Los cuatro cilindros le sientan de maravilla al nuevo Porsche 718 Cayman 2018

El nuevo 718 Cayman de Porsche es más rápido, más eficiente y más exclusivo que su predecesor, elevando el listón de los productos de rendimiento de “nivel de entrada” de la marca. Con un nombre derivado del rico legado de carreras de la compañía, el 718 Cayman está hecho para cumplir con las más altas expectativas.

Porsche ha reemplazado aquí su motor de seis cilindros en línea por un cuatro cilindros (también plano) turboalimentado, montado como los anteriores en la parte media, detrás de la cabina. Porsche dice que este cambio efectivamente hace que el 718 Cayman “de base” sea tan rápido como el saliente Cayman S (por unos $10K menos). Visualmente, el 718 Cayman se distingue de su predecesor por sus nuevos parachoques delanteros y traseros, los guardabarros, faros y luces traseras. Para alinearse con la carga normalizada de convertibles de la compañía, el 718 Cayman ahora es más económico que el 718 Boxster.

Los ajustes de estilo de Porsche para el modelo 2017 vuelven a estar en el Cayman con la fluidez de la generación 987, agregando unos toques modernos como luces traseras delgadas LED y unos nuevos diseños de llantas de 18 y 19 pulgadas. La estética madura agrada desde todos los ángulos, y es un carro que llama bastante la atención. Más elegante que el Jaguar F-Type y más carismático que el Chevrolet Corvette (dos de sus principales rivales), el 718 Cayman transmite una imagen más Premium.

El Porsche 718 Cayman 2018 se ofrece en sólo dos variantes, con una lista de paquetes y otras opciones independientes. El Cayman “de base” comienza en los $55,300, mientras que el Cayman S comienza en $67,700 (ambos precios excluyen una tarifa de destino de $1,050). El 718 Cayman de nivel de entrada es menos costoso que sus principales competidores, aunque carece de algunas comodidades de lujo comunes como el control de clima automático y Apple CarPlay. Los complementos populares incluyen el Premium Package ($3,700) con asientos Power Sport de cuero de 14 vías y calefacción, faros Bi-Xenon, climatizador automático de doble zona, transmisión de doble embrague PDK de Porsche ($3,210), Porsche Connect con Apple CarPlay ($1,020) y Active Suspension Management (PASM) de Porsche por $1,790.

El 718 Cayman viene con un Sistema de Gestión de Comunicación (PCM, por sus siglas en inglés) de Porsche y una pantalla central de 7.0 pulgadas. Este servicio de información y entretenimiento de vanguardia es uno de los sistemas más fáciles de usar y de respuesta más rápida que hemos probado, con imágenes nítidas, controles de pantalla táctil y comandos de voz opcionales. El PCM también funciona con un indicador de controlador totalmente digital y reconfigurable para mostrar navegación, audio, telemetría y más. Una pantalla head-up opcional sería un buen toque, pero una rápida mirada al grupo de instrumentos es suficiente para orientarse.

Otros aspectos destacados de la tecnología incluyen un sistema de comunicación y audio Bluetooth (estándar), dos puertos USB (también estándar), navegación 3D disponible ($1,780), un sistema de sonido Bose de 10 bocinas ($990) u un sistema de sonido Burmester de 12 bocinas ($4,690), Porsche Connect ($1,020) con Apple CarPlay y una aplicación para control remoto de clima, desbloqueo/bloqueo de puertas y otras configuraciones, además de Wi-Fi 4G LTE. Lamentablemente, Android Auto no está disponible.

Porsche Caymen 718 2018
Miles Branman/Digital Trends
Miles Branman/Digital Trends

En cualquier caso, lo que le pueda faltar al 718 Cayman en características estándar lo compensa con creces con la calidad de su construcción interior. Un Cayman de opción cero (sin ningún paquete extra añadido) es de por sí más atractivo en su interior que el Corvette y el F-Type, mientras que el primo corporativo de Porsche, Audi, establece una barra comparativa para el confort de la cabina con el TT-S.

Con su cuatro cilindros de 2.0 litros e inducción forzada, el 718 Cayman bombea 300 caballos de fuerza y ​​280 libras-pie de torque, 25 caballos y 67 lb-ft de torque más que el anterior seis cilindros. Su sprint de 0 a 60 mph le toma solo 4.9 segundos cuando está equipado con la caja de cambios manual de seis velocidades, o 4.7 segundos si se opta por el sistema de doble embrague de Porsche. En teoría, estas cifras pueden resultar decepcionantes si se yuxtaponen con el TT-S de tracción total (4.6 segundos) y el Corvette con su V8 (3.9 segundos), pero hay que recordar que las estimaciones de Porsche suelen ser siempre más conservadoras que la realidad hasta en medio segundo.

Recomendaciones del editor