Skip to main content

Polestar ensaya su primer descapotable con el O2 conceptual

Como un vehículo que “redefine los roadsters deportivos para la era eléctrica” calificó Polestar su O2 conceptual. Así, todo parece indicar que la filial del gigante chino Geely prepara el desembarco de su primer descapotable de techo rígido.

“El Polestar O2 es el modelo estrella de nuestra marca […] Tiene un aspecto increíble, y poder bajar el techo y no oír el motor promete una sensación soberbia”, afirmó Thomas Ingenlath, CEO del fabricante sueco.

El coche fue montado en la plataforma de aluminio desarrollada por el equipo de investigación y desarrollo que la otrora subsidiaria de Volvo tiene en Reino Unido para el Polestar 5, cuyo lanzamiento se prevé para 2024.

La empresa admitió que el Polestar O2 es está “claramente” emparentado con el prototipo Precept, pero que cuenta con su propio carácter. Por ejemplo, exhibe una carrocería baja y ancha, un habitáculo de diseño compacto con cuatro plazas, voladizos mínimos y una gran distancia entre ejes. En resumen, conserva las proporciones clásicas de los deportivos, a lo que agrega las modernas sensaciones de la electromovilidad.

Con elementos de diseño disimulados, como los conductos que mejoran el flujo de aire sobre las ruedas y los laterales, su aerodinámica está enfocada en la maximización de la autonomía. Lo mismo ocurre con los faros traseros, que funcionan como aspas para reducir las turbulencias en la zona posterior, añadió la empresa.

El interior del Polestar O2 es dominado por un monomaterial termoplástico, mientras que el poliéster reciclado fue elegido para los componentes blandos. La fórmula “simplifica el reciclaje y es un paso importante hacia una mayor circularidad, al tiempo que reduce el peso y los residuos”, afirmó. El aluminio de su estructura también fue etiquetado para facilitar su reutilización.

Una de las principales curiosidades del vehículo es que incorpora un dron Hoco Flow (otra subsidiaria de Geely). La idea es que el dispositivo sea desplegado mientras el carro está en movimiento, para grabar y compartir en redes sociales la experiencia conductiva.

Los ingenieros de Polestar crearon detrás de los asientos traseros una zona que le permite despegar y grabar velocidades de hasta 90 km/h. “Después de filmar, el dron puede volver de manera autónoma. Los clips se pueden editar y compartir en directo desde la pantalla central de 15 pulgadas”, explicó Polestar.

Recomendaciones del editor