La belleza bestial del Lamborghini Urus ya está aquí

El Lamborghini Urus es diferente a cualquier otro automóvil creado en los 54 años de historia del fabricante italiano, y no sólo porque se trata de un SUV. Lo creas o no, la idea de un SUV Lamborghini no es nueva: hubo un modelo llamado LM002, por allá por la década de los ‘80, que hacía que el Mercedes-Benz Clase G pareciera a su lado un triciclo de reparto. Pero el LM002 era un mazo para desmontar ruedas de camión, en circunstancias de que el Urus es tan fino y preciso como el bisturí de un cirujano, y está a punto de convertirse en el (próximo) modelo más vendido de la marca por mucho. Te explicamos por qué.

Diseño

El Urus viene con un impresionante y moderno diseño italiano adecuado al volumen de un SUV. Y aunque el segmento de los llamados “súper-SUV” se ha ido poco a poco abarrotando, el Urus es —de lejos— el más llamativo a los ojos. Y esto es porque además de poder transportar a una familia por la ciudad con toda comodidad, sigue siendo, un Lamborghini. La fascia delantera viene con un puñado de señales de estilo del ultraligero Aventador S, y unas aberturas de ventilación de tamaño considerable perforadas en el parachoques delantero dan noticia de las credenciales de rendimiento del vehículo.

La línea de techo descendente y sus ancas pronunciada ya las habíamos visto, aunque se ve que la parte trasera del modelo de producción es un poco más larga que la del concepto, una concesión probablemente hecha en nombre de practicidad. Se trata de un Lamborghini de manejo diario, después de todo. Pero eso no significa que el toro furioso se haya vuelto blando, no; el Urus será el Lamborghini del segmento SUV, y sin duda se verá y escuchará como tal.

Tecnología

Para jugar la importantísima tarjeta tecnológica, Lamborghini diseñó un interior con dos pantallas táctiles grandes en la consola central. Una mostrará el sistema de información y entretenimiento, y la otra los ajustes de control de clima. Estas pantallas vienen a reemplazar la mayor parte de los botones que se encuentran comúnmente en la parte delantera de un vehículo. También hay una tercera pantalla detrás del volante que ocupa el espacio normalmente reservado para el grupo de instrumentos analógicos, una configuración que ya hemos visto en algunos modelos superdeportivos de la marca. Totalmente configurable, el grupo de instrumentos digitales adoptará un aspecto diferente según el modo de conducción seleccionado.

Los conductores también podrán personalizar su experiencia detrás del volante. Dentro de la cabina, una palanca llamada Anima recorre los cuatro modos de manejo diferentes de Urus:  Strada, Sport, Corsa y Neve (nieve). También hay dos modos opcionales: Terra (todo terreno) y Sabbia (arena), todos los cuales ajustan la rigidez de la suspensión, la sensación de dirección, la respuesta de la transmisión, la salida (ruido) de escape y la altura. Además, hay un interruptor denominado Ego, el cual permite al conductor crear un perfil único con su configuración preferida. No tienes algo así en un Bentley Bentayga.

Bajo la chapa

En el lanzamiento, el compartimiento del motor recibirá un V8 de 4.0 litros twin-turbo afinado para enviar cerca de 650 caballos de fuerza a las cuatro ruedas. Con una transmisión de ocho velocidades, el Urus pasa de 0 a 60 mph en solo 3.6 segundos. Si dejas el pie en el pedal de la derecha, seguirá acelerando hasta llegar a las 186 mph. El Urus se beneficia de la experiencia de Lamborghini en la fibra de carbono, y contará con la mejor relación potencia-peso en su conjunto competitivo.

Después de inaugurar lo que será el primer vehículo con motor turbo en la historia de Lamborghini, el Urus será también la punta de lanza de la primera incursión de la marca en el mundo de los trenes de propulsión híbridos. Su segundo powertrain será un sistema enchufable gasolina-eléctrico, según ha podido saber Autoblog, aunque los detalles se mantienen aún en secreto.

El Urus no sería un verdadero SUV si no fuese capaz de salir de la carretera. No tendrá todas las prestaciones todoterreno del Jeep Wrangler Rubicon, pero contará con un selector de modo que ofrecerá diferentes ajustes para superficies de baja adherencia, como la grava, la nieve y la arena. Maurizio Reggiani, jefe del departamento de investigación y desarrollo de Lamborghini, dijo a Digital Trends que la suspensión será neumática, por lo que los diferentes modos aumentarán la altura de la conducción, según sea necesario.

¿Cuándo podré comprarme uno?

Lamborghini ya tiene avanzada la producción del Urus en su fábrica en Sant’Agata Bolognese, Italia. De hecho, algunos ejemplares ya han salido de la línea de ensamblaje como prototipos de pre-producción, los cuales han sido probados (torturados, más bien) alrededor del mundo, desde el caliente desierto de Arizona a la helada tundra situada al norte del Círculo Polar Ártico.

Las primeras entregas están programadas para la primavera de 2018. En los Estados Unidos, el Urus tendrán un costo de $200,000 dólares.

Entre bastidores

Lamborghini espera vender unos 3,500 Urus al año. Si eso no te parece demasiado, lee bien esto: la compañía estableció ya un récord de 3,457 autos fabricados en 2016. Si el Urus está a la altura de sus expectativas, Lamborghini duplicará sus números en sólo unos pocos años.

En consecuencia, está invirtiendo cientos de millones de dólares para aumentar el tamaño de su fábrica de 800,000 a 1.5 millones de pies cuadrados. También se está dando un festín de contrataciones, sumando a cientos de nombres a su equipo, tanto en casa como en el extranjero.

“Es un período muy especial, por lo que 2017 será un año muy importante para nosotros. No se debe subestimar el gran paso que estamos dando”, dijo el jefe de Lamborghini, Stefano Domenicali, a Digital Trends. “Todo tiene que ser perfecto cuando el modelo salga al mercado. Para nosotros, será un mercado nuevo, con nuevos clientes “, agregó.

Actualizado el 5 de diciembre de 2018. Se agrega información, fotografías y noticias posteriores a su presentación.

Recomendaciones del editor