar e incluso cambiar de carril. Si la parte trasera patina, saca el pie del freno y gira el volante en la misma dirección para recuperar el control.

Es fácil decirlo (o escribirlo, en este caso), por lo que otra sugerencia importante es practicar. Busca un lugar despejado con nieve e inténtalo. Cada automóvil se siente diferente, por lo que es vital saber cómo reacciona el tuyo ante una pérdida de tracción. Crucial es también saber cómo responder.

Mantente cargado

preparar el auto para invierno 7909467 m 720x720

El clima frío disminuye las capacidades de la batería y hace que el esfuerzo para arrancar un motor de gasolina o diésel sea mayor. Antes de que llegue el invierno, asegúrate de que la batería esté en buenas condiciones.

Puedes chequearla utilizando un multímetro (también conocido como polímetro o simplemente “tester”), un dispositivo que es fácil de encontrar en tiendas especializadas o para compras en línea.

Con el vehículo apagado, ajusta el dial a voltaje de CC y conecta los cables a los terminales de la batería. Una lectura de 12.45 voltios o más determina un nivel óptimo de carga. Cualquier lectura inferior indica lo contrario: tu batería no está trabajando de manera confiable.

Tampoco te confundas: si el motor se apaga y se reinicia después de arrancar, la falla no necesariamente está en la fuente de poder. La lista de posibles culpables puede incluir el alternador y otras partes asociadas, como la correa del mismo y el soporte de montaje, o bien cables de la batería. Asegúrate de que todos estén en buen estado.

Si el problema persiste, concurre al servicio de mecánica más cercano para una inspección electrónica. También puedes comprar tu propio escáner OBD2. En ambos casos, recuerda que la herramienta solo te entregará el diagnóstico, mas no la solución.

Llénalo

preparar el auto para invierno gas pump 2 720x720

Las visitas a la estación de servicio probablemente no estén en la lista de actividades favoritas de la mayoría de las personas, pero cuando las temperaturas caen por debajo del punto de congelación, es bueno tener el hábito de mantener el tanque de gasolina al menos en un novel medio. Este sencillo hábito evitará que el circuito de combustible se condense, un aspecto fundamental para no sufrir con el posterior congelamiento del fluido.

El combustible no es el único líquido con debes examinar al preparar el auto para el invierno. La arena y la sal utilizadas para descongelar el asfalto hará trabajar horas extras tu limpiaparabrisas, por lo que deberías abastecer el depósito con un líquido certificado para soportar temperaturas de congelación. Lo mismo ocurre con el refrigerante: verifica que el sistema esté en niveles adecuados y que no existan fugas. No es física cuántica: hallarás todas las instrucciones en detalle en el manual del propietario.

Listo para la emergencia

preparar el auto para invierno snowed in city icy cars blizzard winter snow snowy 720x720

Además de abastecerte de suministros de emergencia, hay algunas sugerencias que pueden mantenerte a salvo en casos de problemas más delicados. Si te atascas, permanece al interior de tu vehículo. Un automóvil varado puede ser la forma más efectiva de atraer ayuda. Considera que salir a la intemperie y caminar para obtener auxilio podría significar un esfuerzo excesivo.

Si debes esperar un tiempo prolongado a bordo de tu vehículo inmóvil, instala un marcador reflectante o fluorescente, como una cinta o una bandera la antena o las ventanas, para que así tu carro permanezca visible si se acumula nieve. Mantén la luz interior del techo encendida también, pues no utilizará una gran cantidad de electricidad.

Mantener el motor funcionando para contar con una temperatura adecuada en la cabina es válido. Jamás olvides que la acumulación de nieve podría bloquear el escape. En dicho caso, el monóxido de carbono ingresaría a la cabina y los efectos podrían ser letales.

*Actualizado el 27 de noviembre de 2019 por Juan José Castillo.

Recomendaciones del editor